Si has nacido el 3 de septiembre, lo que más detestas es sentirte reprimido, dices lo que sientes sin miedo a las consecuencias. No quieres fingir, quien te acepte es bienvenido y quien no también, las puertas están abiertas de par en par. Eres el tipo de persona que goza del orden, al que le gusta seguir un método para sentirse en paz. Cuando las cosas no salen como lo visualizas puede que tu ansiedad y tu estrés se hagan presentes. Ahí es cuando buscas de forma desesperada un respiro, pero aunque termines en las profundidades del dolor te vuelves a levantar con una fuerza interior que muchas veces ni tú mismo reconoces. 

Eres Virgo, así que no es inusual que busques la perfección en todo, inclusive en ti mismo. Por ello, muchas veces te frustras, quieres cumplir tus expectativas al pie de la letra, pero no siempre son realistas, porque te exiges como si fueras una máquina, que lo único que quiere es seguir un sistema tras otro. Es claro, que buscas la estabilidad en todo, una de las cosas que más te molestan es sentirte confundido, no tener un camino que seguir. Desde la infancia tienes bien claro lo que quieres de esta vida y no piensas dejar que alguien que ni siquiera conoce tu historia a profundidad se atreva a decidir lo que está bien o mal para ti. Eres experto en rechazar a la gente mala vibra, ahí es cuando tu lado frío se hace presente, tu parte lógica te permite poner los sentimientos de lado y analizar lo que es bueno para ti. No estás para padecer y es algo que te ha costado mucho entender, pues hay momentos en los que quieres que todo salga tan bien que terminas haciendo el trabajo que le corresponde a otros. 

Los nacidos el 3 de septiembre son personas confiables, muy transparentes a la hora de relacionarse. Disfrutan del momento, pero no pueden evitar pensar en las consecuencias de todo. La mayoría de sus acciones las analizan a fondo, saben que no están aquí para tomarse nada a juego y que cualquier mínimo cambio que hagan en su vida puede afectar el plan que llevan desde años. No sabes lidiar con el caos y la gente desorganizada, te estresa ver tanto conformismo a tu alrededor. Sin embargo, has aprendido que lo mejor es ser selectivo, tú eres quien decide quien entra o no a tu vida. No estás para soportar la energía de alguien que no te aporta en ningún sentido. En el momento que tu salud mental, emocional o física, se ve afectada sabes que hay que decir adiós y, muchas veces se trata de gente que quieres, que cuesta aceptar que son tóxicas. 

Claro, tú no eres perfecto, hay ciertos rasgos en tu personalidad que hasta para ti pueden volverse una piedra en el zapato. Pues detrás de la timidez, la reserva y el trabajo con el que te guías en la vida, se esconde un ser excesivamente inspector, que no puede dejar que nada fluya de forma natural sin que pase por tu control minucioso. Eso sin contar que cuando tu lado quisquilloso se hace presente, simplemente a todo le encuentras algo negativo, como si algo te faltara. Necesitas ser un poco más tolerante y aprender que la vida es así, cambia de la noche a la mañana. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien representa tu persistencia, la elegancia, el esfuerzo, con el que te enfrentas a todo y a todos. Es tu lado tímido, pero también resiliente, el que es capaz de levantar la mirada en medio de la herida. Tu elemento es la Tierra, es quien te da seguridad y estabilidad, la capacidad que tienes de repararte después de una fuerte sacudida. Tu planeta regente es Mercurio, es quien te invita a disfrutar de todo, tu instinto viajero, la facilidad que tienes para comunicarte y el ingenio que te hace brillar. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 5, 9, 10, 14 y 27. 

Si has nacido el 3 de septiembre, eres el tipo de amante que transmite lealtad en cada beso, el romántico, el firme, el que no se anda con rodeos cuando se trata de amar. Necesitas tener la seguridad de que le estás dando tu tiempo y tu energía a alguien que realmente vale la pena. Gozas de las relaciones en las que se siente serenidad cuando están juntos, en las que la desconfianza no es un problema. Virgo es el signo que busca algo serio, eso de amores inconclusos sólo se vuelven una raya más en sus inseguridades. Así que no está dispuesto a lidiar con personas que no saben lo que quieren. Puede llegar a ser muy conservador en ese aspecto y lo reconoce, porque si no se comprometen, prefiere quedarse con su soltería. Si decides abrirle las puertas de tu corazón prepárate para un amor del bueno, del que te mejora. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el que le hace honor a la sofisticación, a la reflexión y la inteligencia. Es el color de los seres sociables, divertidos, pero muy centrados, los que no se dejan influenciar por nadie y que saben mantener sus convicciones. Antes que seguir al resto, te conviertes en líder.