Si has nacido el 30 de agosto, para algunos eres ángel y para otros el infierno hecho persona. Eres un alma tranquila, la verdad es que siempre estás enfocado en tus objetivos y no pierdes el tiempo en ver cómo van los otros. Prefieres contar tus amigos con una sola mano, que rodearte de un montón de gente que no está cuando realmente la necesitas. Eres el tipo de persona que se irrita fácilmente, porque detestas cuando algo rompe con tu organización. Estás acostumbrado a llevar el orden y el hecho de que no sigan tu manera de ver la vida te puede poner muy nervioso, pues no lo haces para lastimar a nadie, tu meta es que todo esté bien en general. 

Eres Virgo, es inevitable que tu cabeza no se convierta en un montón de pensamientos que te aceleran los latidos. A veces, quisieras parar, quisieras no pensar tanto en el pasado, en el futuro y centrarte en el hoy. Pero te cuesta mucho trabajo, sientes que si te quedas quieto, sin hacer nada, es sinónimo de fracaso y justo ahí es cuando tu ansiedad toma el control y te hace creer cosas que están muy lejos de la realidad. Tu manera de ver la vida es simple, no te enganchas en aquello que no te aporta, prefieres seguir la lógica antes que a tu corazón, porque tu inteligencia te lo exige en cada paso. Rara vez te quedas de brazos cruzados, cuando quieres algo sales a luchar por ello, no estás esperando que nadie te solucione la vida. Si hay algo que detestas es el drama, no puedes concebir que alguien se pierda tanto en cosas que no puede controlar. Así que terminas huyendo de ahí rápidamente.  Puede que para algunos seas muy estricto, inclusive contigo mismo, pero es la manera en la que todo te ha funcionado. 

Los nacidos el 30 de agosto, no son egoístas, pero tampoco van a permitir que cualquiera que llegue a su vida los maneje a su antojo. Si de algo están seguros es de no cargar con responsabilidades que no les corresponden. Estamos hablando de un signo del zodiaco bastante pacifista, mientras no te metas en su vida todo va a estar bien. Sí, puede que a veces se pierdan en su propio mundo y esa es la razón por la que pueden parecer más serios de lo que son. Tranquilos, sólo están trabajando en sí mismos, quieren mejorar, ese es el reto que se plantean todos los días. No buscan la manera de derrotar al otro, simplemente quieren mejorar su versión para sentirse en paz. Los Virgo son sinónimo de cautela, de amabilidad, de determinación. 

Aunque claro, como todos, tienen ciertos rasgos negativos que pueden ser la razón por la que existe gente que no los tolera cerca. Detrás de tanto perfeccionismo se esconde un alma calculadora, que se esfuerza en que todo se lleve a cabo a su antojo, de lo contrario se molestan. Además, pueden ser un tanto inconstantes, muy  ansiosos, por esa manía que tienen  de que todo salga sin una mínima falla. Virgo puede ser obsesivo e ignorar la opinión de los demás, rara vez aceptan un error. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien representa orgullosamente a todos aquellos que nacieron con el don de la observación. Pero también a los que no bajan la guardia fácilmente, a los ambiciosos y los que levantan la mirada en medio de la batalla. Tu elemento es la Tierra, es quien te baña de poder, de plenitud, de estabilidad, quien te recuerda tu lado humilde, pero también el que tiene sed de triunfar. Tu planeta regente es Mercurio, es quien simboliza los viajes, la comunicación, tus ganas de superarte en todo. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 2, 7, 12, 15 y 23. 

Si has nacido el 30 de agosto, eres quien ama con lo más profundo de tus raíces, de una manera romántica, soñadora, sencilla y amable. Eres sensible cuando te propones, pero siempre tienes tus límites bien claros, no te pierdes en un montón de cursilerías. Prefieres escuchar a tu cerebro antes de entregarlo todo sin ser razonable. No obstante, una vez que encuentras a la persona indicada no hay marcha atrás, tu lado aventurero y apasionado se hace presente. Son pocos los que pueden con tu forma de amar, tan leal y sin rodeos. Para ti no hay escala de grises, quieren o no quieren estar contigo, no hay más. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el color que representa a aquellos que no tienen miedo de sumergirse en sus propias profundidades. Eres sinónimo de fuerza, de pasión, de creatividad, entrega y mucha elegancia. El azul marino estimula, calma y permite reflexionar, igual que tú.