Si has nacido el 31 de agosto, estás acostumbrado a que te llamen loco, solitario y terco. La verdad es que desde hace tiempo que te volviste como la mantequilla y cuando los comentarios negativos aparecen en tu vida, simplemente se te resbalan. Te ha costado lágrimas, decepciones y preocupaciones, creer en ti mismo. Y es que eres realmente exigente, no te conformas con nada y cuando cometes un error te olvidas de todas las cosas positivas que has logrado. Recuerda que el hecho de que no hayas llegado a la meta no significa que tu esfuerzo no valga la pena, al contrario, date el tiempo para aplaudirte porque eres un partidazo en todos los sentidos. 

Eres Virgo, la sencilla razón por la que quieres todo en su lugar y cuando las cosas no salen como las planeaste en tu mente puedes sentir que todo tu mundo se viene abajo. Si hay algo que no toleras es a las personas conformistas, que no les basta con hacer su propia vida, también tienen como objetivo cortar tus alas. Ahí es cuando empiezas a romper lazos y no lo piensas dos veces, si sólo quieren verte caer no los necesitas en tu vida. Para algunos puedes ser pesimista, pero lo cierto es que prefieres ver las cosas de una forma cruda. Eso de imaginar que todo es color de rosa y que el amor lo rige todo, simplemente no va con tu personalidad. Sabes que la vida se trata de trabajar duro, de superar las malas rachas y aún en medio de los días grises poner un poco de color con tu sonrisa no está mal. Lo que más quieres es paz interna, no quieres cumplir con las expectativas de los demás, simplemente te esfuerzas en mejorar como persona y ver de qué forma tu vida puede ser más bonita. 

Si has nacido el 31 de agosto, eres el tipo de persona que despierta envidia, porque no te rindes, porque siempre buscas la manera de salir adelante y te manejas de una forma sigilosa en todo. Eres un ser independiente, original y sin la menor intención de prestarle atención a las exigencias ajenas. Te gusta que las cosas sean eficaces, no te enganchas y prefieres que la practicidad sea la que te guíe. Sabes que la vida no se trata de cuentos bonitos, que hay veces en los que sientes que la respiración no es suficiente y que por más que te esfuerces no todo el tiempo consigues lo soñado. Sin embargo, esa no es razón suficiente para bajar la guardia, sabes que inalcanzable es el cielo, pero todo lo demás lo puedes lograr, no importa que sea en unos meses o en unos años. Eres tan leal, que cuando se trata de seguir tus convicciones no las rompes. 

Desde luego, hay ciertos rasgos negativos en tu personalidad que te pueden meter en problemas o entorpecer tus objetivos. En primer lugar, tu parte perfeccionista, el hecho de que quieras que cada detalle esté tal y como lo soñaste puede ser contraproducente para muchos e incluso para tu propia paz mental. Además, puedes llegar a ser muy escéptico, te cuesta confiar a la primera y es posible que personas con buenas intenciones se sienten poco valoradas por lo mismo. Ser demasiado crítico es algo que no controlas y que te puede llevar a la frustración. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es tu lado inteligente, ingenioso y muy observador. También es tu parte reservada, la que no va por ahí abriendo las puertas a todo el que aparece en su vida. Es la diplomacia con la que te desenvuelves y la confianza que le das a los demás. Tu elemento es la Tierra, es quien simboliza la confianza, la estabilidad y el amor con el que te enfrentas al día a día. Tu planeta regente es Mercurio, de ahí viene tu parte viajera, comunicativa y valiente. Mientras que la numerología dice que tus números de la suerte son el 2, 8, 18 y 24. 

Si has nacido el 31 de agosto, eres un alma consciente, confiable y muy entregada. Cuando amas lo haces de una forma genuina, no te gusta burlarte de los sentimientos de aquellos que te abren su corazón. Eres muy discreto, prefieres mantener tu relación lejos de chismes, así vives en paz el momento. No muestras tu parte emocional a la primera, necesitas tiempo y mucha paciencia para que eso suceda. Lo cierto, es que una vez que prometes amor no hay marcha atrás, es sinónimo de compromiso, te gusta tener ojos para una sola persona. Ser cuidadoso y afectivo no te cuesta cuando realmente te importa alguien , haces lo que esté en tus manos para dibujar una sonrisa en su rostro. Eso sí, lo que no toleras es la traición, en el momento que la deshonestidad se hace presente le das vuelta a la página. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el color que representa la elegancia, la tranquilidad, la entrega. El color de los que piensan antes de actuar, de los artistas que tienen los pies bien puestos sobre la Tierra. Pero también es de los que muchas veces se sienten inseguros y que lo único que quieren es un nuevo estímulo para seguir adelante.