Si has nacido el 31 de julio, eres sinónimo de interesante, el tipo de persona que siempre tiene un buen tema de conversación, porque no conoces el inconformismo. Hay una parte de ti que honra cada momento. Para ti cada oportunidad se te puede ir en un abrir y cerrar de ojos, por lo mismo no la dejas pasar. Las personas te recuerdan por tu manera tan temeraria con la que enfrentas la vida, no te dejas vencer, siempre buscas la forma de lanzarte al ruedo, aunque sientas que ya no puedes más y te tiembla el corazón. Te vuelves inspiración para los de tu alrededor. La admiración ya la tienes ganada. 

Eres Leo, así que lo impulsivo, valiente e intenso, lo llevas en cada poro y la verdad es que no tienes la más mínima intención en fingir. Al contrario, te muestras con una honestidad que a muchos asusta, porque no callas lo que sientes, aunque eso muchas veces sea sinónimo de recibir malas caras. Prefieres quedarte con unos cuantos amigos, que tener que convivir con gente hipócrita. A la hora de elegir vínculos sí eres bastante exigente y no piensas cambiar tu forma de relacionarte porque te ha ayudado a alejarte de aquellos que sólo llegan a tu vida para hacerte sentir mal o simplemente absorber tu buena vibra. No tienes tiempo para lidiar con gente tóxica que lo único que hace es interferir en tus objetivos. 

Los nacidos el 31 de julio, son seres muy educados, pese a que su carácter es arrebatado, saben muy bien en qué momento pueden perder o no el control. Y es que tienen un lado muy bonito, que alienta al otro, que es capaz de recordarles que valen la pena y que cada quien posee cualidades únicas. Eres el tipo de persona capaz de llenar de luz a aquellos que caen en el vacío de la oscuridad. Eres original, divertido y con un toque de locura que se vuelve un imán para todo el que desea tomar asiento en tu vida. La verdad es que le das afecto a quien se lo merece. Si la gente te da crueldad, que espere lo mismo de ti. Eres quien pone por delante la reciprocidad y tampoco tienes el tiempo para esperar a que la gente cambie, si no encajan con tu forma de ver la vida, las puertas están muy grandes para que se marchen, pero ya. 

Desde luego, tienes un lado oscuro que hace que uno que otro salga huyendo porque eres tan impredecible y eso puede volverse un miedo latente. En primer lugar, cuando tu ego hace lo que sea por brillar, simplemente no entiendes las razones. Es tu terquedad contra todo el mundo y esa es la razón por la que muchas veces terminas involucrado en discusiones innecesarias. Otro punto en tu contra es que terminas haciendo el trabajo de los demás, porque no estás de acuerdo con la forma en que lo hacen, es tu parte controladora que te hace trabajar el doble. De igual manera, tienes un lado melodramático, cuando quieres hacerte notar y no lo logras puedes volverte el ser más caprichoso del mundo, cual niño sobre el piso haciendo una rabieta. 

Tu símbolo astrológico es el León, ahí se esconde tu liderazgo, esa sed de competencia que se puede sentir intimidante algunas veces. Odias cuando te critican sin razón y por eso quieres hacer todo perfecto. Lo que más tienes que aprender es a controlar tu lado dominante y dejar que las personas tomen su propio camino, no estás para solucionar la vida de nadie. Además, eso puede volverse muy desgastante. Tu elemento es el fuego, el que simboliza el poder, el cambio y la manera tan obstinada en la que vas saltando de un lugar a otro. Tu planeta regente es el Sol, ahí está la manera tan bonita en la que iluminas todo a tu paso, tener las miradas encima no es algo que te preocupe. Mientras que la numerología dice que tus números de la suerte son el 2, 8, 11, 16 y 24. 

Si has nacido el 31 de julio, en el amor eres muy intenso, te gustan las cosas de frente y sin tantas vueltas. No pierdes el tiempo en amores de un rato, si solo se trata de una noche prefieres honestidad e invertir tu energía en alguien que sí esté dispuesto a tomar al compromiso de la mano y no le asuste sumergirse en tu mundo. Tienes un lado que ama la aventura, romper con la rutina, pero cuando se trata de ser leal lo haces de una forma muy romántica. Los amores indecisos te colman la paciencia. Necesitas tener la seguridad de que estás con alguien que esté listo para algo serio, de lo contrario tu parte posesiva y celosa se hace presente. Son tus inseguridades que no te dejan entregarte de verdad. 

Eres como tu color de la suerte, el naranja, el color que le hace honor a tu lado impulsivo, al que tiene la energía para superar todo lo que la vida le tenga preparado, incluso si es algo malo. Te gusta ir llenando tu mente como si fuera una enorme caja de recuerdos y sabes que de todo se aprende. Si hay algo que no te asusta es la manera en que la vida un día te pone arriba y otras veces abajo. Ser dedicado y trabajar duro es parte de tu personalidad, ya quisieran muchos la mitad de tu fuerza. No dejes que nadie te haga creer lo contrario.