Si has nacido el 4 de diciembre, la gente usualmente te describe como un alma rara, la que no se conforma, la que tiene sed de libertad y que siempre está lista para seguir avanzando, aunque aún te duelen las rodillas de tu última caída. Eres un signo pasional, fuerte, impulsivo y eso te mantiene activo todo el tiempo. La verdad es que gozas al experimentar adrenalina en tu cuerpo, te gusta ir siempre más allá, romper con lo básico y sumergirte en lo complicado. Ese eres tú, valiente, incomprendido, pero una vez que descubren tu corazón caen sin hacer un mínimo esfuerzo. A ti no te molesta empezar de nuevo, si tienes que soltar, lo haces, aunque las lágrimas se hagan presentes. 

Eres Sagitario, amas a las personas que no piensan mucho, las que se dejan llevar por el momento y no le ponen pretexto a lo desconocido. Hay una parte de ti que nunca se cansa, que goza explorando lugares que nunca había visitado, hablando con personas que ha visto por primera vez. Te gusta que la vida te sorprenda con esos lazos inesperados y pláticas profundas. No puedes relacionarte a un nivel superficial, siempre buscas más en todo. Cuando te encuentras con mentes que no tienen ni la menor intención de cambiar, que son necias y que se conforman con seguir lo que hacen los demás, simplemente sigues tu camino, no piensas engancharte con algo que no te beneficia en lo absoluto. Eres un ser creativo, divertido, inteligente y la gente lo nota. Porque tu sensibilidad se clava en lo más profundo de los que te aman, te gusta demostrarles lo mucho que te importan con hechos. Para ti eso de las palabras bonitas se las lleva el viento, son tus acciones las que hablan por ti. Incluso hay veces en las que eres muy callado, pero te quedas al lado de quien te necesita, eres ese abrazo que calma y la mirada que te recuerda que todo va a estar bien. 

Los nacidos el 4 de diciembre, son personas luchadoras, tienen metas grandes y no piensan dejar que la oscuridad de alguien más se interponga en su camino. Si estás de buenas en esas situaciones, eres muy comprensivo y sólo te alejas. Sin embargo, cuando hacen que estalles ¡cuidado! Porque dices hasta lo que no. Cuando te enfadas no escuchas a nadie, eres tú y tu ira contenida contra el mundo. Eso muchas veces te lleva a la exageración y puedes terminar provocando un daño colateral, involucrando a gente que no tiene nada que ver en el asunto. Lo mejor es que te den un momento para respirar, no es que seas una mala persona, pero hay quienes tienen la habilidad de despertar tu lado cruel y todavía tienen el descaro de preguntar por qué te enojas. A veces, las personas no son lo que parecen y te encuentras con gente doble cara, que finge que te quiere, pero en el fondo sólo está esperando mover la pieza adecuada para verte caer. Es duro aceptarlo, pero no vale la pena enfadarse por alguien así. Al final, eso es lo que quieren y darles gusto es el peor error. Por ello, Sagitario no se engancha, no tiene tanto odio en su corazón como para dejar entrar ese tipo de energía. 

Por supuesto, que tú tampoco eres un ángel caído del cielo, hay ciertos rasgos en tu personalidad que son muy difíciles de llevar, porque te vuelves pesado y tu lado salvaje se hace presente. Es decir, no siempre tienes el mejor humor para lidiar con las personas, hay veces en las que exageras tu deseo de ser práctico y darle vuelta a la página en todo.  Puedes llegar a ser un tanto descuidado a nivel emocional, no le tomas mucha importancia a lo que la otra persona está experimentando y muchas veces ni te das cuenta pero terminas lastimando. 

Tu símbolo astrológico es el arquero, es quien eleva tu buena vibra, ahí están tus sueños y tu lista de metas. Gracias a él no te rindes y siempre le encuentras una solución a todo. Tu elemento es el fuego, es quien te baña de fortaleza, te nutre y hace que seas muy cálido con la gente que te rodea. Tu planeta regente es Júpiter, es el que te mantiene con la esperanza en todo, te ayuda a confiar, a expandirte y dejarte llevar sin importar la suerte que tengas. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 6, 8, 11, 13 y 22. 

Si has nacido el 4 de diciembre, eres un amante sensible, romántico e interesante. Te gusta ponerte en el lugar de tu pareja y haces cosas que la hagan sentir bien. Además, tienes un lado muy espiritual que te ayuda a conectar más allá, no eres de los que se conforman con relaciones superficiales, quieres conocer de verdad a quién toma de tu mano y no temes a la hora de compartir tus miedos y tristezas. Adoras poner las cosas en una balanza, una relación que te haga sentir lo suficientemente libre y al mismo tiempo te haga sentir seguro. De esas en las que las exigencias no son parte del día a día, y en donde puedes ser tú, no hay miedo a ser juzgado. 

Eres como tu color de la suerte, el púrpura, el que habla de las almas ardientes, diferentes, las que sí se atreven y se esfuerzan. Aquellas que andan con el corazón en la mano y que valoran demasiado a quien decide quedarse a su lado.