Si has nacido el 5 de septiembre, no le temes al fracaso, son muchas las veces que has terminado con lágrimas y la dignidad por los suelos, pero de todos modos levantas la mirada. Es tu parte obstinada la que se vuelve un ancla en esos momentos, porque no deja que te hundas en la depresión. Ya bastante complicada es tu mente con el cúmulo de pensamientos que viajan por segundo, como para que todavía te dejes caer por una mala racha. Eres así, prefieres ver la vida de una forma real, con días grises, antes que disimular que todo es color de rosa. Si algo te distingue del resto es tu honestidad, la forma transparente en la que muestras tu alma es encantadora. 

Eres Virgo, así que poner todo en tela de juicio es una de tus pasiones. Realmente no vas por ahí dándole tu energía a todos, necesitas a alguien que conecte contigo a nivel emocional, mental y físico. Pese a que eres uno de los signos más inteligentes del zodiaco, también prestas atención a tu intuición y si algo no te vibra bien, simplemente es tiempo de decirle adiós. Detrás de tu sonrisa angelical se esconde un alma fuerte, capaz de levantarse en medio de las grietas. La vida te ha sacudido tanto que sabes que lo único que puedes hacer es ser resiliente e ir con la frente en alto pase lo que pase. Lo malo es que tu deseo por la perfección te puede poner entre la espada y la pared, porque te presionas demasiado y tus exigencias pueden causar demasiado estrés. A veces, sólo se trata de tomar una pausa y seguir adelante para tener más energía, pero no te pongas tanto en riesgo, nada vale tanto la pena como para perder tu estabilidad, escucha a tus emociones. 

Los nacidos el 5 de septiembre, son personas realmente familiares, porque no le temen al compromiso y en el momento que te dedican lealtad no hay marcha atrás, estarán en las buenas y en las malas. Son el tipo de personas que tienen el don de encender una vela en medio de la oscuridad. Sus consejos son muy sabios y sin prejuicios, por ello se ganan fácilmente el cariño de los de su alrededor. No obstante, hay quienes se acercan sólo para conseguir algo a cambio y ahí es cuando marcas una línea y dejas más que claro que no vas a permitir que te usen de esa forma. Realmente no te enganchas en lo negativo que la gente habla de ti. En el fondo tienes muy claro lo que vales y prefieres enfocarte en hacer las cosas bien sin ganas de darle gusto a nadie. 

Desde luego, no todo en tu personalidad es color de rosa, digamos que tienes ciertos rasgos oscuros en los que hay que trabajar y bajarle dos rayitas de intensidad, porque son la razón por la que terminas involucrado en problemas. No sólo eres perfeccionista, también muy controlador y meticuloso, lo que puede volverse demasiado agobiante para quienes te rodean. Eso sin contar que tu mal genio no entiende de razones y si alguien te busca te va a encontrar y de la forma más hiriente. En el momento que quieres conseguir algo y te empiezan a poner un obstáculo tras otro, te olvidas de los sentimientos. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien resguarda tu elegancia, esa manera sigilosa y diplomática en la que te desenvuelves. Es tu parte sensata y realista, la que te mantiene firme en medio de tanta tempestad. Tu elemento es la Tierra, es quien te exige orden, tu parte centrada, siempre en busca del equilibrio. Mientras que tu planeta regente es Mercurio, ahí están tus dotes a la hora de expresarte y también tu parte viajera y exploradora. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 8, 9, 15, 18 y 27. 

Si has nacido el 5 de septiembre, eres el amante que se entrega con compasión, que tiene la empatía necesaria para ponerse en el lugar del otro. Eres quien honra la confianza, te gusta poner las cartas sobre la mesa y dejar claro que lo que menos quieres es jugar con los sentimientos de la otra persona. Eres un amor dulce, inteligente y detallista a tu modo. Tal vez no vas por ahí empalagando, pero cuando se trata de demostrar que estarás en las buenas y en las malas lo dejas muy claro. El compromiso es algo que tomas muy en serio y si alguien no tiene la madurez emocional para enfrentarlo simplemente no tiene oportunidad de estar a tu lado. Si algo tienes muy claro es que no estás aquí para reparar los fantasmas que alguien más viene arrastrando. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el que representa el glamour, la diversión y la prudencia con la que te desenvuelves. Es el color de los genuinos, de los que no se pierden en superficialidades, de los que están dispuestos a mostrarse sin filtros aunque a muchos les moleste su brillo.