Si has nacido el 5 de febrero, eres una persona muy original, pero también te dejas llevar bastante por tu intuición y eso te convierte en una persona muy especial. Eres curioso por naturaleza. Te encanta investigar, leer, estar de aquí para allá, descubrir cosas nuevas. Tu mente no puede parar de idear cosas nuevas. Gracias a esa curiosidad, sales constantemente de tu zona de confort para conocer nuevas formas de vivir y personas nuevas que te entiendan y te escuchen. Te encanta viajar, conocer mundo, vivir en diferentes culturas…

No todo el mundo está de acuerdo contigo siempre. De hecho, la mayoría de veces te cuesta encontrar a alguien que de verdad te apoye y esté de tu lado (que no sea gente de tu familia o de tus amigos). Confías bastante en tus ideas y eso puede llegar a molestar un poco a los demás. No vas regalando oportunidades a nadie. Si te escuchan una vez, bien, no vas a repetirlo más veces. Eres bastante claro a la hora de expresarte y no vas a dar explicaciones de más.

Te encanta el arte como buen Acuario que eres. Sobre todo la música y la lectura. En ellos encuentras lo que la realidad no te va. Aprendes mucho a través de las letras, de los sonidos y te expresas de lujo cuando lo haces con ellas. La música para ti lo es todo, tienes un vínculo súper fuerte con ella.

Sueles ser el divertido y el gracioso de tu grupo de amigos. En el fondo, eres MUY sensible y muy emocional y aunque seas independiente a veces puedes llegar a depender emocionalmente de los demás. Eres muy protector con la gente a la que quieres, pero también necesitas sentir el apoyo de los demás. La verdad es que se te da bien trabajar en grupo, aunque prefieres trabajar por tu cuenta.

Te enamoras de personas que están al mismo nivel intelectual que tú. Ni más ni menos. En el amor tienes las expectativas bastante altas y los problemas llegan cuando no se cumplen. Para evitar problemas, es importante que te comuniques bien al comenzar una relación. Que digas lo que quieres y lo que esperas de esta. Eres una persona arrolladora, que nadie te haga dudar de ti jamás.