Si has nacido el 6 de agosto, eres quien pone la amistad por delante, cuando le prometes atención y lealtad a una persona, le cumples hasta el último de tus días. Eso no quiere decir que lo soportes todo, al contrario, sabes muy bien cómo poner límites. Eres sinónimo de optimismo, el tipo de persona que enamora con sus acciones, porque no te rindes y siempre buscas la forma de salir adelante. Al principio puedes ser un tanto reservado, porque eres muy selectivo, no vas por ahí como libro abierto, necesitas sentir confianza para dar un paso tan importante. 

Eres Leo, tienes tu lado egoísta, porque la vida te ha enseñado que por más que quieras no es tu responsabilidad los problemas del otro y hay momentos en los que tienes que ignorar todo para concentrarte en lo que tú quieres. Eres sinónimo de creatividad, de iniciativa, rara vez sigues las órdenes del resto, te gusta dirigir, ser líder se te da de forma natural desde que eras pequeño. Además, gozas de las novedades, todo aquello que implique salir de la rutina por tu parte es más que bienvenido. Esa es la razón por la que siempre estás buscando qué hacer, no es que seas exagerado, simplemente tu agenda tiene planes como para echar por la ventana. Por ello, es muy complicado impresionarte, difícilmente alguien logrará que les des toda tu atención. 

Los nacidos el 6 de agosto, son personas pasionales, dedicadas, son quienes escuchan lo que dice su corazón y simplemente toman el riesgo. Leo rara vez se queda con las ganas de algo, siempre rompen con las expectativas del resto y se centran en las suyas. Puede llegar a ser un signo muy social y amigable, pero cuando no le agradas se le nota a kilómetros, no sólo sus gestos lo dejan claro también te lo dice de frente. Odia darle vueltas al asunto y prefiere quedarse con pocas personas, pero genuinas antes que rodease de aquellos que le hacen honor a la hipocresía. Amas pasar tiempo al aire libre para escapar aunque sea un momento de todo. Lo que más odias es tener que lidiar con la incertidumbre, de alguna manera siempre buscas la forma de planear todo. Aunque tienes que bajarle dos rayitas a tu obsesión por la que las cosas no siempre van a salir como tú quieres. 

Es claro, que hay ciertos rasgos negativos en tu personalidad, que pueden ser la razón por la que muchos terminan huyendo. Para empezar, odias cuando no tienes el control, naciste para dominar y te frustras cuando tus argumentos no son escuchados. Además, tienes un lado egoísta con el que pocos pueden lidiar. Las personas no están acostumbradas aponerse como prioridad y les cuesta entender la facilidad que tienes para dejarlo todo con tal de darte el lugar que te mereces. Sin duda, algo que tienes que trabajar es la manera en que te estresas cuando la incertidumbre se hace presente. Hay una parte de ti que es demasiado perfeccionista y no te das la oportunidad de ningún mínimo error. 

Tu símbolo astrológico es el León, es quien puede ser cauteloso antes de lanzarse por su presa. El León es quien te recuerda que naciste para imponerte ante el reino, no para seguir a ninguna manada. Eres sinónimo de gallardía, si se trata de tomar en riesgo no lo piensas, porque sabes que la vida es así, cambia de la noche a la mañana. Tu elemento es el fuego, el que representa tu fuerza, esa manera magnética en la que cumples todo lo que te propones. El Sol es quien te gobierna, es quien simboliza tu parte cálida, brillante y seductora. Mientras que la numerología dice que tus números de la suerte son el 2, 8, 10, 15 y 20. 

Si has nacido el 6 de agosto, en el amor eres un alma apasionada, te gusta agregarle un toque de aventura a todo lo que se atraviesa en tu paso. Eres un ser que disfruta dando amor a su pareja, pero no tiras tu dignidad ni tu autoestima al suelo. Sabes que el afecto y el cuidado tiene que ser recíproco, de lo contrario no tiene caso tener una relación. Dicen que eres exigente, porque no aceptas migajas en el amor. Requieres un vínculo en donde la lealtad y el amor tengan la misma intensidad. Eres fuego, ese cúmulo de energía que envuelve en cada beso, cada abrazo, en cada caricia. Eres quien le apuesta demasiado a tener algo a largo plazo. Eso de los amores pasajeros ya no es algo que te llame mucho la atención. 

Tu color de la suerte es el naranja, el color que representa la fortaleza, el toque de energía y esas ganas que tienes de salir a devorar el mundo y demostrar lo mucho que vales. Tienes un lado competitivo que te mantiene al pie del cañón, no importa lo mucho que te digan que no lo puedes lograr, tu espíritu demuestra lo contrario.