Dulce, pasional, entregado. Si has nacido el 6 de julio, eres quien tiene una sensibilidad superior, suficiente como para comprender las necesidades emocionales del otro. Eres quien no cede, trabajas duro para encontrar la felicidad y la satisfacción en todos los aspectos. Caminas con firmeza cuando se trata de ayudar a otros, pero te tiembla la autoestima cuando eres tú a quien debes rescatar. Con el paso de los años y las experiencias has aprendido que no todos merecen que les des tanta atención. 

Eres Cáncer, un cúmulo de emociones que se contagian, las personas que conviven contigo aprenden a mostrar su lado vulnerable. Eres el ejemplo de que no pasa nada si las lágrimas se hacen presentes, siempre hay una forma de seguir adelante. Pero también puedes llegar a ser extremadamente temperamental, sobre todo, cuando algo no te parece, no tienes ni la paciencia ni la hipocresía para hacer como que no pasa nada. Aún así, la mayoría del tiempo eres optimista, tu entusiasmo habla por ti. Eso sin contar que eres muy leal, cuando el compromiso sale de tu boca lo cumples, no te gusta andar con juegos si los sentimientos están de por medio. Puede ser muy intenso, prefieres las cosas de frente y sin andar hablando a las espaldas, si personas así aparecen en tus vidas, prefieres cerrar la puerta y seguir avanzando. 

Los nacidos el 6 de julio, tienen una imaginación increíble, esa es la razón por la que siempre le agregan un toque divertido a todo. Tu alma es cariñosa, creativa y con una sed de amar que rompe con los ideales de cualquiera a tu alrededor. Si hay algo que se te tiene que reconocer es que siempre cuidas, eres capaz de ponerte por delante con tal de proteger a quienes amas. Ser el salvador siempre resulta desgastante, tanto que llega un punto en el que te das cuenta de que sólo estás dando para los demás y te dejas al final de la lista. Eso se vuelve desgastante a nivel emocional, mental y físico. Eres un ser afectuoso, prefieres decir y mostrar lo que sientes aunque no siempre recibes lo mismo. 

Desde luego, no todo en tu personalidad es positivo, hay ciertos detalles que se vuelven una piedra en el zapato para quienes te rodean. Lo primero es que cuando alguien te lastima es mejor que se olvide de ti, porque no das segundas oportunidades ni de broma, hay una parte de ti que es demasiado resentida, a ti no se te olvida lo que una vez te hizo llorar aunque pasen diez años. Además, puedes llegar a ser un tanto intenso, quieres saberlo todo de quienes aman y eso se vuelve hostigante, es tu parte ansiosa, la que se preocupa en exceso y quiere que todo esté bien. Lo que más odias es que te critiquen sin conocer tu historia, tienes que aprender a no guardar rencor y simplemente dejar ir. Hay quienes no merecen ni tu enojo. 

Tu símbolo astrológico es el Cangrejo, esa es la razón por la que tus emociones siempre van contra reloj, es tu parte arrebatada, la que puede estar triste, enojada o desesperada, pero de un momento a otro. El Cangrejo puede ser tu lado dulce, pero también el que muchos temen. Tu elemento es el agua, es la que representa tu parte abundante, la que revitaliza, la que es capaz de levantarse aún después de llorar hasta el amanecer. La Luna es quien te gobierna, es la que tiene un lado melancólico, la que no piensa cuando se trata de mostrar emociones, simplemente se deja llevar. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 3, 5, 14, 18 y 25. 

Si has nacido el 6 de julio, cuando tienes pareja eres tierno, cariñoso, detallista y no dudas en convertir tu relación en prioridad. La verdad es que trabajas muy duro para que las cosas funcionen. Un signo al que le gusta la estabilidad, la lealtad, el cuidado. Puede que sea realmente complicado cuando tus emociones impredecibles se hacen presentes, pero vales mucho la pena, que nadie te haga creer lo contrario. Más que una pareja te vuelves el confidente, el que decide acompañar en cada paso, aplaudir victorias y dar la mano cuando las cosas vayan mal. 

Eres como tu color de la suerte, el plateado, el brillo, la elegancia, el corazón puro. Eres sinónimo de atracción, de amor, de espiritualidad. No hay nada que te haga caer, siempre buscas la manera de saborear el éxito, pero también tienes la humildad de acariciar los fracasos. No hay nada ni nadie que te detenga, no les des la importancia que no tienen, tú eres quien decide los capítulos de tu historia.