Si has nacido el 6 de octubre, eres de la gente que suma, que imagina, que sueña en grande. Son muchas las veces que te han dicho que no lo vas a lograr y aún así te levantas y sigues adelante. En el fondo llevas una gallardía que asusta a muchos, por eso quieren nublar tu camino, pero es tu independencia la que se aferra a demostrar que eres capaz de eso y más. La vida te ha enseñado que sin las caídas ya no sabe igual y vaya que has aprendido a tomarles un poco de cariño. Eres de los que ha tenido que dejar de existir a nivel espiritual, para volver a la realidad con más ganas, con más brillo, con más inspiración. Tal vez, un poco maniático para el gusto de muchos, pero, ¿qué más da? 

Eres Libra, amas hacer la diferencia en todo, no te esfuerzas, ni buscas ser mejor que el otro. Simplemente quieres tener la paz de que estás en el lugar correcto y con la gente que en verdad quieres. No te es fácil llamar a alguien amigo o pareja, necesitas tiempo, pero, sobre todo, hechos. A simple vista puede parecer que siempre estás en tu mundo y que no te percatas del bien y el mal, pero la realidad es que tu intuición es la que te detiene muchas veces. Es a ella a la que no le pueden mentir. Te gusta proteger tu corazón, tus pensamientos, tus emociones. Ya bastante duro ha sido lidiar con las cicatrices del pasado, ahora eres más meticuloso y no vas a permitir que alguien que no ha solucionado los fantasmas que lo persiguen, llegue a amargar tus días. Si algo tienes claro es que no estás aquí para solucionar la vida de nadie. Da igual si te llaman egoísta, has aprendido que cargar responsabilidades ajenas es el peor de los calvarios. 

Los nacidos el 6 de octubre, pueden ser amables, entregados y con una bondad que te roba el alma entera. Sin embargo, eso no quiere decir que no tengan un carácter fuerte, cuando Libra se lo propone es muy determinado y si a eso le agregamos un poquito de su mal humor la cosa se pone peor. No es de los que deja que invadan su forma de ver la vida, está cansado de gente que cree que puede llegar como si nada y opinar de cómo debería actuar ante ciertas cosas. Es obvio que Libra detesta el drama, prefiere mil veces quedarse en el sitio ya conocido antes de llenarse de gente mala vibra, que lo único que busca es intentar cortarle las alas. Los Libra son caprichosos cuando se lo proponen, así que no intentes gobernarlos a su gusto, porque vas a conocer aquel niño que no cede hasta que le compran el malvavisco que pidió. 

Si algo tienen los Libra, es que no son perfectos, pero la verdad no es algo que les quite el sueño. En ocasiones su parte parcial, entrañable y amorosa, queda de lado. Cuando su parte oscura toma protagonismo conocemos a esa persona ansiosa, la que no quita el dedo del renglón y tiene que darle mil quinientas vueltas al asunto. La que usa su belleza para conseguir lo que quiere y la que puede ser muy rencorosa si se lo propone. Créeme no quieres despertar ese lado. 

Tu símbolo astrológico es la balanza, es quien tiene el don de observar, quien se reserva los comentarios, pero que saca conclusiones. Es tu lado mesurado, el que no cae fácilmente ante absurdas provocaciones. Tu elemento es el aire, es quien te da poder, que te recuerda que todo se puede y que no importa lo dura que se ponga la vida, al final vas a salir victorioso. Tu planeta regente es Venus, gracias a él tienes un corazón tierno, afectivo, buen amante. Es tu lado pasional y dulce, el que se vuelve un imán para cualquiera. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 4, 10, 16 y 25. 

Si has nacido el 6 de octubre, eres un amor a la hora de amar, porque pones por delante la lealtad, no te gustan los amores infieles, para eso prefieres quedarte solo. Estás consciente de que para estar con una persona la responsabilidad afectiva es importante y por lo mismo te interesa el bienestar emocional, físico y mental de tu pareja. Sabes perfectamente que el amor no lo es todo y que construir una relación es un trabajo duro, pero que siempre vale la pena. Quieres a alguien capaz de agregarle equilibrio a tu vida, un ser que deje de lado las pretensiones y que simplemente te acepte tal y como eres. Estás para apoyar y que te quieran de verdad, no te conformarás con menos. 

Eres como tu color de la suerte, el azul, el que simboliza nuevos horizontes, pero sin perder el piso. El color de los que inspiran confianza, pero que al mismo tiempo te invitan a la creatividad. El que es capaz de abrazar la armonía. El de los que saben que imaginar nos vuelve infinitos.