Si has nacido el 8 de marzo, eres una persona inconformista por naturaleza. Te gusta ir en contra del mundo y basar tus opiniones en cosas que nadie más piensa. No tienes nada en contra del pasado y de las tradiciones, pero normalmente necesitas imaginar cosas nuevas, necesitas escapar de la realidad para poder crear un mundo nuevo. Muchas veces ni siquiera tú mismo te entiendes y para los demás, es complicado saber qué pasa en tu cabeza, pero eres así y con el tiempo te irás aceptando.

Tienes un poder de atracción increíble. Eres una persona súper magnética capaz de hipnotizar a cualquier persona que pase por delante de ti. Esto no es algo que te haya caído del cielo, todo esto tiene un por qué… Ese magnetismo se debe a tu increíble fuerza mental, a tu poder emocional y a tu fuerte intuición.  Este poder te costará encontrarle y desarrollarse. De hecho, de pequeño y de adolescente serás una persona que normalmente quiera pasar desapercibido, pero cuando ya llegas a una edad, te das cuenta de que eres increíblemente poderoso.

Algo de lo que hay que hablar también es de tu lado más místico. Puedes llegar a ser una persona súper intuitiva. Te encanta esta parte de ti y la usas para ayudar a los demás. Aprovechas tu intuición para acercarte más a los demás, para responder a sus necesidades y para saber qué les pasa sin que te lo cuenten con palabras.

Como buen Piscis, eres una persona súper sensible. Es fácil que te hieran los sentimientos y lo sabes. Estás intentando aprender a no ser tan vulnerable y poco a poco lo vas consiguiente. Muchas veces te cuesta mucho aceptar la verdad y puedes llegar a enfadarte si bromean contigo. Tranquilo/a, porque con el tiempo aprenderás a reírte de ti mismo, de la vida, de las desgracias, de todo.

Te cuesta bastante confiar en los demás. Para ti, la confianza es como el amor, algo que se gana con el tiempo y que no se regala a nadie. Por eso, tienes un círculo de amigos bastante reducido. Muy pocas personas cumplen los requisitos necesarios para ser tu amigo. Eso sí, son pocos, pero tú estás dedicado al 100% a ellos. Tanto que no sabes decirles que no.

En el amor, necesitas a encontrar a alguien que sea tu polo opuesto. Alguien que sea extrovertido y un poquito aventurero. Alguien que te ayude a dejar tu timidez de lado y que saque a la luz tu lado más rebelde y divertido. Tú cuando te enamoras, entregas todo tu corazón como si fuera la primera y la última vez que lo vas a hacer. Tienes relaciones bastante largas y al final, cuando terminan rompiéndose te duele demasiado. Hasta el punto de que puedes llegar a necesitar ayuda psicológica. Pero no pasa nada, porque terminas saliendo más fuerte que nadie.