Si has nacido el 8 de octubre, no te voy a negar que tienes locura en cada carcajada. Estar a tu lado es sinónimo de alivio, el tipo de persona que te enseña que siempre hay una razón para dar más, para querer más, para hacer más. Si hay algo en lo que eres un maestro, es en vivir el momento. Te gusta ser atrevido, dejarte llevar por los distintos sucesos que te presenta la vida. Eres sinónimo de amor, de encanto, de un montón de palabras bonitas que se quedan ahí, alojadas en un rinconcito del corazón para ser recordadas justo cuando todo va mal. 

Eres Libra, así que para ti el amor es sumamente importante, ese motor que te mantiene de pie pase lo que pase. Te gusta enamorarte de verdad, no a medias, no de esos amores pobres que lo único que hacen es agregarle una grieta más al corazón. Estás acostumbrado a dejar huellas bonitas, huellas de las que te sanan y te hacen recordar que al final lo único que importa es abrazar desde las entrañas y mostrarse lo más transparente posible que se pueda. La sensibilidad es una de tus mejores compañeras, no te suelta por nada, aunque a veces hace que termines llorando por cualquier cosa. Lo cierto, es que no siempre es la película, la frase o la canción. A veces, eres tú, cansado de todo, de ir acumulando emociones que te rompen y que terminan saliendo cuando menos lo piensas. Y sí, eres bastante romántico, de los que aún creen en el amor a la antigua, de los que llaman locos por detenerse horas a contemplar el destello de una estrella. De los que honran la Luna y se pierden entre las nubes del cielo. Eres así, un alma dulce, humanitaria y muy resiliente. 

Los nacidos el 8 de octubre, son unos expertos cuando se trata de ponerse en los zapatos de los demás. La verdad es que no puedes ignorar la desgracia ajena, si puedes ayudar, no dudas en hacerlo. Trabajas duro por ser una persona justa, alguien que tiene la valentía de defender su éxito pase lo que pase. Eres un ser muy inteligente, independiente y con una sed desesperada por llegar a la cima, que se vuelve la motivación que muchos necesitan. Son muchas veces las que te has caído, pero otras más las que has demostrado que puedes, incluso cuando nadie confía en ti. Al final, sabes que te tienes a ti mismo y que mientras estés bien, todo se irá acomodando poco a poco. Lo cierto, es que hay momentos en los que te preocupas demasiado, no es que esté mal, es que hay gente que sólo se acerca a ti por conveniencia y eso termina doliendo el doble. Quizás, haya momentos en los que tienes que poner un muro, para proteger tu corazón y esperar a que lleguen las personas indicadas, las que sí se merecen una oportunidad. 

Desde luego, que no eres perfecto, hay ciertos rasgos en tu personalidad que se vuelven sumamente molestos. Digamos que no siempre es posible que tengas esa actitud motivadora, la que está en busca de paz y es capaz de conectar con cualquiera. Hay veces en las que puedes llegar a ser un tanto agresivo, no es justificación, pero necesitan realmente molestarte para que esa parte de ti se haga presente. Además, tienes un lado egoísta, el que puede olvidar por un momento lo que realmente importa y sólo quiere lastimar al otro. Sí, Libra también tiene un lado superficial, pero no con cualquiera. 

Tu símbolo astrológico es la balanza, es quien hace que pienses tus pasos antes de darlos. Ahí está tu lado cauteloso, el que tiene que analizar meticulosamente antes de dejarse llevar por las olas del mar. Tu elemento es el aire, de ahí viene tu lado líder, el que se comunica, el que es honesto y tiene claridad de lo que quiere en la vida. Tu planeta regente es Venus, es quien simboliza el romance, la belleza de la vida, las ganas que tienes de salir adelante. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 5, 7, 13, 18 y 27. 

Si has nacido el 8 de octubre, en el amor eres muy sentimental, le apuestas a lo romántico, a dejarte llevar como si tuvieras una venda en los ojos. No quieres una relación en la que la desconfianza sea el motor, quieres algo sano, que te ilumine en todos los sentidos. Estás dispuesto a tomar de la mano el compromiso y dejarte llevar.  En el fondo lo único que quieres es armonía, tener la seguridad de que todo estará bien y que no estarás solo cuando más necesites apoyo. No quieres una pareja que te solucione la vida, quieres que esté dispuesta a aplaudir tus victorias y que no se asuste cuando el éxito se vuelva parte de tus días. 

Eres como tu color de la suerte, el azul, el que representa relajación, estabilidad, amor, armonía y mucha creatividad. Es el de las personas que inspiran confianza, de las que se vuelven un hombro para llorar y te levantan en los peores momentos. El de los que te pintan de colores aunque el lienzo esté completamente negro.