Si has nacido el 9 de agosto, eres un ser admirable, las personas gozan estando a tu lado porque tienes un toque encantador para hacer todo. Eres quien siempre busca motivación, sabes que la vida tiene sus altas y bajas, pero no pretendes engancharte en los ratos amargos. Si hay algo que te distingue es tu franqueza, prefieres mil veces decir las cosas de frente que perder el tiempo con gente que sólo llega a tu vida para burlarse de cada uno de tus logros. A ti nadie te ha regalado nada y por ello te gusta gritar a los cuatro vientos cuando alcanzas el éxito.

Eres Leo, esa es la razón por la que llevas valentía en la mirada, tus pasos son de los que se escuchan fuerte. Hace tiempo que decidiste que no te va a importar lo que opine el resto de la gente. Sabes que las únicas expectativas que tienes que cumplir son las tuyas. De alguna manera, confías en tus habilidades y eso es lo que te ha mantenido fuerte batalla tras batalla.

El hecho de que te sientas orgulloso de lo que has logrado, no quiere decir que no tengas humildad, al contrario, sabes que hacerle daño a los demás no es tu objetivo, es contigo con quien compites. Trabajas todos los días para mejorar tu versión. La gente no está acostumbrada a luchar desde las entrañas y sin miedos, por ello es que les cuesta tanto entender la manera en que tu mente va a la velocidad de la luz, tu mente no para y siempre estás listo para un nuevo proyecto.

Los nacidos el 9 de agosto, son personas que honran la amistad, no van por ahí compartiendo su vida con cualquiera, pero cuando lo hacen es porque verdaderamente confían en ti. Son muy justos y aunque tengan mil cosas que hacer, van a estar ahí, en los momentos en los que sientas que ya no puedes más. Son el tipo de persona que no toma los vínculos a la ligera, les gusta ser leales y cuidar de esa relación todos los días. Cuando se trata de ser espléndido no lo piensan, simplemente quieren robarle una sonrisa a esa persona especial. Los Leo tienen un don para llenarte de sorpresas, prestan atención a detalles que hasta tú mismo olvidas. Los Leo dejan huellas bonitas, no van por ahí rompiendo corazones.

Aunque como todos tienen ciertos rasgos en su personalidad, que no son precisamente un encanto. Digamos que su carácter no siempre es el más tolerante, ni tampoco van por ahí compadeciéndose de todos. Son selectivos y cuando alguien no les agrada se les nota en cada poro.

Los Leo aman la atención, les gusta que las personas se tomen el tiempo para llenarlos de halagos, porque saben que en muchas ocasiones son excepcionales y no lo van a dejar pasar. Algunos pueden considerar que son muy pretenciosos, pero la verdad es que no es algo que les quite el sueño. Son muy exigentes, si quieres formar parte de sus días tienes que saber que son sumamente demandantes. No están para que los quieras hoy y mañana no.

Tu símbolo astrológico es el León, es quien esconde esa parte egoísta en tu interior, la que está acostumbrada a ganar en todo. Es un alma dominante, valiente y con ganas de romper con la monotonía todo el tiempo. Tu elemento es el fuego, es tu parte fuerte, la que se mantiene resiliente aún después de que te sacuden el corazón y te dejan una grieta tras otra. Es el Sol quien te gobierna, la razón por la que disfrutas de las miradas y valoras los aplausos. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 5, 8, 10, 17 y 26.

Si has nacido el 9 de agosto, en el amor eres quien pone por delante el sentido del humor, te ganas el corazón de tus parejas con un montón de carcajadas. Además, eres muy pasional, eso de amar a medias no es lo tuyo. Te entregas en cuerpo y alma, pero si alguien no está dispuesto a hacerlo la puerta está muy grande. Sí, eres exigente, no estás para recibir migajas de nadie, si vas a tener una relación que sea alguien que te aporte en todos los sentidos, si no es así mejor te quedas con tu soledad, que la verdad es que no llevas mal con ella. Puede que tengas tu lado impulsivo, no tienes tiempo para esperar, quieres vivir el momento.

Eres como tu color de la suerte, el naranja, el color de los que tienen una llamarada en el alma. De los valientes, los entregados, los que no le temen al riesgo, pero tampoco al compromiso. El que simboliza energía, vitalidad y mucho entusiasmo para salir a disfrutar cada momento. Es quien representa a las almas aventureras y exploradoras, las que no le temen a lo nuevo. Eres así, naciste para romper con cualquier obstáculo en tu camino.