Si tu número de vida es el 2 tu personalidad es pacífica, no te gusta el mal rollo ni las personas que dejan mala vibra allá por donde van, eres muy sensible y captas las energías de los demás rápidamente. Tienes dos puntos fuertes muy marcados, practicas mucho la escucha activa y además, lo absorbes absolutamente todo. Eres como una esponja. Tu tendencia a ver siempre los dos lados de cualquier problema hacen que todo sea mucho más sencillo y además que empatices muchísimo más.

Las personas suelen buscarte cuando necesitan algún tipo de consejo objetivo y realista y la verdad es que, además de buen consejero, también intermedias muy bien en cualquier tipo de conflicto. Tienes una habilidad especial para hacer que alguien sea capaz de ver la otra cara de la moneda casi sin esforzarte. Tu poder de persuasión es brutal.

Puedes llegar a ser alguien muy visionario e intuitivo. Si sabes que algo va a funcionar, peleas por ponerlo en marcha. Te gusta mucho la estabilidad e incluso la rutina (que no monotonía) y eso es debido a tu amor por el equilibrio y la paz. Al final, alguien que siempre anda de aquí para allá sin un rumbo, sin ideas y sin ningún tipo de estabilidad puede darte la sensación de estar un poco perdido.

Tu empatía hacia los demás hace que los demás te adoren y que te vean como una persona a la que seguir y a la que querer. Eres esa persona que anima a los demás a conseguir sus metas. Si tienen algo valioso, tú lo terminarás sacando. Te ocupas de esos detalles, de sacar el potencial de los demás a la luz, de hacerles conocedores de sus secretos más profundos. Permites a los demás progresar, avanzar… Y el resto, confía en ti.

A veces, como todo el mundo, también puedes perder los papeles, pero en ti se hace mucho más notable todo porque no es habitual que esto ocurra. Puedes llenarte de una energía nerviosa que parece desbordarse e incluso por momentos, puedes parecer alguien que tiende a ir a los extremos. Puedes llegar a ser muy duro y exigente contigo mismo cuando por lo que sea, cometes errores.

El número 2 está cargado de inteligencia y a menudo, tiende a gravitar hacia los extremos. Puede que seas hipersensible, pasivo e incluso súper inseguro o destructivo o puede que seas agresivo, controlador e incluso demasiado crítico con todo. También es probable que durante tu vida tengas algunos altibajos y estés en un lado y en el otro. Estos extremos son creados por esos miedos a los que debes mirar a la cara. No será fácil pero en la madurez, lograrás controlarlos todos, encontrando al final lo que siempre has buscado: estar en paz.

Comprender y aceptar tu pasado terminará liberándote de todos esos sentimientos más negativos, de dolor, de la ira, del miedo, de la culpa…

Si tu número de vida es el 2 es posible que tengas una timidez inherente pero que al final, si eres fiel a ti mismo y a tus sentimientos eres capaz de convertir en resplandor y en luz.

2020-12-29T16:15:36+02:00