Si tu número de vida es el 3. Cuando el resultado de el cálculo de tu número de vida es 3, lo primero que hay que decir de ti es esa capacidad innata que tienes para ser tan creativo y buen comunicador. Puede que te encante escribir, o hablar, bailar o actuar. Es posible que estudios como el periodismo o la comunicación audiovisual, o incluso el teatro o el cine sean vocacionales en ti. También hay que decir que no hace falta tener cualidades artísticas pero sí mucha creatividad así que, si no haces nada de esto, no te agobies.

Sabes solucionar los problemas de forma excepcional. Probablemente esa vena diplomática que tienes sea la culpable de todo. Si alguien hace un mundo de un problema, tú lo conviertes en granito de arena. Así con todo. Eres práctico, objetivo y no te gusta perder el tiempo ni que los demás lo pierdan. En tu familia o amistades, cuando hay algún tipo de disputas con lo que sea, te buscan a ti para solucionarlo todo o al menos, para que des tu versión crítica e intentes mediar. Bueno, y la verdad es que si no te buscan, ya te meterás tú solito e intentarás arreglarlo todo.

Eres una persona muy optimista con los demás, incluso contigo mismo (aunque a veces no lo reconozcas) y siempre buscarás una salida a cualquier problema, a cualquier trauma, a cualquier historia fea que te ocurra. Puede que de vez en cuando necesites aislarte de todo, evadirte del mundo, olvidarte de él. Puede que lo pases muy mal y que te enfrentes a tus miedos y a tus inseguridades. Puede incluso que te hundas por momentos y toda esa positividad se esfume. Pero después resucitarás como el ave fénix de las cenizas.

Sabes hacer que los demás se sientan bien pero también tienes el poder de hacerles sentir una mierda con solo dos palabras. Tienes un poder increíblemente poderoso con la palabra y está en ti saber usarlo correctamente.

Eres un amigo extremadamente leal y tu gran prueba en la vida es tratar de controlar esos altibajos. Al ser tan inteligente te mueves mucho en esa fina línea en la que el mundo es maravilloso y el mundo es doloroso. Y unos días caminas más hacia un lado y otros caminas al otro. Hay que buscar y encontrar el equilibrio como sea.

Puedes tener tendencia a restarle importancia a tus sentimientos y a como te sientes realmente y a menudo, por no preocuparte tú ni preocupar al resto, tratas de dar la impresión de que todo está bien. La gente puede quedarse demasiado impresionada con la forma en la que te recuperas de todo, cuando en realidad, eso no es tan cierto.

Si tu camino de vida es el 3 tienes el don de la palabra, de la atracción, de la sociabilidad, de la creatividad, del optimismo, de la memoria, de la amistad, del humor. Utiliza tu talento en vez de desaprovecharlo. Atrévete a vivir de forma espontánea, busca lo que te hace feliz y no lo que crees que puede hacerte feliz. El mundo necesita una dosis de optimismo de las tuyas, y tu también. Aprovecha tu energía.