Una vez leí una frase que llevaré para siempre conmigo, decía que tener la posibilidad de herir a alguien que te hirió y no hacerlo, es lo que te distingue de las malas personas. Hay gente a la que nunca vas a tener contenta, incluso puede que ni te conozca y aún así te envíe todo el odio del mundo. Existen signos del zodiaco que tienen que lidiar con eso, porque los otros no toleran la manera en la que imponen, en la que brillan, en la que se proponen algo y lo cumplen. Se acostumbraron tristemente a la maldad del otro, a esos que intentan arruinarles la vida. ¡Alguien que les dé una vida! Porque parece que con la suya no es suficiente. Estos son los signos a los que intentan arruinarles la vida y lo único que les da es risa:

1.- Leo  

Estás en el número 1 de los signos a los que intentan arruinarles la vida y lo único que les da es risa. Como la mantequilla, así de rápido se te resbalan los dimes y diretes de gente que no tiene nada qué hacer. Estás harto, de que te digan que eres un ególatra, antes te enojabas, pero ahora te da igual. Ahora entiendes que es su forma de adorarte, que no vas a bajar la guardia sólo por gente que te quiere ver tendido en el piso. Eres como el Sol, tu talento va más allá y tu generosidad habla por sí sola, no tienes que demostrar absolutamente nada a nadie. Te importa mucho más lo que ves cada mañana frente al espejo, lo que te dice tu mente y lo que hay en tu corazón. Tal vez el Leo de antes, el inseguro, el que no podía contener las lágrimas ya estuviera hecho pedazos. Pero el Leo de ahora tiene la suficiente inteligencia emocional como para ponerse en primer lugar en todo. No, no es delirio de superioridad, es darse el lugar que se merece. Esa gente no te mantiene, no hace nada por ti, ¿por qué tendrías tú que enojarte por algo que piensan? Por favor, qué peores cosas te han dicho y sigues aquí. 

2.- Géminis 

Ellos dicen que tienes dos caras, que vas por la vida dañando corazones ingenuos y que amas jugar con fuego. Esa personalidad tan fría no te describe y lo sabes. Sabes que eres mucho más que eso y que no piensas callarte ni dejar de hacer lo que amas sólo por darle gusto a unos cuantos. Sí, eres un signo de aire y vaya que eso te ayuda a dejar ir, a activar tu parte resiliente e ignorar la mala vibra del de al lado. La gente que te quiere joder te da tanta risa que muchas veces hasta te alegra el día, pues ni para decir las cosas de frente son buenos. Por ahí andan hablando a tus espaldas y cuando te les paras de frente agachan la mirada. Es tu brillo el que te mantiene de pie, porque Mercurio no te suelta, al contrario, te da la habilidad de sacar todo lo que hay en tu corazón. Tu intelecto es superior y lo sabes, ni de broma te vas a bajar al nivel de alguien que vale tan poco como para invertir tiempo en hablar pestes de alguien más. Ahora estás más abierto a escuchar esas opiniones, pero no te piensas enganchar. 

3.- Escorpio 

El eterno villano de la cinta fantasiosa de muchos. Tal parece que ese papel se ha ganado Escorpio y sin menor esfuerzo. Simplemente no se lleva bien con la hipocresía como para invertir tiempo en quedar bien con todos. Escorpio ya está acostumbrado a que lo traten con la punta del zapato, no es lo que permita, es que inteligentemente entiende que llega un punto en el que ya no puede hacer nada ante la poca madurez emocional de personas tan negativas. Ahora que la gente diga lo que se le antoje de él, no piensa mover ni un dedo y mucho menos enojarse. Quizás eso es lo que más les duele, que no cae en su juego de niños de secundaria. Escorpio tiene tantos planes, tantos sueños divagando en su cabeza, que sería muy tonto de su parte caer en ese tipo de provocaciones. Por eso se enojan más, porque cuando más quieren joderlo, más feliz es y la vida lo bendice. No subestimes la astucia de Escorpio, porque es muy intuitivo y se da cuenta al instante cuando no vales la pena. Lo mejor que puede hacer es tratarte de forma indiferente. 

4.- Virgo  

Es claro que son contadas las personas que realmente te quieren con el alma y Virgo lo sabe de sobra, porque le ha tocado lidiar con quienes son unos de frente y tras sus espaldas se convierten en el peor de sus enemigos. La gente no tolera que Virgo sea tan perfeccionista, parece que tener disciplina y trabajar duro por los sueños, ya se convirtió en un pecado para muchos. Ese es el tipo de persona que finge aplaudir los éxitos, pero cuando ve que empiezas a subir como la espuma, cambia la jugada, porque te quieren bien, pero no mejor que ellos. Su cinismo es tan grande que se sienten con el derecho de juzgar cada uno de tus actos. Ahí es cuando te das cuenta que lo único que quieren es amargarte, así que no les vas a dar gusto. Es más, hasta tú eres exigente contigo mismo, si un día quieren hablar de ti, sin problema te pueden llamar para que se tomen un café y saquen todo su veneno. Digo, no les vaya hacer daño guardar tanto rencor innecesario. 

5.- Capricornio 

Está claro que Capri también es unos de los signos a los que intentan arruinarles la vida y lo único que les da es risa. A Capricornio lo odian hasta por su cara, porque sus sonrisas son selectivas y de sus carcajadas ni hablamos. Es un signo que está tan enfocado en superarse que difícilmente prestará atención a la gente mala vibra. Su alma es tan transparente que no siente la necesidad de hacer como que todo está bien cuando no es así. Si algo le molesta te lo dirá de frente y aunque la manera en que se empeñan en joderle la vida le termina dando risa, también puede ponerte un alto en seco. Un signo que no está para lidiar con opiniones ajenas, así que no te sorprendas si te baja de tu nube de un segundo a otro. Los Capricornio son sinónimo de responsabilidad y madurez, pese a quien le pese. Saben que hay gente infeliz que nunca estará contenta con nada y sinceramente no piensan desgastarse con alguien así. Si están de buen humor lo van a dejar pasar, pero si se trata de sus cinco minutos, que la vida te bendiga, porque cuando se enojan te dan en donde más te hiere. Si quieres joder te va a enseñar la forma correcta en la que se hace. 

6.- Aries 

Si hicieran una lista de las personas que odian sin razón a Aries, seguramente veríamos un montón de pergaminos apilados. Se ha ganado la fama de ser un signo que no tiene corazón, que es capaz de pisotear la sensibilidad de otros y que cuando se le mete una idea en la cabeza la terquedad lo nubla. Sin embargo, a Aries le da igual, que piensen lo que quieran, él sabe que no es así, que las veces en las que ha terminado una relación sufre igual o más que el otro y, que muchas veces se ha tragado humillaciones con lágrimas. Pero Aries lo ve como una simple ola que hay que ignorar, porque a fin de cuentas él es la misma marea luchando con todo lo que llega. La gente nunca deja de hablar, si Aries les hiciera caso ya hubiera terminado en un psiquiátrico, pero tiene muchas cosas más importantes qué hacer como para invertir energía en tan poca cosa. Tal vez para algunos sea un ser muy duro, pero no se arrepiente, su lema es simple, prefiere la verdad aunque duela que vivir en una sucia mentira. Quien lo entienda muy bien y quien no también. 

7.- Tauro 

Sin deberla, ni temerla, Tauro es uno de los signos más odiados de todo el zodiaco, sencillamente porque no se deja humillar por nadie, porque cuando intentan manipularlo ya los manipuló antes. Es quien siempre va un paso adelante y que difícilmente se va a dejar convencer por cualquiera. Además, es muy firme, si está trabajando en algo se mantiene hasta ver los frutos de su cosecha. Tauro se ríe en la cara de la gente que lo quiere joder, porque no entiende cómo es que están invirtiendo tanto tiempo en amargarle la vida cuando podrían estar trabajando en ser su mejor versión. Con los daños y los años, Tauro ha aprendido a obsequiarle silencio a quien no se merece ni un segundo de su atención, pero no quiere venganza, su inteligencia es más que caer en un juego tan bajo. Hay una parte de su intuición que confía en el karma y dejará que ponga a cada quien en el lugar que se merece. Es sencillo, se aleja de quienes lo llenan de veneno, porque el que se lo termina tragando al final es él y no piensa permitirlo.