La vida es ese sube y baja, que siempre nos tiene a prueba. A veces, creemos que no podemos más y justo cuando menos pensamos las bendiciones se hacen presentes. Porque la vida no se olvida de los que tienen un enorme corazón. Se les nota, en la forma en que miran, la manera en que sonríen y la bondad que derrochan en cada una de sus acciones. Hay gente que se viste de solidaridad y van por ahí, dejando huellas que duran hasta el último suspiro. Estos son los signos a los que la vida les devuelve lo bueno por su enorme corazón:

Hablo de los signos del zodiaco que no te sueltan, son como un abrigo para tus emociones. Los que no temen limpiarte las lágrimas o ayudar a quien lo necesita. Tienen el don de ponerle un toque colorido a los días grises. Son esas personas que te abrazan y te dan calma, aún cuando estás muy roto. Las mismas que te recuerdan que vale la pena levantarte aunque te duela el alma. ¿Ya pensaste en alguien? Seguro está en la siguiente lista: 

6.- Piscis  

Piscis es quien encabeza la lista y vaya que se ha ganado un buen lugar cuando se trata de mostrar el lado sensitivo. Es sinónimo de amor, de entrega, de fortaleza. Aunque le afecta todo lo que sucede a su alrededor, tienen una resiliencia en el alma que puede contra todas las batallas. Su esencia es única, es la que tiene quietud y alegría, la que te demuestra que pase lo que pase no te va a dejar si la necesitas. Es noble y sabe leerte de pies a cabeza, incluso cuando dices que no tiene nada. No te presiona, pero se queda hasta que te sientas mejor. 

5.- Cáncer 

Cáncer es quien manifiesta todos los tipos de amor. La persona que nació para ayudar, no está esperando recibir lo mismo a cambio, eso es lo que lo distingue del resto. Es un signo que se quita las máscaras, sus emociones no entienden de filtros y odia jugar con los demás. A veces, la vida se pone pesada, parece que su objetivo es tocar sus debilidades, porque conoce la fuerza que hay en sus entrañas. Cáncer es tan fuerte que impacta a cualquiera, es quien puede estar hecho pedazos y aún así te va a regalar una sonrisa. 

4.- Tauro 

Detrás de una personalidad exigente, minuciosa y perfeccionista, se esconde una de las almas más dulces del Zodiaco. Tauro es quien muestra una postura firme y quien no se dobla ante cualquiera, pero cuando llegan las personas indicadas a su vida no hay marcha atrás, las llena de recuerdos. No es el tipo de persona que empalaga, pero le encanta estar presente en todos los sentidos. Es el que pone como prioridad la salud mental, emocional y física, siempre en busca de la estabilidad y con el valor de defender lo que ama. 

3.- Libra 

Libra es ese ser tímido al que le cuesta compartir su lado vulnerable con cualquiera. Sin embargo, tiene una parte sociable, solidaria y muy empática, que la vuelve una de las mejores personas que te puedes encontrar en la vida. Es un signo muy genuino, esa es la razón por la que se gana la admiración y la atención de la gente a su alrededor. Tiene un corazón enorme y le apuesta a lo justo, no tengas miedo de que te juzgue. Libra primero hará lo que esté en sus manos para entender cada uno de tus comportamientos. 

2.- Escorpio 

Es curioso la fama que ha adquirido Escorpio, pero también es uno de los signos a los que la vida les devuelve lo bueno por su enorme corazón. Muchos lo consideran un signo que pone barreras, el misterio del zodiaco y que algunas veces puede llegar a ser muy frío. No obstante, es uno de los más entregados cuando se trata de amar. Es sólo que tiene que sentirse seguro para dar el paso. Escorpio necesita sentirse valorado para que te muestre de forma profunda su lado amable. Pero, en realidad tiene un corazón enorme, de esos con los que quieres pasar el resto de los días. 

1.- Leo 

Leo es romántico, detallista y humanitario. Es un signo que tiene el valor para protegerte de forma increíble, quiere que las personas que ama se sientan seguras en todos los sentidos y siempre trabaja duro para que así sea. Leo es un ser de palabra, le gusta cumplir y que lo reconozcan por lo mismo. Siempre recordarás al Leo de tu vida, porque te cambia para bien, para recordarte que vale la pena luchar incansablemente por cada uno de esos sueños que no le cuentas a nadie.