Una vez leí que los abrazos son las raíces que hacen florecer los cuerpos. No importa que tan desapegado seas a nivel emocional, refugiarte en los brazos correctos no sólo te llena de calma, te reinicia la vida. Una manera genuina de conectar con el otro, tanto que las palabras sobran, son dos almas dispuestas a mostrar su lado humilde. Es por ello que hay signos que aman los abrazos en los que sin querer cierras los ojos. Porque te hacen sentir tan bien, que de repente nada importa, las preocupaciones se paran y sientes paz. Los siguientes signos saben de lo que hablo: 

1.- Aries 

El que encabeza la lista de los signos que aman los abrazos en los que sin querer cierras los ojos, el signo que no teme mostrar sus emociones, el que muchas veces se convierte en el pilar que otros necesitan. Ese es Aries, el valiente, el arriesgado, el que sabe que ya no es el mismo de antes y ahora tiene la gallardía de poner límites cada que se lo propone. No es de extrañarse que sea de las personas que valoran los abrazos, porque sinceramente no es de los que les demuestra afecto a todo el mundo. Aries, sabes que eres bastante selectivo, son contadas las personas a las que les cuentas lo que te rompe. Sin embargo, agradeces cuando se quedan a tu lado, cuando no te cuestionan ni te juzgan, simplemente se convierten en el acompañamiento que te sana y te llena de vida. Para ti el abrazo que vale la pena, es en el que te quieres quedar por más tiempo. El que no te importa que tan largo sea, porque te llena de alivio. 

2.- Cáncer 

Cáncer, eres la persona que no se conforma, que no está dispuesta a quedarse con la apariencia de la gente, quieres ir más allá. A ti te gusta sumergirte en el mundo del amor, de la sinceridad, de aquellos que no les asusta que los vean llorar o reír hasta que su estómago no pueda más. Te gusta ir contra la corriente cuando es necesario, sentir la adrenalina acelerando tus pasos. Eres así Cáncer, un alma protectora, que sabe que la vida no es perfecta y que hay momentos en los que no tienes más opción que sacudirte el raspón y seguir avanzando. Sin embargo, un abrazo nunca está de más, sobre todo, aquellos que son capaces de unir todas tus partes rotas. A veces, no necesitas escuchar nada, no quieres que te entiendan, porque hasta tú luchas con comprender el revoloteo de tus emociones. A veces, sólo necesitas un abrazo para continuar, para que te recuerden que pase lo que pase todo estará bien. 

3.- Leo  

Hay abrazos impetuosos, locos, profundos, así como los de Leo. Un signo que no se anda con pequeñeces cuando se trata de demostrarle amor a las personas que ama. Leo, no es tan exigente en cuestiones de relaciones, sólo quiere un vínculo leal, alguien que esté dispuesto a quedarse a su lado incluso cuando los huracanes emocionales lo visiten todos los días. A Leo le gusta lo simple, escuchar que alguien se preocupa por él, recibir una caricia, un beso, un abrazo. Leo, adora cuando le dicen que lo aman, es con lo que realmente se queda del otro. Por eso ve los abrazos como algo sagrado, un momento que no debería ser interrumpido por nadie, porque ahí lo mismo puedes sonreír que llorar. A veces, Leo no dice nada, hace como que tiene todo bajo control, prefiere callar para no convertirse en una carga, pero cuando lo abrazan y se siente tan bien, como para cerrar los ojos, sus lágrimas se llegan a asomar. 

4.- Tauro 

Hay gente que te abraza y te llena de vida, de paz, de ganas de seguir adelante. Tauro es uno de los signos que aman los abrazos en los que sin querer cierras los ojos. Gente como Tauro, al que no le asusta gritar a los cuatro vientos lo que siente. Si puede estar en contacto físico con los suyos, lo hace, porque sabe que los momentos se van como agua entre las manos. Así que, se ha vuelto un coleccionista. Siempre en busca de más, quiere realmente conectar con las personas. Por nada del mundo se perdería un abrazo, porque ahí encuentra el amor, la ternura y la protección, que de vez en cuando necesita. Tauro, está acostumbrado a ganarse la vida por sí solo, a no quedarse de brazos cruzados, a mover todas las montañas que se le atraviesen. No quiere a nadie que le solucione la vida, quiere lazos sanos, que estén dispuestos a acompañarlo en cada paso y que puedan reconfortarlo cuando todo se venga abajo. 

5.- Capricornio 

No te dejes llevar por las apariencias, no hagas caso de lo que dicen de Capricornio, porque hay momentos en los que es tan dulce que hasta él mismo se sorprende. Estamos hablando de una de las almas más transparentes de los signos del zodiaco, realmente no tiene la necesidad de fingir ser alguien que no es. A ti Capri, te gusta que te valoren con todo y tus momentos fríos, porque ahí es cuando te das cuenta de que la persona te quiere por lo que eres y no por una fantasía que se hizo en su cabeza. Eres de los que más aprecian los abrazos, porque no los das muy seguido. Hay algo en ti que te dice que siempre puedes, que te aferres a tus objetivos y que te limpies las lágrimas para seguir avanzando. Estás acostumbrado a que todo te salga bien y cuando una pieza cae, prefieres callar. Sin embargo, los que te conocen de verdad saben cuando algo anda mal y ahí es cuando te abrazan sin decir nada. Sin duda, es de los detalles que más amas. 

6.- Libra 

Abrazos justos, llenos de paz, de oportunidades, esa es la forma en que Libra te llena de buena energía. Un signo que no debería faltar en tu lista de los signos que aman los abrazos en los que sin querer cierras los ojos, de amistades porque sus consejos vienen desde la inteligencia, de poner todo en una balanza y no juzgar a nadie. Libra, sabe cómo limpiarte las lágrimas y devolverte la sonrisa, pero, ¿quién le ayuda? A veces, lidia con demasiado dolor, pero prefiere no decir nada por miedo a que no comprendan lo que está viviendo. Su naturaleza es dar amor, si ves a Libra muy callado y distante, probablemente está intentando desatar un nudo en su garganta con el que ya no puede más. Quizá sólo necesita  un abrazo, de esos que sin querer cierras los ojos, los que te hacen olvidarte de todo, al menos por un momento. Libra, no quiere que un milagro le resuelva el problema, sólo a alguien que esté dispuesto a escucharlo, que le haga sentir que no está solo y que siempre hay un nuevo día para intentarlo. Una de esas personas que te dan ganas de abrazarles hasta el alma.