Hay signos del zodiaco a los que un día rompieron tanto que por un instante creyeron que no volverían a sonreír igual. Sin embargo, con el paso del tiempo entendieron que la vida todo cobra y nada olvida, así que ellos tienen la conciencia tranquila. Mejor que se preocupen aquellos que hicieron mal. La vida es cabrona y todo se regresa. Por ahí le dicen karma, otros destino, el chiste es que las malas acciones no se quedan en el aire, cuando menos piensas la lección aparece, y sacude tanto las heridas que ahí es cuando regresan pidiendo perdón. No te equivoques, a los siguientes signos no se les da eso de reciclar personas y menos si los lastiman. Estos son los signos que confían al máximo en el famoso Karma:

1.- Géminis 

Es cierto, todos en algún punto rompimos nuestras propias reglas por terminar enredados con la persona que creíamos era la indicada. Géminis puede parecer un signo muy valiente, al que no le afecta mucho eso de los corazones rotos, pero por dentro es de las almas más sensibles del zodiaco. Se calla, llora su dolor y después sale a la vida a seguir luchando por lo que quiere. Lo malo y lo bueno de un Géminis, es su parte soñadora, porque tiene la mala costumbre de adornar las cualidades de la gente que le gusta, no se atreve a ver de forma cruda y se termina enamorando de alguien que sólo existe en su imaginación. Es por ello que sufre demasiado a la hora de decir adiós. Es duro darse cuenta de que la persona que amabas terminó siendo peor de lo que muchos te advirtieron, pero no queda más que soltar. Géminis, no se va a vengar, sabe que la vida le dará un poco de su propia medicina. 

2.- Cáncer 

Tú eres la persona que no saca a alguien que amó de su vida así como si nada. Necesitas realmente tiempo para que ya no te duela y después de tantas vivencias no te piensas presionar. Tarde o temprano lo vas a olvidar. Vas a entender que la vida no te quitó nada, te salvó de quedarte al lado de la persona equivocada y vivir un infierno. Eres un signo muy emocional, por más que intentes sonreír las lágrimas se hacen presentes sin previo aviso y ahí es cuando recuerdas que en tu pecho aún duelen los suspiros. Puede que en el momento la rabia te haga decir cosas muy hirientes, luego se te pasa. No te vas a enganchar con gente que no vale la pena, no importa si tienen que pasar meses para que recuperes tu brillo. Lo harás, lo malo es que esa persona no estará preparada cuando la vida toque a su puerta y le recuerde lo mal que se portó contigo. Sin embargo, en tu corazón hay tanto amor que le sigues deseando lo mejor, pero muy lejos de ti. 

3.- Virgo 

No es por rencor, pero se siente bien darte cuenta de que en la vida toda la maldad vuelve a su remitente. Las mentiras, la traición, la humillación, es algo que marca un antes y después en tus días. Una vez que te liberas es posible recuperar tu paz, cosa que el agresor nunca hará. Cuando Virgo ama quizá no sea la persona que anda llenado de besos, abrazos y caricias, todo el tiempo. Le gusta dar espacio, que se extrañen, pero lo más importante es que se respeten. Puede ser muy paciente para algunas cosas, sin embargo, no va a tolerar quedarse al lado de alguien que sólo le hace daño. Quiere un amor dispuesto a amar de verdad, alguien que tenga las ganas de cuidar la relación todos los días. Un amor con el que no tenga que esconder su parte vulnerable, por miedo a que después lo use como arma en su contra. Si no es así se marcha y deja que la vida le dé a cada quien lo que se merece. 

4.- Libra 

Qué chistosa es la vida, justo como las tarjetas de crédito, puedes disfrutar a la mala todo lo que quieras, sin embargo, vas a tener que pagar posteriormente. A Libra, le costó mucho trabajo entender que hay mucha gente que dice amarte y a la primera oportunidad que tienen te traicionan. Da igual los años que lleves a su lado, nada te garantiza que esa persona es cien por ciento de fiar. Al final, de eso se trata, lanzar una moneda al aire y esperar a ver qué pasa. Eres un signo muy romántico, aunque tengas la manía de esconder esa parte de ti y hacerte el fuerte para todo. Sin embargo, te duele mucho despedirte, no sólo por el amor que sientes, también por ti, te decepciona haberte equivocado tan feo con alguien y el sufrimiento se hace presente. Está bien que te cueste el doble, porque eso significa que te entregas como nadie. Nunca dudes de ti, no eres tú el problema por amar de verdad. Es el otro que no sabe valorar. 

5.- Acuario 

Lee bien Acuario, quien te hace daño al final te necesita, regresa suplicando, pero ahí es cuando tu parte valiente se hará presente y no va a permitir que te vuelva a ver la cara. Te costó mucho entender que los demás no siempre están listos para darte el mismo cariño que reciben de tu parte. Hay gente que por más que la ames te rompe y es duro porque en su momento la pusiste en un pedestal, sin embargo, te terminó decepcionando. Lo bueno es que la vida da mil vueltas y cuando menos piensas ya estás del otro lado. En el lado en el que puedes sonreír, dejar ir y continuar. Sin embargo, para la otra persona las cosas no pintan igual. Si antes se burlaba de ti, ahora recuerda con culpa lo cruel que fue, pero es demasiado tarde, de nada sirve su arrepentimiento. El daño ya está hecho y no piensas volver a remover la herida. Ahora, su responsabilidad es enfrentar la situación. 

6.- Piscis 

La vida no se equivoca, por algo todo el tiempo te hace ver que aunque las personas sean malas contigo, tú tienes que seguir siendo bueno. Tu amabilidad y amor no tienen que ensuciarse por el mal querer de las personas. A veces, no son sólo las parejas las que te hieren, también los amigos y la familia. Por fortuna, has ido aprendiendo que no todos merecen lo mejor de ti, es más hay quienes ni siquiera merecen una explicación. A la persona que te lastimó le deseas lo mejor del mundo, pero no vas a poner en riesgo tu estabilidad por tan poca cosa. Tu romanticismo es para los que lo valoran y tu sensibilidad prefieres guardarla como un tesoro. De todos modos ya tienes claro que todo lo malo que te hicieron se les devolverá por causa y efecto. No llevas prisa, ni te interesa ser testigo de su sufrimiento, sin embargo, te da tranquilidad saber que lo que hizo no se vale y tendrá que enfrentar las consecuencias.