Hay personas que parece que conoces de otra vida, con las que puedes ser simplemente tú, sin esconder nada de tu esencia. Son los amigos que te dan la libertad de todo, porque hagas lo que hagas no te juzgan. Con ellos puedes reír hasta que te duela el estómago, pero también llorar una noche entera. Tienen el don de cambiar tu día con sólo enviar un mensaje, porque su energía lo supera todo. Sin duda, la vida es más bonita a su lado. ¿Ya pensaste en alguien? Hay signos del que cuando se juntan son un peligro para la sociedad, pero un alivio para el corazón. 

Aries y Libra

Definitivamente la conexión entre Libra y Aries es mágica, tienen la habilidad de comunicarse con sólo miradas. Lo suyo es muy genuino, una amistad que no exige, que está llena de bondad, de amor y de admiración. La mejor palabra para definirla es la hermandad, porque superan todo los límites y se arrancan los filtros desde la raíz. Cuando están juntos su afinidad se contagia, la gente los recuerda porque se divierten sin importarles nada,  una carcajada tras otra y no necesitan de lo material, pueden estar a la orilla de la calle comiendo su botana favorita y con eso basta. Su amistad es de las que puede durar para toda la vida, no se cansan, no se aburren, se aplauden cada paso y no se sueltan cuando las lágrimas se hacen presentes. Libra llena de amor la vida de Aries y Aries le recuerda todos los días que el vivir es hoy y que no hay que dejar pasar ninguna oportunidad. 

Tauro y Virgo

Dos signos de Tierra, que en el momento que deciden tomarse fuerte de la mano ya no hay marcha atrás. Caminan con pasos equilibrados, llenos de confianza y sin miedo a los riesgos que la vida les pueda presentar. Digamos que entienden a la perfección su lado obstinado, porque saben que es necesario para salir a conseguir lo que quieren. Cuando Virgo y Tauro se juntan son dinamita pura, simplemente alcanzan el éxito. Sin embargo, son dos corazones llenos de generosidad. Puede que Virgo sea un poco más tímido, pero Tauro le da el empujón que necesita para agregarle un poco de caos a su vida. Eso no quiere decir que su amistad sea aburrida, se divierten como todos los demás, pero jamás dejan de lado la parte responsable. Podrán quedarse en la fiesta hasta el día siguiente, pero no faltarán al trabajo. Son muy leales, nunca se dejan en ridículo y cuando se trata de vencer a otros, cuidado, porque son tan inteligentes que no necesitan mover un sólo dedo para derrotarte. 

Géminis y Acuario 

La gente los juzga, dos signos de aire que han tenido que vivir con señalamientos y comentarios inventados. Sin embargo, tanta mala vibra los ha vuelto más fuertes, han aprendido a dejar ir todo lo que no les sirve y cuando Acuario y Géminis, deciden tener  una amistad, es mejor que se alejen porque su unión es increíble, pueden hacer lo que se les antoje y tendrán el éxito asegurado. Su afinidad es al instante, dos mentes brillantes que no ven el mundo como el resto. Géminis es un signo que siempre quiere más, así que hace que Acuario salga de su zona de confort y se sienta seguro, porque pase lo que pase siempre estará a su lado. Mientras que Acuario enriquece el intelecto de Géminis, sus ideas simplemente no conocen límites y cuando menos piensan ya están planeando cómo salir a conquistar cada rincón del mundo. Es tanta la química que muchas veces creen que son pareja. 

Cáncer y Capricornio 

El dúo del poder, del compañerismo, de los pantalones que se necesitan en esta vida para enfrentar el día a día. Así es la relación entre un Cáncer y un Capricornio, cuando se encuentran tienen muy claro que su vínculo será para siempre. Cáncer pinta de colores el lado gris de Capricornio, con un poco de emoción, de empatía, lo invita a indagar en su lado intuitivo. Son grandes cómplices, porque Capricornio le ayuda a llegar a la cima, a poner sus sueños en una lista y lo motiva a trabajar muy duro para hacerlos realidad.Cáncer es protector, no dejará que nadie hable mal de Capricornio y mucho menos que le haga daño. Mientras que Capricornio es muy leal, lo demuestra con hechos y no palabras, lo que hace que Cáncer se sienta más seguro que nunca. Cuando están juntos las risas no pueden faltar, realmente disfrutan de cada momento y no necesitan caer en excesos para guardar grandes recuerdos en su memoria. 

Leo y Sagitario 

En el momento que dos signos de fuego deciden unirse en nombre de la amistad, es mejor que nadie intente meterse con ellos, porque ahí hay mucho ego y orgullo. Dos signos que nacieron para brillar y lograr lo que quieren,  a los que ni les va ni les viene los comentarios negativos de la gente que no tiene nada que hacer. Leo es innovador, líder, pero también tiene un lado tradicional, cuando te promete que estará en las buenas y en las malas, así será. Su palabra es su mejor presentación. Mientras que Sagitario se vuelve el anfitrión de su vida, quien le ayuda a romper con la rutina, se vuelve su válvula de escape. Leo le puede contar lo que sea a Sagitario y sabe que el consejo que sale de su boca es el más sincero y eso lo valora demasiado. Cuando están juntos es imposible no voltear a verlos, derrochan seguridad y un magnetismo que inspira. Realmente cada minuto juntos está lleno de un montón de adrenalina. 

Escorpio y Piscis 

Dos signos de agua que deciden ser compañeros de tristezas, de miedos, de alegrías. Esos son Piscis y Escorpio, que cuando se juntan le hacen honor a la comprensión, a no minimizar las emociones, se entienden sin complicaciones, porque dejan que el otro exprese todo el dolor o la rabia que lleva dentro. Es el tipo de amistad en la que no hay momento para criticar, porque quieren refugiarse y ahí es cuando encuentran un equilibrio, porque a pesar de tantas grietas, siguen adelante, no se rinden y aprenden a reír en medio de un día gris. Son los locos que se aferran a las carcajadas, los que aprendieron a soltar lo malo y deciden quedarse con lo bueno. Sin embargo, cuando la vida los vuelve a golpear, no se guardan nada, porque saben que se pueden entender y que aunque el resto de la gente los llame exagerados, sólo ellos reconocen que su corazón es tan bueno y tan sensible, que es lógico que los demás los critiquen. 

Aries y Géminis 

¿Quién dice que el fuego y el aire no pueden encontrar un equilibrio? El vínculo entre Aries y Géminis es tan firme, que puede durar una vida entera, de esas amistades que seguro seguirán mostrándose en el jardín de un asilo. Su amistad está llena de poder, de esas ganas arrebatadas de vivir cada instante. Aries es quien le agrega un toque riesgoso a todo y a Géminis le encanta la idea de romper con lo convencional. Su lista de locuras es tan larga, que asusta a varios. Géminis y Aries, han hecho todas esas cosas que los demás no se atreven, entre más extremo para ellos mejor y vaya que les gusta hacer que su corazón lata de forma acelerada. Son los locos, los que no están listos para vivir un día aburrido, porque no saben si mañana tendrán la oportunidad de abrir los ojos. Ellos viven el hoy y no hay más. 

Tauro y Cáncer 

Un signo de Tierra y agua, unidos por la química de sus miradas, sus abrazos, su valentía. Esa es la amistad que surge entre un Tauro y un Cáncer. Cuando el toro transmite su energía es capaz de ponerle equilibrio a la vida de Cáncer, no es que le solucione sus problemas, es que le ayuda a quitar los nudos que no lo dejan seguir avanzando. Tauro, es el metódico, trabaja muy duro por lo que quiere y no permite que nadie le vea la cara. Así que, se vuelve un alivio para Cáncer, el amigo que siempre está para darle una mano cuando todo va mal. Por su parte, Cáncer tiene el don de ablandar el corazón de Tauro, no es que sea cruel, pero por desconfiado pone un montón de capas antes de mostrar su lado vulnerable. Pues con Cáncer, todo eso desaparece, se siente confiado y puede expresar su lado más dulce sin ser juzgado. Cáncer sabe que Tauro se merece lo mejor y le ayuda a mantenerse en el camino correcto. Aunque Tauro no es el más cariñoso del mundo, tiene el valor de limpiar las lágrimas de un Cáncer. 

Géminis y Libra 

Buena vibra, amor, encanto, el don de encontrarle todo lo bello a los días. Así es como podríamos describir la amistad entre un Géminis y un Libra. Dos signos del zodiaco que se encuentran para quedarse juntos por mucho tiempo, porque uno tiene lo que al otro le falta, así que pueden analizar todo desde dos grandes puntos de vista. Géminis es radiante, su magnetismo se siente a kilómetros y aunque muchas veces siente la necesidad de romper con todo tipo de rutina, encuentra un equilibrio gracias a Libra. De hecho, Libra es quien da los mejores consejos, se adaptan fácilmente el uno al otro, y al final lo que quieren es ser felices y amar. Dos signos a los que no les importa lo material y que te valoran por lo que hay dentro de tu corazón. Géminis le pone lo divertido y Libra tiene su lado sereno, no siempre quiere fiesta, hay momento para todo y ahí es cuando pueden disfrutar de verdad, sin caer en lo extremo. 

Capricornio y Escorpio 

Una amistad misteriosa, llena de intensidad y también ratos nostálgicos. Sin duda, el encuentro entre un Capricornio y un Escorpio, es un torbellino de emociones, pero sólo aquellos que lo han vivido saben que vale mucho la pena. Capricornio queda hipnotizado por la intrigante vida de Escorpio, todos esos aparentes secretos que lo envuelven. Escorpio tiene ese lado rebelde, impetuoso, pero también tiene sus objetivos muy claros y no va a permitir que nadie le vea la cara, eso se vuelve un imán para Capricornio. Capri es más disciplinado, terrenal y eso le ayuda a Escorpio a encontrar un punto medio. Su amistad es sinónimo de avance, de transformación a nivel mental y físico, conectan de una forma muy pura. 

Virgo y Piscis

Cuando el agua y la Tierra se unen gracias a la gran bondad que existe en los corazones de Virgo y Piscis. Su amistad es la que rompe con todos los estereotipos, porque lo emocional y lo analítico sí pueden llevarse a la perfección, son más parecidos de lo que muchos imaginan. A simple vista Virgo suele ser muy tímido y lo es, le cuesta trabajo expresar su verdadero yo, porque en el fondo le aterra que le rompan el corazón. No obstante, Piscis lo hace sentir en paz, le da esa sensación de que todo está bien y pronto encuentran la manera de abrazar sus defectos y trabajar muy duro por sus sueños. Cuando están juntos las diferencias quedan en el aire, son el uno para el otro y lo único que quieren es disfrutar del momento. Su energía es sagrada, Piscis cuida las emociones de Virgo e impide que se llenen de grietas, pero sí eso sucede, le demuestra que no está solo y que estará a su lado para apoyarlo en todo. De hecho, si llega un día en el que lo suyo ya no funcione, se guardan en alma para siempre, su amistad no se olvida. 

Acuario y Leo 

Sí, aunque suene cliché, los polos opuestos se atraen y vaya que lo hacen de una forma arrasadora. El vínculo entre Acuario y Leo, es sinónimo de intensidad, una combinación que se roba miradas, porque el poder de su energía se percibe a kilómetros. Se complementan sin exigir nada  a cambio, simplemente construyen algo recíproco. Leo le inyecta chispa al espíritu de Acuario, le ayuda a romper con la rutina y cuando menos piensan ya están en camino a realizar una nueva locura. Acuario cree en Leo, en sus ideas, en sus sueños, le demuestra que estará ahí cuando llegue a la cima y que durante el camino no lo va a soltar. Lo suyo se convierte en algo tan leal, que no necesitan hablar todo el tiempo. A veces, están centrados en su mundo y dejan pasar todo, pero al final siempre vuelven a hablar y es como si se hubieran visto ayer. Una amistad sincera, en la que no se juzgan, simplemente se miran  y se preguntan, ¿qué harían el uno sin el otro? Simplemente la vida no sería igual, al menos, no tan colorida.