No se puede ser feliz y envidioso al mismo tiempo, ¿qué quieres ser? La envidia es uno de los sentimientos más amargos con los que se puede encontrar el alma. Te pierdes de todo, porque tu atención está en el otro, en lo que tiene, lo que no tiene, en su coche, su casa, su trabajo, su familia, ¿y tú? Hay signos del zodiaco que deberían hablar menos y no porque sean malos, es porque hay quienes no quieren que brillen.

¿Alguna vez has estado en un sitio en donde la vibra se siente pesada? Es como que por más que intentes sonreír o fingir que no pasa nada, te empiezas a sentir agotado. La mala vibra se extiende rápidamente, por eso siempre se recomienda creer en tu intuición, hacer una pausa y preguntarte, ¿realmente quiero estar aquí? Date tu lugar, porque hay personas que no quieren que brilles, que los celos las han cegado y que sólo están esperando que tropieces para satisfacerse.

Signos que deben hablar menos

Hay signos del zodiaco que no lo pueden evitar, simplemente el Universo está de su lado. Algunos dicen que son de carácter blando, pues no pueden evitar caerle bien a la mayoría de la gente. No obstante, eso puede resultar amenazante para otros, para los que se enojan por tus victorias y por esa razón deberías cuidar lo que dices, al menos cuando en el aire se siente la energía negativa.

Hay quienes no quieren que brillen estos signos del zodiaco, porque se sienten menos a su lado, no creen ser lo suficientemente buenos para realizar cualquier actividad y de alguna manera creen que estos signos tienen la vida perfecta, aunque no es así. Sin embargo, ven la vida diferente, esa es la diferencia, porque todos tenemos problemas pero la forma en que los solucionamos es distinta. Veamos la lista de los que se tienen que cuidar:

  • Aries

Energía, coraje y positividad, esas son algunas palabras con las que podemos describir a Aries, lo que puede ser la causa de que a las personas les moleste su brillo. Son pioneros en todo lo que hacen y cuando se trata de cumplir algún objetivo no ceden, se plantean ambiciones de forma positiva. Sin embargo, a la hora de mostrar su lado vulnerable hay quienes aprovechan para envidiar o hablar mal, por ello te recomiendo que prestes atención antes de hablar sobre temas profundos con cualquier persona. Ser sincero es parte de tu personalidad, pero hay quienes lo ven con maldad.

  • Géminis

La razón por la que Géminis derrocha brillo a donde sea que vaya, es por su personalidad, son un misterio que encanta. Personas fuertes, creativas y comunicativas, siempre y cuando, se sientan cómodas. Además, les gusta romper las reglas en el buen sentido, de ahí que logran todo lo que se proponen. Lo malo es que a veces pierden el control, pueden llegar a ser muy emocionales y aunque tengan buenas intenciones, la otra persona puede tomar sus palabras de forma negativa. En ese caso, hay que contar hasta diez antes de decirle tus planes a cualquier persona, porque ya sabes, uno nunca termina de conocer a la gente.

  • Libra

La luz en persona, si hay algo que Libra tiene a su favor, es esa bonita vibra con la que enfrenta todo lo que se le presenta en la vida. Es una persona simpática, inteligente, cariñosa y un poco idealista, pero no pierde el piso. Estas cualidades son grandes armas para cumplir lo que quiere, su brillo se nota a kilómetros y, por supuesto, que a varios les molesta. De hecho, Libra es el signo más civilizado del zodiaco, así que rara vez cae en conflicto. Aún así, lo mejor es pensar muy bien las cosas que dices, se vale reflexionar cada pensamiento, porque algunas personas lo usarán para lastimarte. 

  • Capricornio

Para cerrar la lista con broche de oro, tenemos al encanto de Capricornio, un signo del zodiaco terrenal, sabe muy bien lo que quiere y no quita el dedo del renglón. Cuando se trata de planes a largo plazo son expertos, por lo mismo muchas personas no soportan su éxito. Además, son perfeccionistas, se exigen todo el tiempo y eso de conformarse simplemente no va con su personalidad. Por ello, se recomienda que midas muy bien tus palabras antes de decir lo que sientes, pues tu honestidad se puede malinterpretar de forma intencional y terminarás metido en algún problema.