Un día sientes llagas en el alma, ese momento en el que la respiración no es suficiente. Cuando intentas e intentas, pero no logras salir de lo mismo. Este año fue crudo, no avisó, sólo llegó a fragmentarnos el corazón hasta que ya no pudieron salir más lágrimas. Eras tú contra una ola de ira imparable. Se te fue gente que amabas, perdiste el sustento, las ganas de todo. Te hundiste tanto que por un tiempo no lograste verte frente al espejo, no eras tú. Fuiste una sombra llena de dolor. Los signos del zodiaco de esta lista saben de lo que hablo, son signos que este año conocieron su versión más rota pero también la más fuerte. 

1.- Tauro 

Fue un año de lecciones, te diste cuenta que las cosas no siempre son como las pintan. Que muchos de los que decían quererte con el alma, huyeron cuando te vieron con depresión. Descubriste que hay gente buena capaz de darte una mano aunque no tenga idea de quién eres. Un año en el que tu paciencia se puso a prueba, porque había algo en ti que aún tenía la esperanza, pero sin darte cuenta te salías del camino y volvías a caer al hoyo. Tuviste que marcharte de un lugar en el que nunca fuiste bienvenido y por eso le das gracias a la vida, porque la incomodidad te alejó de donde no eras amado. Te reencontraste con tu lado espiritual, el que estaba desesperado por ser escuchado y pronto encontraste un alivio en la fe que escondías. Ahora, sabes que puedes estar llorando de dolor, pero también te puedes levantar con más fuerza. Descubriste que eres mucho más fuerte de lo que imaginabas. 

2.- Leo 

Hay algo con lo que Leo se queda por encima de todo, todas las veces que se falló por no fallarle a otros. Este año reveló las verdaderas caras de quienes lo rodean, las falsas amistades salieron a la luz, y pronto entendió que la vida no es tan simple como parece. Por más que intentes hacer el bien, siempre habrá alguien detrás de ti, una sombra negativa que está esperando que te descuides para ponerte el pie y verte caer. Sí, tuviste que llorar, tuviste que arrancarte del alma momentos que pensarías se quedarían tatuados hasta el último de tus días. Tuviste que aferrarte a tu lado dominante, resistir y resistir, aunque las lágrimas te nublaban los ojos. Este año Leo aprendió que ser aguerrido no es una opción, que hay que sacar el león que lleva dentro y defenderse pase lo que pase, porque hay gente que no merece su lado noble. También entendió que lo mejor es trabajar en silencio, dejar que el éxito haga ruido al final, porque las envidias aparecen de la nada y son expertas en disfrazarse. Así es esto, hay batallas que es mejor llevarlas a puerta cerrada, porque nunca sabes la intención de los demás. 

3.- Escorpio 

Definitivamente lo que Escorpio aprendió de este año es que no hay nada más doloroso, que despedirse de alguien que seguirá siendo parte de sus días. Es un signo al que le cuesta confiar, pero tiene un lado ingenuo que le dice que todo está bien y ahí es cuando le ven la cara. Duele, darte cuenta que tu propia familia, amigos de años e incluso amores, son los que te terminan haciendo más daño. Ahí es cuando no queda de otra que decir adiós, sacar a la gente tóxica es muy duro. Sobre todo, porque Escorpio es muy emocional, apasionado, deja que sus sentimientos sean los que decidan, pero no siempre es lo mejor. A veces, lo mejor es pensar con la cabeza fría, guardar un poco lo que dice el corazón y poner barreras. Escorpio, entendió que el dolor emocional no se compara con el físico, porque sientes que se te va el aire, nada te llena y le encuentras un punto malo a todo. Sin embargo, aprendió que ya no está para explicarle nada a nadie, cuando el otro está haciendo mal lo sabe, no es responsabilidad de Escorpio intentar cambiar su actitud. Hay muchas cosas que le dolieron y no dijo nada, pero así es mejor. 

4.- Sagitario 

Querido Sagitario, no salió todo como esperabas, pero vas a estar bien. Hay una parte de ti que no está dispuesta a soltarte, que decide sonreír aún con el alma rota. Este año te enseñó que no siempre vas a tener una mano cuando te caigas, y está bien, porque tienes que aprender a estar contigo. A llorar por las madrugadas si es necesario y recordarte que siempre puedes. No es bueno idealizar a las personas, porque cuando te enfrentas con la realidad duele. Es muy duro darte cuenta que lo que creías jamás existió, que tu imaginación te hizo maquillar la personalidad cruel de otros y que tus emociones no siempre están listas para resistirlo. Nadie te dijo que dolería tanto extrañar a alguien, que la ansiedad se convertiría en tu mejor compañía. Terminaste siendo frío, porque fue la mejor manera que encontraste para mantenerte a salvo. Enfrentaste lo peor, pero te quedó muy claro que si tienes que pedirle perdón a alguien, es a ti mismo, por todas las veces que permitiste que alguien te pisoteara. Ya no, ese Sagitario quedó en el pasado y no piensas voltear ni un poco. 

5.- Capricornio 

Vaya que este año te dio una tremenda sacudida, de esas que no avisan, de las que te roban lágrimas y te dejan un vacío en el estómago. Hay una parte de ti que desaparece, que por más que intentes fingir que todo está bien, por dentro estás hecho pedazos. Tuviste que dejar ir a alguien que amabas, no era tu intención, pero en el fondo sabes que fue lo mejor. Aprendiste que tu amor no basta, necesitas que el otro también dé el paso. Capricornio, ya no estás para rogar, quieres que te valoren. Decides quedarte con los amigos de verdad, los amores que te llenan, los familiares que te impulsan. Ya no quieres más tormentas en tus días, al menos, no las que no puedas controlar. La gente jamás entendería cuánto daño te hizo, pero tampoco piensas explicarles nada. Ahora, prefieres soltar, quedarte con lo que te hace mejor persona. Las malas rachas de este año te invitaron a descubrir una parte fuerte de ti que no conocías, la que te enseñó que al final tú siempre puedes todo. 

6.- Libra 

Sí, Libra entendió que por más sonrisas que le haya dado a una persona, no son garantía de que recibirá lo mismo a cambio. El encierro de este año lo llevó a pensar un montón de cosas, a darse cuenta que hay gente que está en su vida sólo por estar. Que su lado noble le abrió las puertas a almas oscuras, que en el fondo sólo buscan lastimar y minimizar cada uno de sus avances. Ya no existe ese Libra, ahora decidió mostrar su lado firme, el que no se va a conformar con la toxicidad de nadie. Libra, ya no quiere esforzarse en hacer que la gente cruel se vea buena, porque no todos tienen buenas intenciones y aceptarlo está bien. Aprendió que lo mejor que puede hacer es trabajar en sí mismo, sanar sus heridas, ser mejor persona y no engancharse con la opinión de los demás. Es tan valiente, que no va a dejar que el daño que le hicieron otros, transforme su forma de ser. En su corazón hay pureza, hay amor, hay ganas de seguir adelante y eso nada ni nadie se lo va a poder quitar. 

7.- Aries 

Aries, necesitó tanto de otros, lloró por alguien que no valía la pena, se entregó de verdad, amó como si no hubiera un mañana, ¿para qué? Para recibir sólo un montón de migajas que se clavaron en lo más profundo de sus inseguridades. Se rindió, ya no será la misma persona, este año lo cambió de una manera tan profunda, que no piensa bajar la guardia por nadie. Quizás, darse cuenta que a mucha de la gente que consideraba importante le da igual su esfuerzo, fue suficiente para abrir los ojos. Aries, entendió que no siempre tiene que estar al pie del cañón, que hay gente que no se merece ni siquiera que le dirija la palabra, y sí, duele mucho, pero es mejor alejarse ahora que conformarse una vida entera con alguien que no aporta felicidad a sus días. Ya no está dispuesto a cargar con la amargura de nadie, que se queden con su mala vibra, porque seguirá avanzando sin importar ningún comentario o crítica. Este año le enseñó que no está aquí para cumplir sueños ajenos, ya bastantes son los suyos, como para dejarlos en el olvido. Aries, nunca se quiso ir, es sólo que se dio cuenta que ya no sabía estar ahí, y esa fue la mejor decisión de su vida.