Hay que llorar por amor lo menos posible. Hay que desahogarse, pero después, hay que seguir adelante como sea. Hay signos que esto lo tienen bien claro, signos que lloran por amor tres días y al cuarto se ponen las zapatillas y a correr. Signos que tienen la resiliencia en cada poro, no son de los que tiran su vida por la borda, sólo porque su relación no funcionó. Son los que tienen el valor de recoger rápidamente sus pedazos y seguir avanzando, aunque duela el alma. ¿Te suena familiar? Tal vez estés en la lista: 

Sagitario 

Borrón y cuenta nueva. Sagitario sabe que la vida es así, cambia de la noche a la mañana y que en cuestiones del corazón nada es seguro. Se trata de encuentros y desencuentros, en los que un día tienes ganas de salir a recorrer el mundo con tu pareja y al siguiente ya no quieres volver a verla. Sagitario padece la ruptura unos cuantos días, pero no va a tirarse a la depresión por nadie. Con la misma fuerza que el dolor carcome su alma, se levantan, se limpian las lágrimas y deciden seguir avanzando. Sagitario sabe que, a veces, te toca estar arriba y otras veces abajo, pero al final el tiempo no se detiene, ¿por qué lo harías tú? 

Leo 

¿Quieres saber qué es lo que Leo tiene a su favor? Cuando se trata de darle vuelta a la página son unos expertos. La razón es muy simple, es un signo muy orgulloso, puede estar hecho pedazos, llorando hasta quedarse dormido, sin ganas de hacer nada, pero son pocos los que se dan cuenta. Leo sabe muy bien cómo sonreír y hacer como que no pasa nada, al final no tiene tiempo para perderlo en algo que ya no tiene futuro. Leo prefiere terminar como los grandes, agradecer lo que fue y recuperar su libertad. Ahí es cuando se da cuenta que tiene nuevas oportunidades y que no puede detener el reloj de su vida por alguien que no vale la pena. 

Capricornio 

Capricornio es así, puede amarte con toda su alma, extrañarte hasta las lágrimas y la ansiedad, pero aún así no irá a buscarte. Es el signo que recuerda que no puede dejar que un mal amor lo arrastre. Capricornio hace lo que esté en sus manos para terminar la relación de la mejor manera. No obstante, eso no quiere decir que quiera una amistad, por lo regular, se trata de signos que ponen punto final y no hay más. No es quien ruega, una vez que lo sacas de tu vida, ya no hay marcha atrás. No es el tipo de persona que se queda en una relación insana, en donde terminar y volver se vuelve costumbre. Capricornio conoce lo que es una verdadera despedida. 

Acuario 

¿Acuario sin alma? Dicen que es un signo que no tiene corazón, que no muestra sus emociones y varios han puesto su capacidad para amar en tela de juicio, sólo porque son distantes. La realidad es que cuando Acuario se enamora lo hace de una forma profunda, en la que no se exige, se respeta, no necesita a su pareja, decide estar con ella. Esa es la razón por la que su forma de amar es tan liberal. Sin embargo, cuando alguien termina rompiéndoles el corazón se sienten devastados, se hunden en el silencio de su habitación, escuchando cada uno de sus pensamientos. No obstante, es sólo por un par de días, después siguen adelante y hasta hacen algo maravilloso tras la ruptura. 

Géminis 

Géminis también es uno de los signos que lloran por amor tres días y al cuarto se ponen las zapatillas. Géminis es el tipo de amante que no conoce límites cuando se enamora, realmente es una de las personas más leales y entregadas en todos los aspectos. Sin duda, le cuesta trabajo al principio lidiar con una separación, pero recordemos que es uno de los signos más inteligentes, llega un punto en el que se van del lado de la lógica y guardan un poco sus emociones, ahí es cuando pueden analizar de forma profunda la situación. Géminis sólo necesita un par de días para asimilar, después de eso vuelve a recuperarse y salir a disfrutar, recuerda que es alguien que se aburre fácilmente, así que ni la depresión es algo que le llame la atención por mucho tiempo. 

Aries 

Aries es el alma intensa, arrebatada y amante del riesgo. El signo que no conoce lo que es amar de forma simple, necesita un toque de complejidad y otro poco de calor. Así es Aries, el signo que se desborda de amor por ti un día, pero si al siguiente ya no quieres saber nada de él, no pasa nada. Va a padecer el duelo por un par de días, pero después de desahogarse hasta la última gota, tomará más fuerza que nunca. Tanto que al analizar la situación se da cuenta que fue lo más acertado, quitarse ese peso de encima lo libera. Ahí es cuando entiendes que al final es mejor seguir solo, que estar con alguien que no siente lo mismo, ¿por qué quedarte con alguien que no es para ti? La felicidad está con alguien más, hay que seguir.