Según el signo que seas, tendrás más necesidad de tener tu espacio, tu intimidad, tu libertad, tu independencia… Todo forma parte de ese tipo de carácter que necesita sus momentos de estar solo, y que cuando tiene que ver con los sentimientos o las relaciones se traduce en no querer tanto un compromiso o estar todo el día con la pareja. Si estás con alguno de estos signos, aprende cuanto antes a dejarle su espacio, si te lo pide como si no. Lo necesita, y ganarás mucho si es algo que entiendes cuanto antes. Signos que necesitan su espacio y es mejor que se lo des ya:

Aries

Aries es un signo muy independiente y muy individualista. Siendo así es normal que necesite su espacio, ese espacio donde siente que puede hacer lo que le da la gana, donde no tenga que aguantar a quien no quiere, ni someterse a norma alguna. Para Aries, que tiende a ir en contra de las figuras de autoridad, en ese espacio busca donde puede escapar de personas que tratan de controlarle. A veces su espacio puede ser su propio coche, donde puede moverse hacia adelante, que es algo que le encanta, donde puede estar solo con sus pensamientos, e incluso hablar, decir lo que quiera, cantar o llorar. Otras veces, Aries necesita ese espacio cuando tiene una relación amorosa, porque estando en pareja, son muchas las veces en las que tiene que ceder parte de su independencia por la otra persona. En general, y al gustarle tanto ir por libre, Aries puede saturarse mucho con la gente, y en su espacio, busca quedarse solo sin tener que aguantar a nadie. Ahí se desintoxica, se renueva y coge fuerzas para volver y comerse el mundo. 

Cáncer

Cáncer necesita tener su espacio, sobre todo cuando tiene esos momentos en los que llega a tal nivel de saturación de los demás que, o se marcha o la lía parda. Todo parte de esa forma de ser de Cáncer en la que se da mucho a los demás, en relaciones que abarcan tanto el dar mucho y cuidar a los suyos como el querer recibir también de ellos lo mismo. A veces, no es que quiera que le den lo mismo, pero sí lo suficiente para no sentir la injusticia y de ahí a cabrearse, solo hay un trecho. Así, cuando Cáncer ve que da, y da, y se entrega, y se entrega, y no recibe lo que considera justo, se aleja, se aísla. Para pensar, para reflexionar, para despotricar contra “ese o esos enemigos”, para llorar, para patalear… A veces ese espacio es su caparazón, ahí donde se repliega y puede estar durante tiempo y en silencio. En ese caparazón es donde se mete Cáncer cuando tiene que seguir estando con los demás porque no le queda más remedio, pero estará callado, serio, poco gestual, e incluso con el ceño fruncido. Otras veces ese espacio es su casa, si es que vive solo, y ahí ni coge el teléfono, ni abre la puerta cuando tocan ni nada. Se le tiene que pasar lo que le haya molestado y hasta que no se le pase, Cáncer no saldrá de su escondite, nunca abandonará ese espacio donde se siente seguro. Cuando se mete en el caparazón o cuando se marcha fuera de casa, Cáncer quiere dejar claro que le han hecho daño, y que tomen nota. Porque no va a volver hasta que no se le pase o hasta que no vea pruebas de que van a darle lo que se merece. Además de pedirle perdón. 

Leo

Leo es sociable de una forma extraordinaria. En sociedad Leo brilla más que el Sol y la Luna juntos. No en vano, Leo se define mucho a través de cómo le ven los demás. Porque aunque no tiene la autoestima baja, sí tiene la vanidad alta, y para alimentar una buena vanidad necesita a los demás, porque su autoestima no llega a ser suficiente. Necesita más, necesita halagos, abrazos y compañía, en cantidad y en calidad, lo quiere todo… Pues bien, a pesar de ser tan sociable y tan de relacionarse, a Leo le gusta tener su espacio, en el que alimenta su deseo de independencia, que también lo tiene a ratos, y sobre todo, donde se lame sus heridas. Y es que cuando le hacen daño, y suele ser con frecuencia, porque Leo tiene cierta sensibilidad a los desprecios de los demás o a cuando no le dan lo que quiere, en su espacio Leo se recupera, se crece, y también deja claro que si no valoran, se irá más veces ahí, a su espacio secreto donde estará solo pero feliz. Así que, que no se anden con tonterías los suyos porque a Leo le duelen las cosas, y si los demás piensan que por ser el rey de la selva no sufre, pues están muy equivocados. 

Virgo

Virgo puede parecer que es muy fuerte y seguro, y lo es bastante, pero también sabe que tiene un punto débil: al ser un signo muy mental, todo lo controla con su cabeza, pero cuando no es así, como suele sucederle con sus emociones o con los sentimientos, ahí se desborda, y aunque no lo demuestra por fuera, necesita aislarse, poner orden y sentir que sigue teniendo el control. Así que Virgo busca quedarse solo en su espacio, que puede ser una habitación, por ahí en el exterior, o en su mente, y lo busca cuando se siente inseguro. Estar solo consigo mismo delimita ese espacio donde no quiere que nadie entre, y donde necesita estar el tiempo que haga falta. A veces es para recargar pilas, para ordenar pensamientos o para trazar una estrategia de cara a decisiones que tengan que tomar. El orden ayuda a Virgo, y ese orden lo busca en su cabeza, o lo busca en algunos espacios que son solo suyos y donde encuentra lo que necesita para tranquilizarse. Y ni se te ocurra buscarle cuando esté AHÍ porque no le gustará nada de nada que invadas ese espacio. 

Sagitario

Rotundamente, Sagitario sí necesita su espacio, aunque ese espacio sea la Tierra entera y parte del Universo. Sagitario es la libertad personificada, y para tener esa libertad, no tiene que haber ni cadenas, ni compromisos de pareja o familiares, ni jaulas de oro… De ahí que Sagitario busque esos espacios de soledad en los que poder ir a su aire. Incluso cuando tiene pareja, y aun amándola y queriendo que esté en su vida, Sagitario necesitará viajar solo en muchos momentos, o con personas de las que no se tenga que hacer cargo. Si no es viajando, su casa es su castillo y ahí Sagitario lee, estudia, sueña o descansa de la vida tan activa que lleva siempre. Ese espacio es suyo, por el tiempo que quiera, y no quiere decir que siempre, pero sí cuando lo necesite. Y quien no se lo respete, tendrá un problema. Un problema con Sagitario, porque este signo es dominante, y además te lo razona, y si no lo quieres entender o no se lo permites, tomará cartas en el asunto. Y punto. 

Piscis

Piscis necesita tener su espacio personal y único, que suele ser su mente, a donde se evade cada vez que quiere, principalmente cuando la realidad no le gusta, o cuando siente que algo le incomoda o alguien le hiere. También pueden ser las nubes, simbólicamente, a las que se sube con frecuencia y desde las que ve el mundo con una perspectiva que le hace disfrutar donde está y no en la tierra, con todos sus problemas, con todo lo feo y gris. En su espacio Piscis también se busca a sí mismo cuando ha pasado por una situación con la que se ha enfrentado a una realidad que no le gustaba. Piscis es un signo muy muy espiritual y no tiene problemas para evadirse. Otros, para evadirse, necesitan un espacio físico, en una habitación, o marchándose y poniendo distancia en kilómetro. Piscis es un privilegiado que tiene a su mente para evadirse, y para muchas cosas más.