Los llaman valientes y eso no quiere decir que no tengan miedo. Lo tienen, pero aún así son capaces de seguir adelante. Son de los valientes que limpian la herida, agradecen la cicatriz y vuelven a resurgir entre tantos pedazos. Son los que no conocen límites, sólo los que ellos ponen cuando alguien intenta verles la cara. Hablo de los signos del zodiaco que se arriesgan, que saben que no están aquí para conformarse con amores de un rato ni vivir un calvario. Son signos que puede que se caigan, pero en el suelo no se van a quedar por nada del mundo. Quizás ya se te vino alguien a la mente, puedes ser tú quien está en la lista: 

1.- Aries

No es novedad que Aries inicie la lista, es un alma deliberada, no tiene necesidad de seguir las órdenes de nadie, al contrario, cuando siente que las cadenas se empiezan a hacer presentes, simplemente pone un alto. Aunque no tiene problema con los desafíos, hay veces en las que ya no pueden más y lo único que quiere es un poco de aire, para seguir avanzando con la misma fuerza. Puede que Aires desaparezca por un par de días, no lo presiones, intenta descubrir en qué se equivocó y la forma en que puede remediar las cosas. No te preocupes, se seguirá esforzando como al principio, porque sabe que la recompensa tarde o temprano será parte de sus días. Sí, Aries llora, se rompe, siente que el mundo se le viene encima, pero no se hunde por mucho tiempo en la depresión. Cuando menos lo pienses volverá con el doble de fuerza. 

2.- Leo 

Leo es valiente por el ángulo que lo veas. Tiene esa luz enorme que hace que los demás desvíen la mirada y aunque muchos creen que se esfuerza en llamar la atención, su única competencia es consigo mismo. Su carácter es fuerte, es de los que no se conforman a la primera, de los que pueden estar sintiendo que las rodillas se les doblan y el aire se les atora en el pecho, pero aún así levantan la mirada. Sí, Leo es orgulloso y vaya que eso le ha servido para demostrar quién es, porque por más aterrador que se ponga el camino, siempre encuentra una manera. Lo malo es que su crítico interior no siempre lo deja en paz, al contrario, se esfuerza en resaltar cuando comete un error. Ese es Leo, la persona que no siempre dice cómo se siente. La que ha llorado en silencio, la que lo intenta una vez más, aunque se burlen en su cara. Puede estar en el suelo, pero tarde o temprano se vuelve a levantar. 

3.- Sagitario 

Sagitario es como esa ola imparable, la que tiene un montón de azules y destellos de arcoíris. Es la que está lista para armar un tsunami si es necesario. Su personalidad es aguerrida, es la que asusta a muchos, pero inspira a la mayoría. Un signo que sabe que los límites están en su interior y que mientras confíe en sus habilidades lo puede lograr todo. Sus pasos están llenos de diversión, curiosidad e imprevistos. Su audacia es la que lo mantiene con ganas de todo, incluso cuando siente que la vida pesa. Sagitario también se tira a llorar por días en el sofá, también se aleja de todos y pierde la esperanza. Sin embargo, no se queda ahí, no está dispuesto a hundirse en las garras de la tristeza, porque sabe que nació para más. Es por ello que decide abrazar el miedo y seguir expandiendo sus horizontes. Sagitario no renuncia, descansa un poco y sigue. 

4.- Escorpio

Un amante del riesgo, de la adrenalina, de ir contra reloj. Un amante que sabe lo que quiere y que no piensa agachar la cabeza sólo para darle gusto a los demás. Ese es Escorpio, sabe que la vida no es fácil, que hay malas rachas, malas personas, malos trabajos y aún así hay que tener el valor para tomar el toro por los cuernos. Escorpio es ese, el que se enfrenta a todo obstáculo y no pierde el tiempo en tonterías. A veces, se olvida de su esencia, se pierde en un montón de preocupaciones, en las deudas, en los problemas emocionales, justo ahí es cuando puede caer hasta el fondo, pero no temas, porque tomará fuerza desde sus entrañas para volver a levantarse. Escorpio está acostumbrado a caerse las veces que sean necesarias para conseguir lo que quiere. No es masoquista, es realista y eso es sinónimo de que siempre puede. 

5.- Libra

Libra es como una bola de nieve en una enorme montaña, realmente nunca sabes cómo va a terminar. Es un signo que lucha con todas las emociones que le dicta su corazón y el montón de pensamientos negativos que despiertan sus inseguridades. Si a eso le agregamos su indecisión todo se pone peor. Llega un momento en el que lo único que quiere es un respiro, alejarse de todos para volver a conectar con su interior. A veces, duele darse cuenta que la gente en la que confiaba no era lo que imaginaba. En los momentos más duros es cuando descubre que no todos se quedan a su lado. Libra se cansa de ser tan leal, de buscar ayudar a los otros y ahí es cuando se recupera. Se pierde en su soledad y descubre que al final sólo se tiene a sí mismo, así que aprende a ser fuerte y se deja claro que ha salido de peores. 

6.- Géminis 

Si hay un signo que tiene las agallas de resistir la maldad del otro, es Géminis. Y no, no es que se hagan las víctimas, al contrario, tienen la seguridad de aceptar lo malo y seguir avanzando. Están acostumbrados a recibir una crítica tras otra, cuando en realidad la gente no tiene idea de su historia. Así que, la vida les enseñó que muchas veces lo único que importa es soltar, hay que dejar que todo fluya, no engancharse con lo malo, que la gente piense lo que quiera. Géminis ya no se siente avergonzado por nada, pondrá sus convicciones por delante y si lo juzgan por eso es su problema. Es posible que algunas veces se sienta desesperado, triste y con cambios de humor que lo hacen hundirse en la cama. Sin embargo, será pasajero, volverá a brillar. 

7.- Acuario 

Dicen que su corazón es tan frío, que no tienen la capacidad de entregarse de verdad. Los juzgan por tener ideas que rompen con la norma y un alma hippie. Acuario ha aprendido a lidiar con los comentarios inapropiados de la gente que toca a su puerta. Quizás antes sí le provocaban angustia e inestabilidad, pero las cosas cambiaron con el tiempo. Ahora se permiten dar un paso atrás, sólo para alzar el vuelo. Ya no sienten la necesidad de tener la aprobación de nadie. Mientras estén bien consigo mismos basta y sobra. Por lo general, les gusta mantener un orden en su vida y cuando algo no sale como lo planearon es posible que su ánimo caiga hasta el piso, pero son muy valientes. Por más que lastimen su autoestima, se vuelven a levantar, no hay nada que pueda paralizar sus ganas de triunfar. Ya bastante complicado es lidiar con sus miedos, como para todavía cargar con los ajenos.