Qué curioso es esto de señalar al otro, porque justo cuando mientes y hablas pestes de una persona, estás hablando lo peor de ti sin darte cuenta. Es triste que la gente invierta su tiempo en tirarle mala vibra a los de su alrededor, pero hay signos del zodiaco que simplemente han aprendido a dejarlo ir. Son signos que saben que su futuro está en manos del destino y no en boca de nadie. Esa gente que no tiene mucho qué hacer, que su vida es tan poco interesante, que necesitan agregarle un toque de drama y se enfocan en la tuya. Lo malo es que ni cuentan bien la historia, pero les encanta hacer chisme. ¿Te suena familiar? Si ya no te importa lo que digan, seguro estás en la lista: 

1.- Acuario 

Acuario sí tiene un montón de cosas qué hacer, no se le da eso de andar opinando de vidas ajenas. Es un signo muy discreto, marca su línea desde el principio y por lo mismo es muy complicado que termine cayendo en absurdas provocaciones. Desafortunadamente hay gente bastante pesada que se vuelve la mosca en el pastel y no deja de intentar arruinar su tranquilidad. Lo que no se vuelve un desafío para Acuario, porque al momento de detectarlo sabe que tiene que sacar a esa persona de su vida. Es un signo empático, intenta comprender el poco amor en el otro, pero no por eso va a permitir que hieran su sensibilidad. Ni pienses que va a discutir, simplemente no vale la pena invertir tiempo en algo así, pero no te sorprenda que la próxima vez que te vea se convierta en una piedra, no querrá saber absolutamente nada de ti. 

2.- Aries 

Aries tiene una manera cínica de reírse de las malas vibras, la verdad es que ha aprendido a poner una barrera enorme para que ese tipo de gente no interfiera en su forma de ver la vida. Obvio que es uno de los signos que saben que su futuro está en manos del destino y no en boca de nadie. Ha vivido tantas experiencias duras que sería tonto escuchar los comentarios negativos de alguien que ni lo conoce y que su única intención es lastimar. Aries sabe que en la boca de la gente puede habitar el mismo veneno, así que no piensa amargarse por la frustración de otros. Es un signo que tiene claro que su futuro está en manos de Dios y no piensa caer en el juego cruel de almas sin oficio ni beneficio. Eso sí, puede ser el signo más paciente, pero si lo encuentras en un mal rato, te pondrá en tu lugar de una forma tan determinante que vas a suplicar piedad. Aries no va por ahí lastimando a otros, al contrario, te da la mano si lo necesitas. Pero por favor no intentes subestimar su inteligencia, porque se olvidará de todo con tal de darte una lección. 

3.- Escorpio 

Escorpio es el signo que no está esperando la aprobación de nadie. Si quiere algo van por ello y si eso significa recibir miradas negativas, le da igual. Es quien tiene la valentía de abrirse paso por sí solo, y se enfoca en su objetivo y nada más. Digamos que  los Escorpio toman al diablo por los cuernos y sin tantito miedo. Porque saben que lo bueno de la vida tarde o temprano les llegará, sin importar lo que se ha encargado de regar la gente. Mientras no te vuelvas una piedra en su zapato todo está bien, porque si haces enojar a un Escorpio, es mejor que le reces a todos tus santos. Puede llegar a ser muy aterrador, depende qué tan duro lo lastimes, pues su parte resentida nubla sus sentimientos y despierta su lado vengativo. Si Escorpio se siente humillado, traicionado o le mientes, es mejor que te alejes, porque encontrará tu punto débil y no te va a gustar.

4.- Géminis 

A veces, Géminis tiene que hundirse en su propio mundo, en el que la mala vibra no existe y lo mejor es ignorar la opinión de los demás. Ahí es cuando su parte encantadora, tranquila y poco conflictiva, puede crecer. El problema es cuando la gente se vuelve castrante y se atreve a hablar de la sensibilidad de un Géminis, sin saber el dolor que hay en su mirada. Es un signo que ha tenido que luchar para hacerse valer y que ahora no piensa ceder sólo porque a algunos no les gusta su forma de ver la vida. Ese es Géminis, confía en lo que Dios le tiene preparado y deja que lo demás se le resbale. Lo que los hería antes ahora no les hace ni cosquillas y no piensan gastar saliva en dimes y diretes, que lo único que harán es engrandecer el ego de la otra persona que lo quiere ver caer. Géminis se defiende con indiferencia, no hay más. Hará que te des cuenta de que te metiste con la persona equivocada. 

5.- Virgo 

Son muchas las veces en las que Virgo se ha sentido amenazado, poca cosa, poco amado. Pero aún así ha salido victorioso, porque con el paso del tiempo ha aprendido que lo que el otro crítica está en él mismo y que su frustración sólo lo lleva a desgastarse con los demás. Virgo puede ser muy duro cuando se lo propone, pero no ataca sólo porque sí, regularmente es paciente, pero hay gente con la que de plano no puede lidiar fácilmente. Cuando un Virgo se siente juzgado sin razón busca la manera de poner límites sanos, pero de una forma muy quisquillosa, porque no quiere cometer el más mínimo error y dejarle claro a la otra persona que ya no tiene ninguna oportunidad en su vida. Al final, sólo Dios acomoda cada pieza en su lugar y no porque la gente opine que está destinado a fracasar, será la verdad. La gente dice mucho, por eso Virgo prefiere esconder los triunfos de los envidiosos. 

6.- Tauro 

¿Quieres hablar mal de un Tauro y verlo arder? Te recomiendo que tomes asiento, porque su inteligencia no tiene tiempo para lidiar con chismes. Sinceramente no es un signo que se sienta superior a nadie, pero eso de tomarse el tiempo para responder a críticas de gente que ni lo conoce, de plano no es lo suyo. Tauro es muy necio cuando se lo propone, en especial cuando se trata de su vida. Llámalo grosero, desconsiderado, dile como se te antoje, porque nada hará que caiga en provocaciones tontas. Es un signo determinado, se enfoca trabajando bajo objetivos, que muchas veces lo dejan sin aliento, pero no lo suficiente para dejar las cosas a medias. Tauro te cierra la puerta en la cara cuando tu mala vibra empieza a sentirse en el ambiente. La boca de la gente lo único que le causa es pereza, ni siquiera intriga, porque le da igual tu vida. Lo único que vas a recibir de su parte es silencio, como si le estuvieras hablando a la pared. 

7.- Capricornio 

No nos olvidemos de Capri, también es uno de los signos que saben que su futuro está en manos del destino y no en boca de nadie. Es tan simple, Capricornio ama tanto la rutina que un chisme inesperado no lo hace distraerse, incluso si este se trata de hablar pestes sobre su persona. Es un signo al que no le gusta salir de su zona de confort, una vez que encuentra la manera de ir cumpliendo sus metas, no quita el dedo del renglón y se esfuerza en seguir todo al pie de la letra. Tiene un lado terco, pero no rebelde. Así que, cuando la boca de la gente empieza a hablar cosas que ni saben, simplemente se sumerge más en su mundo para olvidarse de todo. Es un signo sensible, aunque su seriedad diga lo contrario. Prácticamente Capricornio te trata como lo tratas, no esperes recibir flores, si todo el tiempo te has encargado de llenar de espinas su camino. Sólo ten cuidado de no encontrar su lado mandón y controlador, porque difícilmente vas a poder huir de sus comentarios hirientes, esos que vas a recordar el resto de tus días.