Llega un momento en la vida en el que todo se vuelve cansado, te agotan los chismes, los estereotipos y todas esas exigencias que quieren interferir en tu esencia. Hay signos del zodiaco que han decidido poner un punto final, que trabajan duro para saborear el éxito y no depender de nadie. Tienen bien planteadas sus metas y saben que tomar riesgos es parte del proceso. Son quienes decidieron aceptarse por encima de sus defectos, sus manías, sus miedos. Son signos que se dedican a sí mismos y no tienen tiempo para criticar a los demás

1.- Leo 

Lo mejor es que no te enfrentes al fuego de Leo, porque cuando se le mete una idea en la cabeza es de los que trabaja noche y día hasta obtener el resultado que quiere. Tiene de su lado al Sol y esa es la razón por la que está acostumbrado a robar la atención, su brillo se nota a kilómetros y no necesita depender de nadie, al contrario, se desespera cuando no es él quien toma las riendas. Es un signo que se dedica a sí mismo, que sabe lo que se merece y que no se va a conformar con menos, aunque el resto lo señala de egoísta. Leo te pone límites, no dejará que nadie intente dominar su vida. 

2.- Escorpio 

Escorpio es así, intenso, obstinado y con un lado oscuro que se puede olvidar de todo con tal de darle una lección a quien le haya hecho daño. Si hay algo que le molesta es depender del otro, es un signo muy autosuficiente y aunque es emocional no caerá fácilmente rendido a tus pies. Escorpio es fiel a sus convicciones, no está aquí para darle gusto a nadie y lo sabe. Hace mucho tiempo que le dejó de importar lo que la gente opine de él. Es quien pone la honestidad por delante, no importa lo mucho que duela. Se dedica a sí mismo y le da igual la manera en que los demás decidan llevar su vida. Reconoce sus defectos y eso es algo que se gana la admiración de todos. Es resiliente aún con grietas en el alma. 

3.- Capricornio 

Un signo que necesita poner las reglas sobre la mesa y créeme que no pondrá la sensibilidad por delante. Capricornio prefiere las cosas de frente aunque duelan y no lidiar con personas que lo único que conocen es la hipocresía. Es un signo al que le da igual si creen que exagera, trabaja duro porque le gustan las cosas buenas y no se va a conformar sólo porque los demás piensan que es un exagerado. Una vez que el lado temerario de Capricornio se hace presente, no hay poder humano que lo detenga. Puede que para algunos sea extremista, pero es quien prefiere que las lágrimas caigan por su rostro y el sudor por su frente, antes que depender de alguien. Puede llegar a ser el más orgulloso de este planeta. 

4.- Aries 

¿Qué quieres que te diga? Aries es gobernado por Marte, tiene un lado impulsivo en cada poro, es el rebelde del Zodiaco, quien siempre está buscando la forma de mejorar en todos los sentidos. No iba a faltar en esta lista de los signos que se dedican a sí mismos y no tienen tiempo para criticar a los demás. Ama sentir que los latidos de su corazón ya no pueden más con tanta adrenalina. Es un signo al que no le asusta el conflicto, si es necesario que la guerra se haga presente no desistirá. Puede ser el más loco de todos, pero ni de broma va a depender de alguien, invierte mucho tiempo en lo que quiere, en lo que lo hace feliz y no le importa terminar vínculos si ya no se siente cómodo. Aries está tan enfocado en su felicidad que difícilmente invertirá energía criticando la vida de los demás. Simplemente quiere vivir sus días al máximo y saborear la victoria. 

5.- Sagitario 

Si hay alguien que te contagia sus ganas de vivir, sin duda, es Sagitario, un signo que decide ver el vaso medio lleno,  antes que hacer un drama porque ya está vacío. Es a quien se les resbalan las críticas, está acostumbrado a que lo señalen, porque su perspectiva de ver la vida rompe con todo lo convencional. Sagitario siempre está buscando la forma de gozar, no le gusta perder el tiempo en chismes ni luchar contra enemigos. Es simple, quieres o no ser parte de sus días, pero tampoco te va a rogar. No quiere que nadie arruine sus planes, cree en sí mismo y prefiere mantener una vibra positiva. Va por la vida con la cabeza en alto, porque hace mucho entendió que por más que se esfuerce nunca será suficiente para agradarle a todo el mundo y está bien.