Ellos no son dejados, al contrario, cuando algo les desagrada se les nota en la cara de pocos amigos. Pero eso no quiere decir que sean malas personas, es sólo que la vida les ha enseñado que de vez en cuando hay que sacar las garras, porque allá afuera hay gente cruel que te puede comer en un abrir y cerrar de ojos. Son los signos que tienen actitud salvaje, pero corazón de oro. Son pocos los que logran navegar en la profundidad de sus sentimientos, porque los han herido tanto que se han vuelto muy desconfiados y prefieren que su lado animal, el que no entiende de razones y el que es capaz de lo que sea con tal de defenderse, tome el control. La gente puede decir lo que quiera, pero sólo ellos saben lo que callan. 

1.- Piscis 

Sí, el primero en la lista, el que es capaz de quitarse el pan de la boca, con tal de ayudar a quien ama. Piscis es quizás el alma más dulce y complicada que te va a presentar la vida, porque se guarda muchas cosas y hay momentos en los que llega a conclusiones erróneas por lo mismo. No, no es que ataquen sin razón, si este signo demuestra su lado salvaje es porque ya no puede más, porque se cansa de que sólo lo usen para echar toda su basura emocional y después se marchan como si nada. Su corazón es de oro, porque es blando, está lleno de ternura y mucha creatividad. Sin embargo, tiene que ser salvaje para no mostrarse débil, para que la gente le dé su lugar y entienda que su empatía no es sinónimo de que pueden tratarlo de la peor manera. Si Piscis te quiere fuera de sus días no hay poder humano que lo haga pensar lo contrario. Por favor, ten un poquito de dignidad y no te atrevas a poner en duda su inteligencia, porque no va a permitir que le veas la cara. 

2.- Cáncer 

Sólo Cáncer sabe todas las veces que se ha tragado un coraje, un cúmulo de lágrimas o la desesperación de no ser comprendido. Es un signo tan resiliente, que se amarra el corazón y sigue avanzando, aunque por dentro ya no pueda más. Su corazón está lleno de amor, realmente no te exige, te respeta y no te juzga. Dicen que su actitud es salvaje porque no entienden la forma en que funcionan sus emociones, argumentando que cambian de la noche a la mañana. Sí, posiblemente a Cáncer le cueste entender su carácter, pero eso no quiere decir que sea desleal, si te promete amor, así será. El punto es cuando no ven reciprocidad, cuando tienen que aceptar que el otro sólo está a su lado por conveniencia. Ahí es cuando su parte fría y rencorosa se activa. No digas que un Cáncer es salvaje sólo porque sí, mejor pregúntate todo lo que le has hecho. El hecho de que su paciencia evite que caiga en absurdas discusiones, no significa que tarde o temprano, no te vaya a cobrar lo que le has hecho. Cáncer puede protegerte, pero también soltarte la mano en cualquier momento. 

3.- Aries 

El impulsivo, el loco, el que se enoja y es capaz de arrasar con todo a su paso. ¿Alguien tiene otra cosa más para describir a Aries? Cuando se trata de resaltar lo negativo de su persona, la fila es larga, pero…¿quién dice algo de todas las veces que se ha vuelto el pilar de otros? Aries no es malo, tiende a preocuparse por la gente que ama e incluso por los que le han pagado mal, pero eso no quiere decir que va a permitir que lo sigan humillando. Su corazón es puro, es intenso, es el que se entrega sin pensar en nada y lo único que busca es estar con los que quiere. Sin embargo, sabe que hay momentos en los que no queda más que sacar su lado salvaje, el que te deja callado sin siquiera mover un dedo. No te pongas al tú por tú, con un Aries enojado, porque te dará en tus puntos más débiles y ni pienses que se va a sentir triste cuando te vea arrodillado. Su valentía lo mantiene a la deriva y si tiene que sacar de su vida a personas que sólo le restan, va a arrancarlos desde la raíz, para asegurarse de que nunca vuelvan. 

4.- Virgo 

Dicen que Virgo no tiene corazón, que le importa más el qué dirán, que sus pensamientos gobiernan su andar y que la ansiedad es la que termina hablando por ellos. La verdad es que no buscan personas perfectas, son ellos mismos con quién compiten, los demás sólo se convierten en un abrigo, las manos que lo impulsan cuando más lo necesita. Pero Virgo sabe que detrás de un montón de caras dulces también se esconden almas crueles, que lo único que buscan es lastimar. Es por ello que ahora prefiere ser analítico, quiere prestar atención a cualquier bandera roja y en el momento que detecta una amenaza, aunque le duela prefiere decir adiós. No es que se crean superiores, ni que todo en su vida tenga que ver con intelecto todo el tiempo. Detrás de esa personalidad meticulosa se esconde un corazón de oro, alguien que ha tenido que reprimir sus sentimientos para encontrar control y calma. Alguien que otras veces se ha entregado sin cuidado y terminó con el corazón rasgado. Ahora, no te sorprendas si su lado salvaje se asoma de vez en cuando, es necesario para poner en su lugar a varios. 

5.- Capricornio 

Trabajo, trabajo y más trabajo. Es muy fácil encasillar a Capricornio con eso, porque lo juzgan antes de conocerlo y porque su personalidad tan minuciosa lo pone en la boca de muchos todo el tiempo. En realidad, los que tienen la valentía de buscar lo que hay detrás de ese enorme escudo, se encuentran a una de las almas más genuinas, nobles y leales. Ese es Capricornio, el ser que no tiene la necesidad de fingir nada y que si decide llenarte de halagos o afecto, es porque realmente le nace. Sí, tal vez no sea el ser más cariñoso de este mundo, pero al menos no te promete castillos de arena que al final se terminan derrumbando. Su corazón es de oro, porque ahí habita la ternura, porque son muchas las cosas que lo aterran, pero aún así se levanta todos los días para seguir luchando. No esperes que Capricornio muestre su lado vulnerable rápidamente, porque necesita mucho más que eso. No quiere lastimarse, ni lastimar a nadie y eso se valora mucho más que un montón de palabras bonitas que nunca se convierten en hechos. Si eso les parece salvaje, adelante, piensen lo que quieran. 

6.- Leo 

Dicen que Leo se cree mejor que el resto, que su brillo hace que se eleve hasta el cielo y nos vea como hormiguitas. También dicen que sus arrebatos lo pueden meter en problemas y que no tiene pelos en la lengua cuando se trata de pedir lo que quiere. Sí, las personas a su alrededor no se cansan de criticar, pero la verdad es que es un signo que ha aprendido a lidiar con la mala vibra de todos. Al final, él es el único que sabe lo que realmente hay en su corazón y no tiene que perder el tiempo en dar explicaciones, porque las personas que realmente lo quieren no las necesitan. Leo es un signo dulce, compasivo, pero en especial es alguien que no te deja en los peores momentos. Si te promete que estará en las buenas y en las malas, así será, porque su palabra no es un juego. Sólo aquellos que verdaderamente lo conocen saben que es capaz de dar la vida por los que ama. Son muchas las veces que ha tomado riesgos por ayudar a otros y nadie habla de ello. Leo tiene un lado salvaje, porque no está dispuesto a ponerse de rodillas por nadie. Si la gente no puede lidiar con eso, es su problema. 

7.- Sagitario  

Dicen que es impaciente, que no tiene idea de lo que es el compromiso, que en el momento que se le mete una idea loca a la cabeza, simplemente se lanza al precipicio sin observar si lastima a alguien a su alrededor. Ese es Sagitario, el signo que ha tenido que luchar contra sus propios deseos, porque su necesidad de ir más allá no conoce de límites. La pregunta aquí es, ¿por qué tiene que cambiar para darle gusto a los demás? Amar no es esperar que el otro haga lo que queremos, eso no es amor, eso es manipulación y a Sagitario le ha costado noches de insomnio y lágrimas, entender que no está aquí para cumplir con las absurdas exigencias de nadie. Ahora sabe que la persona que realmente lo valore, lo hará de una forma pura, sin pedirle que guarde sus sonrisas sólo para complacerla. Su corazón es tan valioso que no piensa darle tanto oro a alguien que no se lo merece. Es un signo lleno de energía, optimista, romántico, entusiasta. No hay razón para que termine rogando por atención, no está para recibir sobras. Sagitario quiere algo de su talla y no desistirá hasta encontrarlo.