El amor se vive de muchas maneras y cada una de ellas es válida, siempre y cuando sea sana para ambas partes. Hay signos que se enamoran y disfrutan del presente, pero otros disfrutan más pensando en el futuro que les espera con esa persona especial que están conociendo. Si quieres saber cuáles son los signos que viven el amor pensando en el futuro, solo tienes que seguir leyendo:

GÉMINIS

Géminis, te emociona demasiado conectar de manera especial con alguien nuevo, si lo haces, no tardas nada en encontrar algo que os una. Puedes conocer a alguien especial, pasar una noche mágica junto a esa persona y se acabó, a veces no hay nada más, pero tu mente se lanza a todas las hermosas posibilidades que pueden darse. No hay nada de malo en pensar en el futuro, pero tiendes a vivir allí. Tu mente escribe el guion de la vida perfecta que deseas y luego te decepcionas porque nada de eso suele cumplirse. Intenta dejar las expectativas a un lado y déjate llevar. Vives el amor con mucha intensidad, sí, y no hay nada de malo, pero disfruta del presente y no quieras correr antes de volar. 

CÁNCER

Cáncer, no es ningún secreto que tengas relaciones duraderas. Tienes tantas ganas de vivir el amor que muchas veces tiendes a adelantarte los acontecimientos. Cuando conoces a alguien lo idealizas antes de tiempo porque quieres que sea la persona perfecta con la que pasar el resto de tus días. Cáncer, ese sentimiento a veces te ciega demasiado, haciéndote hacer cosas de las que luego te arrepientes. Quieres llenar ese vacío que sientes cuando no estás enamorado y por eso corres antes de tiempo. Intenta centrarte en lo más importante, es decir, el amor propio. Hasta que no te quieras no vas a poder querer a nadie y siempre vas a estar dando con las personas equivocadas. 

LIBRA

Libra, tienes una idea muy clara del tipo de persona con la que quieres pasar el resto de tus días, pero a veces estás dispuesto a modificar esa idea si la otra persona te demuestra que le importas. Tienes una lista muy larga de cualidades que deseas en una persona, y si aparece alguien que marca algunas de ellas, comienzas a fantasear con todo lo que te espera. Te es muy difícil encontrar a alguien porque eres muy selectivo, pero cuando alguien te cuadra, tu cabeza empieza a montarse películas dignas de un Óscar. Libra, tienes que frenar un poco por tu bien, no se trata de ir a pasos de tortuga, pero tampoco hace falta correr. Tienes que disfrutar del amor en el presente, no pienses en nada más porque a veces el futuro no llega y te pierdes todo lo demás por estar pensando demasiado en él. 

ACUARIO

Acuario, es muy poco frecuente que te enamores de alguien, pero cuando lo haces, lo haces a lo grande. Por norma general te enamoras de alguien que sabe darte tu espacio y que no quiere cambiar ni una gota de tu esencia. En cuanto conoces a alguien que te deja ser tú mismo al 100%, lo das todo sin pedir nada a cambio. Empiezas a soñar con un futuro eterno al lado de esa persona porque sabes que nadie te hará sentir así. No quieras correr antes de volar y sé un poco más precavido. Intenta conocer despacio a esa persona para ver si de verdad merece la pena o no. A veces te obsesionas tanto que pierdes el uso de la razón. Acuario, tú mejor que nadie sabes que las primeras impresiones engañan, así que, céntrate y no regales tú tiempo a personas que no se lo merecen. 

PISCIS

Piscis, vives con unas gafas puestas de color de rosa. Te cuesta admitirlo, pero eres el signo más enamoradizo de todo el zodiaco. Te encantaría conocer a alguien que cumpla con tus expectativas, pero la realidad es que cuando te cruzas con alguien que te gusta te da igual todo lo demás. Puede que no cumpla con ninguna de esas cualidades que buscas en una persona, pero si ha despertado algo en tu corazón, se merece todo tu amor. Piscis, el problema es que siempre te haces las mismas ilusiones, tiendes a vivir en el futuro imaginándote todo lo que te espera vivir al lado de esa persona que apenas acabas de conocer. Está bien soñar a lo grande, pero intenta mantener los pies en la tierra, sobre todo, al principio de las relaciones porque luego el que sufre eres tú.