Hay almas que enamoran con tan solo mirarlas ¿verdad? Pues la de Acuario sin duda alguna es una de ellas. Pero para tener en tu vida un alma como la de Acuario, hay que trabajar duro y ser muy paciente, porque las almas libres tienden a volar y volar y dejarse llevar por su propia esencia… ¿En otras palabras? Que Acuario no se deja enamorar y no apuesta así como así por cualquiera.

Para que Acuario apueste por ti y por el amor, tiene que ver al menos algo de luz en la mirada de la persona por la que va a apostar, porque Acuario necesita confiar a ciegas en la mirada de la persona que puede pasar a ser candidata para reinar a su lado en su propio mundo, en su corazón… Pero para que esta bonita ilusión se pueda hacer realidad, Acuario no tiene que ser juzgado por sus peculiaridades.

Tratar a Acuario como el bicho raro de la familia desde luego que no suma puntos para poder entrar en su corazón.

Para ganar puntos positivos Acuario debe ver que hay interés, que la otra parte va a cuidar de sus peculiaridades como si fueran tesoros, porque lo realmente bonito del amor es encontrar a alguien que lo ame TODO y que no se deje levar por las primeras impresiones. Solo apostará en el momento en el que vea que puede formar un buen equipo. Uno viajero, invencible, creativo, libre, sin prejuicios sobre NADA y con muchas ganas de viajar. Ese equipo es perfecto para que se decida y para que arriesgue y se deje llevar por el amor…

No quiere a nadie perfecto, más que nada porque odia lo perfecto, Acuario no pide nada de eso, no quiere que su relación se base en cosas superficiales y en hacer lo que todo el mundo hace, es que solo con vivir al lado de alguien que respete su mundo y que no se olvide de esos detalles que suman alegrías día tras día, le basta…

En el fondo, Acuario quiere sorprenderse y no esperar tras la puerta a que el amor llegue, quiere que fluya, que venga cuando tenga que venir, no forzar algo que tiene que ser leve, para que lo apueste todo tiene que ser MUY NATURAL, porque las apariencias no van con Acuario. Si hay celos, desconfianza, falta de libertad y conductas un tanto territoriales, Acuario terminaría apostando a la ruleta de la suerte y dejaría ese amor en la basura.

EL RESPETO, LA INDEPENDENCIA Y LA IGUALDAD no son cosas que sean negociables para Acuario.

Sin ellas, no hay amor ni relación que valga…. Porque el amor de Acuario siempre termina mereciendo la pena, pero solo apostará por ti si ve que es sano y puro, porque lo malo y lo tóxico van para fuera de su vida. Sin todo ello, no hay amor de Acuario.