A penas han pasado tres meses desde que comenzó el 2019, pero este venía bien cargado de lecciones y de consejos. Ha sido muy poco tiempo, pero aún así, el 2019 ya nos ha enseñado miles de cosas y hemos ido madurando poco a poco, día a día. Lo que el 2019 te ha enseñado a ti, Tauro, es a mirar mucho más por ti y mucho menos por los demás. Sobre todo, a no confiar tanto en personas que no te demuestran nada y a personas que no son capaces de valorar todo lo que haces por ellos.

Sabes perfectamente que tu familia y tus mejores amigos van a tener una casita en tu corazón para siempre, pero esa gente que no sabe valorarte, esos ahora lo único que tienen es tu “hola”, tu “adiós” y poco más.

Has aprendido a poner poca confianza en ese tipo de personas porque al final ellas son culpables de tus decepciones y de tus desilusiones.

El 2019, Tauro, te ha enseñado a dejar de poner esfuerzo en personas que nunca harían lo mismo por ti. Te ha enseñado a medir al milímetro la reciprocidad. Sabes que es muy difícil que hagan lo mismo que tú haces por ellos, al igual que es muy difícil que tú hagas lo mismo que ellos hacen por ti… Pero notas las ganas y el esfuerzo que le ponen a algo cuando hablan contigo o cuando tienen que hacer algo por ti.

Este año has aprendido a que es bueno hacer limpieza en tu vida personal de vez en cuando. A dejar de tenerle “cariño” a personas tóxicas y que, aunque ahora te duela deshacerte de ese tipo de personas, sabes que va a ser bueno para ti a largo plazo.

Pero, Tauro, sigue así y no pares de luchar ni un solo segundo. El 2019 todavía tiene preparado un montón de cosas para ti. No tengas miedo a arriesgar, no tengas miedo a salir de tu rutina, no le tengas miedo a nada. No tengas miedo a equivocarte porque detrás de cada error hay una lección nueva. Una lección que te hará crecer, te hará madurar y te hará ser esa persona que siempre has querido ser.