Los demás se alegran de tenerte en su vida, Tauro, por esa confianza que transmites desde el primer momento. La calidez que irradias cuando estás cerca es digna de admirar, Tauro. Esa seguridad con la que pisas, con la que te mueves, con la que hablas hace que los demás no quieran irse de tu lado nunca. Esos abrazos que das en los peores momentos que vuelven a traer la esperanza a la vida de las personas que están cerca de ti. Tauro, tenerte cerca es todo un privilegio. Tenerte cerca significa tener honestidad, lealtad y pura amistad cerca.

La gente se alegra de tenerte en su vida por tus valiosos consejos y por tu sinceridad. Eres una persona que no tiene miedo a decir la verdad, a decir las cosas tal y como son. Cuando te piden consejos, tú hablas directamente desde tu corazón. Quizás tus consejos a veces duelan, pero duelen porque es la pura realidad. Duelen, pero en el fondo tienen toda la razón del mundo. Duelen, pero es lo que todos deberíamos hacer. Se alegran de tenerte en sus vidas porque saben que contigo nunca van a sentirse perdidos. Y cuando lo hagan, podrán llamarte y tú les ayudarás a encontrar el camino perfecto para seguir adelante.

Eres la confianza en persona y la gente que te tiene en su vida sabe que puede contar contigo para lo que sea. Sabe perfectamente que puede confiarte cualquier secreto, que puede contarte lo que sea porque tú no vas a decir nada a nadie. Eres de esas personas que se lleva todos los secretos a su tumba, sean de quien sean. Jamás te permitirías fallar a nadie y mucho menos a gente que te quiere.

Ofreces lealtad siempre y por eso la gente se alegra de tenerte cerca. Te comprometes tantísimo, Tauro, que todo el mundo quiere que permanezcas el mayor tiempo posible a su lado. Contigo, Tauro, la gente se siente seguro porque saben que siempre estarás ahí, pase lo que pase. Tus brazos son capaces de salvar a cualquiera y también son capaces de dar abrazos que resuciten cualquier corazón.