TAURO Y EL HUMOR

Por muy fría/o que pueda parecer a veces, Tauro es todo lo contrario a lo que aparenta ser. De hecho, casi un 90% de las personas que lo conocen juzgaron pronto y sin pensar al Toro. En cualquier conversación, Tauro es de los que primero siempre observa su entorno. No es la típica persona mete patas o que hace algún comentario “gracioso” para que el resto le ría esa gracia. No.

Tauro es de los que no se da cuenta de que está siendo gracioso y sin embargo, suelta unos puntazos que hacen reír al más serio. No habla mucho pero cuando lo hace siempre queda bien. Sabe lo que dice y en qué contexto y con las bromas pasa exactamente lo mismo. No será la persona más cómica de la sala, eso seguro, pero cuando quiere hacer una broma es increíble, de 10.

No tienen problema en reírse de ellos mismos, y son los primeros en hacer bromas sobre algo que hicieron o un error que experimentaron. Dejarán que los demás se rían, dejarán que los demás hablen y hagan bromas sobre ella/él. Pero cuidado porque esto será hasta cierto punto. Todo tiene su momento y su situación y Tauro sabe muy bien cuando todo está en un ambiente jocoso o cuando las cosas se están pasando de madre y sólo son para hacer daño. Y ahí se acabaron las risas, ahí se acabó todo.