Que nadie te haga creer lo contrario, tú te mereces el mundo entero. Una persona que te quiera bonito, que sea capaz de sumergirse en tus miedos y abrazarlos hasta que estés más tranquila. Alguien que no sólo te llene de flores la puerta, también el alma. Estás para un amor genuino, que no le tema a tener algo a largo plazo y que sea capaz de reconocer tus heridas sin intención de despertarlas. Ni lo dudes, vales el tiempo, la energía, los detalles, vales demasiado y estás en todo tu derecho cada vez que le pones un alto a los que no te dan la atención necesaria. Este top es de las chicas que si no les das atención se marchan, que cuando no ven que la cosa es recíproca se piran, con ellas no hay nada a medias tintas. 

1.- Leo 

Por supuesto, que Leo no está para recibir las sobras de nadie. Es una mujer muy entregada como para conformarse con alguien que apenas y le responde los mensajes. No nació para rogar, quiere un amor romántico, leal, apasionado, si no se lo dan prefiere quedarse con su soltería. No es exigente, simplemente tiene las agallas de decir lo que siente y no va a dejar pasar ningún detalle. Es su salud mental, física y emocional, la que está en juego. Su generosidad es enorme, cuando ama lo da todo y es capaz de lo que sea con tal de dibujar una sonrisa en el rostro de esa persona. Su corazón se merece toda la atención del mundo. Deja de llamarla loca sólo porque tiene los pantalones para ponerle un punto final a lo que la daña. 

2.- Tauro 

La mujer Tauro nació para amar, aunque a simple vista no se note. No es de las que va derrochando cariño, pero cuando promete fidelidad es cosa seria, no le gusta jugar con las emociones de nadie y espera lo mismo del otro. Por supuesto, que construir algo duradero está en sus planes y es por ello que a las primeras señales negativas se marcha. Le gusta que la tomen fuerte de la mano, que la presenten ante el resto y no que la tengan escondida. Detesta andar con personas inseguras, de esas que quieren hoy y mañana no. Ella es luz, positiva, tierna, es la que se convierte en salvaje de vez en cuando y le gusta que le den su lugar. Es curioso, las personas se atreven a llamarla posesiva sólo por marcar límites  y no permitir que la traten como un mueble más. Lo siento, pero eso no se le da. 

3.- Escorpio 

Es muy admirable cuando una mujer sabe lo que quiere, pero pocas reconocen lo que no quieren. Escorpio es una de ellas, porque a sacudidas fuertes la vida le ha enseñado que hay quienes no merecen ni estar en la entrada de su puerta, porque son personas que rompen, mienten y traicionan. Ahora sabe que no se vale que la ignoren, ni la humillen y mucho menos que le brinden atención sólo a ratos. Ella es pasional, quiere un amor que sea capaz de quitar cualquier cadena, alguien que no huya cuando le den sus bajones emocionales. No es estricta, es consciente y ya no va a permitir que su lado bueno termine rogando a esos amores insanos que lo único que hacen es llenar de miedos, ansiedades y un montón de lágrimas. Si alguien no está listo para amar de verdad que siga avanzando, porque con una mujer tan valiosa no merece estar. 

4.- Cáncer 

Hay una lección que Cáncer ha aprendido a la mala, si ella no es capaz de ver todo su valor, terminará atrayendo a personas que tampoco lo hagan. Y es por ello que desde hace un tiempo decidió arrancar ese fantasma de su vida, el que permitía humillaciones y malos tratos. Ahora, prefiere ir con cautela, repetirle una y otra vez a su corazón que no se deje llevar tan rápido porque allá afuera hay muchos que fingen, pero en realidad sólo están viendo la oportunidad de descargar sus heridas en otros. Ya no es la confiada, las grietas le recuerdan que una vez lo dio todo y la hicieron pedazos. Cáncer, ya no arriesga como antes, quiere sentirse segura, conocer a la persona y descubrir que sus cualidades encajan con las suyas. No está necesitada de atención, simplemente no va a tolerar las migajas de nadie. 

5.- Piscis 

Es sencillo, ahora el único dolor que una mujer Piscis está dispuesta a aceptar, es el del estómago y, después de que la hayan hecho reír a carcajadas. Ella es una mujer que ha creído demasiado, porque su bondad la ha llevado a poner sus esperanzas en gente que ya no tiene remedio. Con el paso del tiempo entendió que no puede ser la salvadora de nadie y que si quiere ayudar a alguien, primero tiene que estar bien ella. La gente dice que se ha vuelto egoísta, porque nada le parece, pero la realidad es que no está dispuesta a convertirse en la muñeca de nadie. Esa que sólo exhiben frente al resto y que terminan encerrando entre cuatro paredes. No quiere ser una mujer de apariencias, quiere un amor real, que le demuestren con hechos que estarán a su lado, en las buenas y en las malas. Si no pueden, que se vayan. 

6.- Géminis 

La mujer que no está dispuesta a estar adivinando el sentir del otro. Géminis, ya se cansó de ser la que siempre busca, la que justifica, la que espera. No quiere ser parte de una relación que sólo exista en su imaginación, porque es una experta en adornar los defectos del otro. Ya no quiere ser la que ruega atención ni que le den un espacio en su agenda. Quiere que le demuestren desde el principio cuáles son las intenciones. Si esa persona busca algo serio o pasar el rato que lo diga. Le da igual si la llaman intensa, no se va a quedar con alguien que apenas y le da la mitad del amor que se merece. Ella está para que le pongan el mundo de cabeza, para que esa persona se vuelva loca con sus ocurrencias. Está aquí para disfrutar, no para engancharse con alguien que ni siquiera sabe lo que quiere. 

7.- Capricornio 

La mujer Capricornio lo tiene muy claro, ya no está para esas relaciones que se quedan en un montón de mensajes bonitos. Quiere algo más que lo superficial, busca una conexión profunda, alguien que esté dispuesto a seguirle el ritmo y que no la juzgue al luchar por sus metas. Ella ya no se va a enamorar de cualquiera, quiere atención, paciencia y amor. Se merece una pareja que sea capaz de planear una vida entera a su lado, pero que no se quede todo en sueños, que con acciones le demuestre que está dando pasos grandes o pequeños para lograrlo. Ahora, cada vez que alguien intenta formar parte de su lista de amores, primero se pregunta antes si esa persona realmente le aporta a sus días en todos los sentidos. Si no es así, se marchará. Quiere una relación estable, en donde la confianza no se pide, se nota. No es tan complicado, pero pocos están preparados. 

8.- Aries 

Sí, es una mujer complicada, pero en su mirada no hay mentira. Es la loca que puede enamorarte hasta los huesos y una vez que la haces sentir segura te cumple fidelidad para toda la vida. No es fácil que alguien se adueñe de su corazón y por lo mismo le cuesta mucho soltar. Antes de juzgarla, pregúntale quién le hizo tanto daño para que sea tan desconfiada. Todo tiene una razón y Aries ya no se va a poner a los pies de nadie, su inocencia sigue intacta, pero su intuición la mantiene alerta. Es la mujer a la que llaman caprichosa sólo porque aprendió a no conformarse con alguien que la busca cuando el aburrimiento aparece en sus días. Ella no quiere ser la sustituta en nada, está aquí para ser la primera opción y si tiene que hacer fila para que le den un sitio en un corazón, no se va a quedar. 

9.- Libra 

La mujer que quiere una relación profunda, en la que pueda bromear sin filtros, en la que no se sienta presionada por su apariencia ni por lo que piensa. Alguien que sea capaz de enamorarse de sus defectos y entienda que hay ratos en los que sus manías la dominan. Libra, le apuesta a la tranquilidad, ya está fastidiada de terminar con amores que la estresan y le hacen preguntarse todos los días si es bueno seguir ahí. Quiere abrazos honestos, besos interminables, caricias suaves. Una persona que sea capaz de escuchar todos esos sueños que ha ido escondiendo durante años, pero también sus heridas. Alguien que no la agobie, que la motive y le recuerde que no está sola. Un amor que no la quiera perfecta, que reconozca sus demonios y no los juzgue. 

10.- Virgo 

Quizás la mujer Virgo es la más difícil de impresionar de todo el zodiaco, porque no es de las que se deja llevar por el físico ni el dinero. Es autosuficiente, no está esperando que llegue el príncipe prometiendo un castillo, quiere algo más que el bonito cuento con el que creció de niña. Un amor inteligente que sea capaz de seducir su mente, alguien a quien pueda admirar y se convierta en un motivo más para continuar. Virgo, se queda con quien la llene de poder y amor, no quiere un controlador ni a quien tenga que andar cuidando de otros brazos. Lo que más detesta es la falta de lealtad, vivir con la inseguridad de que su pareja en cualquier momento se va con alguien más es lo peor. Quiere hechos, no una persona que dé explicaciones todo el tiempo para justificar sus ausencias. Para eso mejor se queda sola. 

11.- Sagitario 

Sagitario, se ha dado cuenta de que cuando deja que gente bonita entre a su vida todo cambia. Sus pensamientos sanan y esas ganas de ser mejor en todo, no se comparan con nada. Ese es el tipo de amor que se merece, el que la renueva y no llega con la intención de romper sus alas. No le gustan los que la asfixian y quieren dominarla las 24 horas del día. Si va a estar con alguien, es para experimentar paz, no para tener una razón más de estrés. Ella quiere que la dejen vivir, pero que al mismo tiempo le demuestren que tiene un rincón importante en la vida del otro. No quiere ser posesiva ni absorber la energía de nadie, simplemente deja claras sus prioridades desde un principio y no piensa ceder en ninguna de ellas. Si te parece exagerada, las puertas por las que entraste son las mismas por las que puedes marcharte. 

12.- Acuario 

Son muchas las tormentas que definitivamente Acuario agradece, porque gracias a ellas ha aprendido que la vida no es color de rosa y que muchas personas llegan presumiendo buenas intenciones cuando no las tienen. Ella es una mujer práctica, que escucha mucho a su lado lógico y rara vez se deja envolver por palabras bonitas. Le gustan los amores que la incitan a cometer locuras, pero de las sanas, de las que le recuerdan que cada momento vale la pena. No quiere terminar en los brazos de alguien que la llena de amargura y que no es capaz de respetar su esencia. Quiere comprometerse, amar de verdad, disfrutar, no tener que preocuparse de la lealtad de la persona que dice quererla. Si no le dan la atención que se merece, le da vuelta a la página y en algunas ocasiones la arranca, porque no piensa quedarse en un sitio que la dañan.