ESO QUE VIRGO HACE SIN QUERER Y MOLESTA AL RESTO

La peor parte de Virgo es que su estado de ánimo es como un balancín. Está feliz o está triste, no hay punto intermedio. Y para los que están a su lado, esto puede ser un poco insoportable. Porque cuando está triste, está MUY triste y cuando está contento, está MUY contento. Y es imposible controlarlo. Cuando está triste e intentan ayudarlo, va a seguir viendo todo de color negro y va a ser muy difícil sacarlo de ahí. Pero cuando está feliz, va a ser al contrario, por muchas cosas que le digan va a ser imposible hacerle sentir mal.

Su lado más perfeccionista le hace sacar a la luz también su lado más criticón.

Si hay algo que no le gusta o que simplemente no es de su agrado, va a sacar a la luz todos los defectos y aquello que no le hace perfecto. Muchas veces puede llegar a hacer críticas bastante hirientes que le harán perder los nervios a cualquiera. Además, Virgo siempre tiene la necesidad de sentir que su vida es perfecta, aunque no lo sea. Y por eso muchas veces quiere crear envidias en los demás que no llevan una vida así. La perfección no existe, aunque Virgo hará creer que sí que existe, todo el mundo sabe que es imposible.