No todo es tan bueno como te imaginabas, Aries. Nunca vas a llegar a ser tan perfecto como siempre quieres ser. Y tienes que empezar a asumirlo… Es hora de aceptar que tienes muchos problemas en tu vida cotidiana por culpa de ese carácter y por culpa de ser Aries. Ya está bien de hablar solo de lo bueno, ahora toca sacar a la luz tu lado más oscuro, ese lado que te hace ser alguien malvado. Vamos a hablar de las razones por las que eres el peor signo del Zodiaco:

1. Siempre sabes lo que quieres y no dejarás que nada se interponga en el camino.

Puedes pensar que es algo bueno, que es algo que te hace ser una persona luchadora y fuerte, pero tú, Aries, elevas todo eso a un nivel demasiado tóxico. Como quieras algo, te da igual absolutamente TODO. Lo único que quieres es conseguirlo, sin pensar en las consecuencias, sin pensar en el daño que puedes llegar a hacer a los demás por obsesionarte tanto por ello. Que sí, que siempre consigues lo que te propones, pero a veces también hay que saber escuchar y saber aceptar los errores, cosa que tú, Aries, no sueles hacer.

2. Puedes llegar a ser bastante egoísta.

Y si, Aries, quizás este sea tu rasgo más negativo. Ya te hemos dicho que tú cuando quieres algo, no pararás hasta que lo consigas. Eres capaz de pisotear a cualquiera para asegurarte de que vas a conseguirlo. Todo por tu maldito ego y orgullo. Pero cuidado, que tampoco eres ahora aquí el malo malísimo. Que te guste mirar por ti no significa que no mires por los demás. Puedes ser muy amable con los tuyos cuando sientes que lo necesitan. Pero si se trata de ganar o de conseguir algo por lo que llevas mucho tiempo peleando, te darán absolutamente igual todos los demás.

Te puede interesar: 1o cosas que aprendes cuando eres Aries

3. Eres demasiado competitivo, hasta tal punto que puedes llegar a obsesionarte demasiado.

Y está muy unido a las razones anteriores. Aries, eres de esas personas que se muere de envidia real cuando ves que una persona ha conseguido ganar y quedar en primer lugar. Pero a la vez, es esa envidia la que te da fuerza para ponerte a trabajar y a luchar para superar a esa persona. Eres muy competitivo, sí, pero quizás es ese carácter el que te hace proponerte llegar el primero siempre. Y sea como sea, pase lo que pase, tú siempre quedarás en el número uno.

4. Puedes pasar de la felicidad absoluta al enfado máximo en menos de un minuto.

Y es que Aries, tú el día que repartieron la paciencia parece que te quedaste durmiendo, porque madre mía… Tienes la mecha muy corta y enseguida, en cuanto ves que algo no te gusta o que alguien te lleva un mínimo la contraria, en seguida saltas. Es que ni siquiera lo piensas, lo sueltas todo y ya está. Y sí, eso puede ser bueno en algunos momentos, pero la mayoría de las veces es malísimo, Aries. No tienes control ni sobre tus actos, ni sobre tus emociones y eso puede ser muy peligroso para ti. Necesitas un poquito de autocontrol, querido Aries…

5. Te aburres de todo demasiado rápido.

Necesitas cambios constantes en tu vida porque sino te empiezas a amargar tú solito, Aries. Puedes empezar a hacer algo con muchísimas ganas, pero si otra cosa se tuerce en tu camino y eso parece mucho más interesante, ya te empiezas a aburrir. Cuando quieres algo no hay duda de que irás a por ello, pero en el momento en el que eso empiece a aburrirte, lo acabarás dejando a la mitad y te da igual. Eres Aries y tú no vas a gastar tu tiempo en algo que te aburre, que te cansa y que no te motiva.