POR QUÉ ARIES NO DEJA IR

Aunque parezca mentira, Aries no deja ir muchas veces. Se aferra a lo prohibido, a lo que ya no tiene que estar en su vida, aunque le haga daño, lo hace porque cree que así pierde, cree que así deja de luchar y falla….

El sentimiento de culpa que le nace cuando se enfrenta a algo así es grande, mucho más grande de lo que la gente piensa, pero el dejar ir para no volver a ver, es algo que aterra a Aries. LAS DESPEDIDAS es un punto débil para Aries, prefiere ahorrárselas e ir a por todas y no soltar aquello que quiere que permanezca para no tener que pasar por ese momento, pagaría a quien hiciera falta por no vivirlo…

En este estado, no calcula como siempre hace, no ve que lo mejor es liberarse de ciertos ambientes y de algunas personas para así poder avanzar, para desintoxicarse de la rutina y de la gente que ya está de más y que solo atrae malas energías. Normalmente Aries es una persona muy astuta y bastante decidida, pero este pequeño talón de Aquiles nos hace ver una parte mucho más tierna y sensible de Aries, una parte desconocida y bastante reveladora: su lado más humano.

Aries no deja ir cuando siente cariño, amor y compasión. Aries se aferra y aguanta hasta el final cuando la bola del estomago no le deja respirar por culpa de ese sentimiento, por culpa de sus emociones más profundas.

Cuando se aferra a algo o a alguien, Aries tiene que luchar contra su propio corazón. ¿RESULTADO? Un ganador y un perdedor, a veces la razón puede y vence al corazón, y a veces, los sentimientos hacen su jugada y ganan la partida.

Esto no repercute para nada en la fuerza, la frescura y el temperamento de Aries, hablamos de ese Aries emocional que no quiere dejar marchar algo que tiene que irse, hablamos de esa parte tan desconocida y tan intima de alguien independiente, fuerte y valiente. Efectivamente, la gente guerrera también tiene miedo, también tienen que controlar sus emociones y también deja que el corazón se apodere de sus emociones.

2018-10-04T09:18:33+00:00