Terminar enredado en las piernas de Escorpio es mucho más que poesía. Es sentir el aliento acelerado, la respiración se corta y vuelve, se impregna en cada una de tus comisuras. Escorpio es fundirse en intensidad, es acariciar y estrechar con las mismas ganas. Es quien tiene un toque de demonio en la mirada. Tiene el don de despertar tu lado más corrupto bajo las sábanas. ¿Cómo es realmente Escorpio en la cama? 

Escorpio es la caricia sexy, que empieza con una mirada juguetona y termina con la ropa a medio pasillo. Es quien no entiende de reglas cuando el corazón se acelera, la piel se eriza y no puede con tanta calidez en el cuerpo. Encontrarte con Escorpio en la cama es dejar el alma buena, para cumplir con todas esas fantasías que guardas en el rincón de tus secretos. 

Escorpio en la cama 

Escorpio es ese impulso que no para, un arcoíris de satisfacción. El que puede parecer tímido al principio, pero una vez que se siente seguro muestra lo mejor de sí mismo. Es irresistible, no puede evitarlo y lo sabe, cada vez que se muerde los labios y te mira fijamente, como si te estuviera haciendo de todo sin decir nada. 

No se puede ser fuerte con alguien que es tu debilidad. Es quien te hace sentir la persona más atractiva en sus brazos, la que te eleva, que te susurra, te toma sin previo aviso. Escorpio es quien puede pasar de un beso suave a darle la bienvenida a los látigos y las cadenas. Segrega magnetismo en cada poro, es con quien siempre quieres repetir, incluso en la madrugada. 

Escorpio en la cama es un lector experto, es quien presta atención a cada señal. Sabe leer el ritmo, la manera en que tu cuerpo se convierte en un vaivén. Es quien se puede perder en la forma de tus labios, quien tiene la paciencia de acariciar cada espacio de tu piel, por muy diminuto que sea. Es quien te dice las palabras más bonitas y también las prohibidas. 

Escorpio es deseo carnal, pero también deseo del alma. Es quien se toma en serio la idea de hacerte rasgar las sábanas. Escorpio no se apaga, siempre quiere más y vaya que son exigentes consigo mismos. Es quien quiere seguir hasta que ya no puedas más, pero una vez que llegas al punto máximo te reconforta con un abrazo. Es de los que te besa en la frente después del acto. 

Escorpio en la cama gobierna, tiene el don de tocar justo en el punto perfecto, en el que pierdes la noción del tiempo y el control de tu cuerpo. Ahí donde ya no sabes si estás aquí o en el cielo, confía en las yemas de sus dedos, porque te harán gritar hasta sentir que no puedes respirar. Escorpio se obsesiona por complacer y eso lo vuelve un amante superior. 

Escorpio en la cama es discreción, es quien no cuenta todo lo loco e intenso que se vivió detrás de aquellas cuatro paredes. Es quien siempre está a la expectativa de tus deseos, al que no le importa el lugar y el día, si se trata de entregarse hasta no poder más. Así es Escorpio, la tentación más deseada que se te va a cruzar en la vida.