Hay amores que se quedan en el sabor de tus labios, en la manera en que contoneas tus caderas al andar, se quedan ahí en los secretos de tu memoria, los guardas con recelo porque no quieres que el resto se entere de que dejaron una huella imborrable. Amores como Sagitario, que tienen el don de despertar tus infiernos más alocados, los que te hacen estrujar las sábanas y que extrañas a mitad de la noche. ¿Cómo es realmente Sagitario en la cama? 

Sagitario en la cama es una invitación a la sensibilidad, es quien tiene cautela en las yemas de los dedos. Sabe cómo ir paso a paso, al ritmo de tu respiración acelerada, recorre cada comisura como si no hubiera un mañana. Es quien te clava la mirada y despierta tu lado prohibido, la personalidad que hace maldades y no tiene prejuicios a la hora de gozar bajo las sábanas. 

Sagitario en la cama 

Es un signo que honra la sincronía, le gusta prestar atención a la forma en que tiemblan tus labios, la vibración de tu estómago y esa respiración que apenas y te deja decir una palabra. Sagitario en la cama le agrega un toque de risas, es quien te puede hacer reír a carcajadas en pleno acto y un segundo después te eleva hasta el punto máximo. Es quien se olvida de las horas y deja que los cuerpos se consuman al ritmo de las manecillas. 

Es el Arquero, el que no entiende de restricciones y huye de la seriedad. Sagitario quiere magia, cuerpos acelerados, empapados y aún así pedir más. Tiene la inteligencia cómo para leerte, va actuando conforme al lenguaje de tu alma. Su conexión es más que lo mental, que lo emocional y que lo físico. Es un encuentro que no entiende de razones, el objetivo es la satisfacción. 

Es el amante generoso, el que goza viendo a su pareja estallar, el que comunica sus necesidades y escucha las tuyas. Sagitario en la cama es quien deja de lado la timidez, te hace sentir un ser seguro en todos los sentidos, te muestra su deseo y eso hace que quieras perderte una y otra vez en sus labios. 

Sagitario deja de lado las etiquetas, no necesita un título para demostrarte lo que es el amor entre dos cuerpos insaciables. Es quien no se salta el juego previo: las caricias, los besos, los abrazos, los susurros, son indispensables antes de fundirse uno en el otro. Necesita sentir que la otra persona ya no puede con tanto deseo. 

El Arquero es quien decide ir con calma, pero con constancia, es quien imagina y crea con tu cuerpo. Te conviertes en un lienzo perfecto, en el que sus manos, su aliento y su cuerpo son las herramientas con las que te lleva hasta el cielo. Es quien pone a prueba tu resistencia y no le teme a experimentar, entre más desconocido, para él mejor. 

Sagitario no necesita un compromiso, para demostrarte lo que es fundirse en la cama. Es legendario, tierno y amoroso. Es fuego, diversión y un derroche de delicadeza, que hace que cada parte de tu piel se erize. Es quien te arranca el alma y te la regresa en un mismo suspiro. Sagitario es con quien siempre vas a querer regresar.