La compatibilidad de Tauro y Capricornio en términos generales es bastante buena. Ambos son signos de tierra y comparten muchas cosas en común. Tauro se siente atraído por la ambición y la firmeza de Capricornio. Lo puede llegar a admirar, y esto al final, es casi una de las bases para que cualquier relación funcione. Y Capricornio se siente atraído por el apoyo que le brinda el Toro en casi todas sus decisiones. Son la mezcla perfecta para llegar a conseguir lo que desean en la vida. Ambos son testarudos y se fijan metas que para otros son inalcanzables, pero ellos están seguros de lograrlas, de llegar hasta ellas con tenacidad y constancia. Y cuando una pareja une su fuerza puede llegar muy lejos.


A veces, puede resultar difícil que estos dos signos se den cuenta de que pueden ser hechos el uno para el otro porque no creen demasiado en los flechazos. Pero una vez que están enamorados y deciden seguir adelante, el amor se convierte en lo más importante para ellos.

Las discusiones entre Tauro y Capricornio pueden ser intensas y duraderas. Ambos son signos orgullosos y a veces, algo difíciles de llevar, pero el amor también es fuerte, y pueden perdonarse casi todo. CASI TODO.

La relación puede romperse de forma definitiva por celos o por traición. No sin antes pasar por momentos de máxima toxicidad, rencores, palabras hirientes e insultos y faltas de respeto. En la compatibilidad Tauro y Capricornio, la traición es lo peor del mundo y si algunos de los dos en algún momento cae en ella podrá esperar lo peor del otro. Y además, tendrán que tener claro que no habrá reconciliación. Olvidar es un ejercicio muy difícil para ambos.

Tanto Tauro como Capri ven la vida con un sentido práctico, cuando están juntos los dos se sienten protegidos, saben que a ninguno le pasará nada mientras que el otro esté a su lado. Es una sensación mutua.

En definitiva, la unión de estos dos signos es buena mientras el orgullo y la soberbia se dejen a un lado en el momento en que haya alguna pelea. Esta unión es muy resistente siempre y cuando merezca la pena resistir y no haya fallos mayores. La desilusión y la decepción es lo peor que les puede pasar a ambos.

2020-11-09T16:08:19+02:00