De primeras, estos dos signos parece que no tienen nada en común. A uno le encanta el compromiso, la estabilidad, las cosas “bien hechas”. Y al otro parece que en un primer momento de lo que más huye precisamente, es de todo eso. Estos dos signos del Zodiaco son bastante diferentes, por ello, la compatibilidad no es muy alta que digamos. El Toro es práctico, real, y el Arquero es totalmente idealista y con una gran imaginación. Esta es la compatibilidad de Tauro y Sagitario.


A Tauro le irrita bastante el comportamiento rápido y apresurado de Sagitario, por no hablar de sus actos repentinos o su escandalosa forma de ser cuando quiere. Sagi es un signo de fuego y aunque de los tres signos de fuego es el menos impetuoso, o impaciente, o incluso impulsivo, el fuego está ahí. Y de vez en cuando aparece.

A Sagitario le encanta la aventura, la fiesta, salir y despreocuparse por todo. Cuando quiere espacio lo toma sin preguntar a nadie, al fin y al cabo, es su vida. Y Tauro se estresa, se agobia al no poder controlar al indomable y al “salvaje” del Zodiaco. Esto puede desencadenar bastantes conflictos entre ellos.

A Tauro le encanta saber y controlar el terreno que pisa mientras que Sagitario disfruta conociendo y lanzándose al vacío hacia sensaciones nuevas. Ama el riesgo y Tauro adora la estabilidad. Pero es verdad que no hay que encasillarles en una misma dirección porque a pesar de, Tauro es una persona que está abierta a aprender lo que sea siempre que eso no le cause estrés o cambie su vida demasiado (la vida que a ella/él le gusta). Y Sagi, también necesita momentos de relax, de inactividad, de estabilidad en su vida y de recibir mucho amor.

Por otro lado en la compatibilidad Tauro y Sagitario, a Tauro le cuesta bastante salir de su rutina y de sus márgenes establecidos. Y Sagitario, todo hay que decirlo, puede llegar a ser una cabra loca que no tiene fin. El Arquero sabe llevar mejor al Toro que el Toro al Arquero, quizás porque la preocupación aparente en el mundo de Sagitario es casi nula.

Ambos pueden ajustarse a las demandas del otro, ambos tienen la capacidad suficiente como para apreciar lo que el otro es capaz de darle. En otros aspectos se entienden de maravilla, como por ejemplo, bajo sábanas. Ahí sale lo animal del Toro y del Centauro.

La relación funcionará cuando de verdad antepongan esas experiencias que enriquecen a todo. Esas ilusiones… Si ponen por delante los desacuerdos, la falta de sinceridad o el hecho de agotarse psíquicamente, todo estará perdido.

2020-11-09T16:07:42+02:00