Piscis y Cáncer tienen una atracción instantánea. Quizás no sólo sexualmente, sino una atracción simpática, se atraen mutuamente, se ríen y sí, la mayoría de las relaciones entre estos dos signos son apacibles y tranquilas, la mayoría… Los estados de ánimos de Piscis varían demasiado y la mayoría de las personas no saben cómo se despertará cada mañana. Sin embargo, los estados de Cáncer, al ir muchas veces en relación con la Luna son “un poco” más predecibles, y no siempre… Pero bueno, el pez juega con un poco más de ventaja. Puede llegar a saber cómo o de qué manera tendrá el ánimo el cangrejo. Esta es la compatibilidad Piscis y Cáncer.

Aunque esta relación astrológicamente hablando es favorable, no significa que en todos los casos sea igual. No hay garantías de por vida. Siempre habrá conflictos, pero conflictos que al final, no son difíciles de arreglar si los dos ponen de su parte.

Para Cáncer, el dinero es necesario, sabe cuanto cuestan las cosas, y por eso es cauteloso con su vida en general. Claro que tiene ataques de vez en cuando a la hora de gastarlo, pero siempre con cierta medida. No le agobia tener más o menos, le estresa verse en la situación de no tener nada por haber tenido una mala cabeza.

En la compatibilidad Piscis y Géminis, Piscis por el contrario, es informal y también despilfarra cuando tiene que hacerlo. Es generoso con quien debe serlo y mira, en muchas ocasiones más por los demás que por sí mismo. Por lo que a veces, no le sale tan bien. Eso irrita mucho a Cáncer, ya que se dio cuenta y avisó de lo que le ocurriría al pez mucho antes de que le pasara… Vale, quizás Piscis no le da tanta importancia a cosas como ahorrar, trabajar para que no falte de nada…

Quizás su seguridad simplemente se basa en que lo dejen vivir sin que lo molesten y sin molestar a los demás. El “vive y deja vivir”. Pero no hay que olvidar que el Cangrejo también busca seguridad a su manera. Y muchas veces, la actitud más “pasota” de Piscis le lleva a tener miedos que no sabe cómo afrontar.

Cáncer es más posesivo y exigente, son más propensos a intentar moldear al otro a su gusto y les encanta descubrir secretos ocultos mientras que los suyos los guardan bajo llave. En este sentido Piscis es de los pocos signos que puede descubrir y leer al cangrejo sin que éste tenga que decirle nada. Sabrá cuando está mal, cuando está bien, qué necesita, y si no lo sabe, Cáncer lo acabará confesando. Porque Piscis tiene el don de escucharlo, de entenderlo, y sobre todo de no perder siempre los nervios cuando Cáncer sea un río de lágrimas. O cuando se vuelva como loco de alegría, o cuando pregunte demasiado, o cuando necesite respuesta…

Piscis sabrá controlar esto, a su manera, pero lo intentará controlar siempre. El pez no querrá simular que se interesa por Cáncer y por todo lo que le pasa. Su interés es real y a pesar de que pueda desequilibrarlo un poco, por todos esos altibajos, Piscis siempre estará ahí. A menos que haya una razón justificada para no hacerlo.

Uno de los peligros más latentes que puede haber en esta relación es que ambos pueden cambiar de opinión y de dirección sin ningún motivo obvio. Ambos pueden despertarse un día con ganas de comerse a besos y otro con ganas de matarse. Son capaces de mandarlo todo a la mierda en un momento dado, aunque al minuto se arrepientan. Deben controlar mucho, muchísimo, la intromisión de terceras personas en la relación. Son muy dados a abrir las puertas a cualquiera sin ver los peligros y a veces, pueden dejarse llevar por fenómenos que pueden excitar en un momento dado pero que al final acabarán en algo trágico. Se dejan llevar demasiado siempre teniendo la seguridad de que el otro no lo hará.

A la vez, sienten las mismas necesidades y son capaces de entenderse de forma instintiva en segundos pero son demasiado variables. Aunque uno sepa lo que el otro necesita con sólo mirarlo. Si están enfadados, ninguno cederá y el orgullo les comerá a los dos. Será un orgullo que quizás no dure tanto si los dos se acaban comunicando bien. Pero que puede durar siglos si ninguno da su brazo a torcer.

Si las cosas salen bien y no caen en peleas tontas que pueden solucionarse con sólo ceder un poco, Piscis puede hacer crecer al Cangrejo emocionalmente. Puede ser esa persona que haga que Cáncer no se agobie por el pasado o por el futuro. Puede ser esa persona que le enseñe a dejar de preocuparse por el mañana. Y Cáncer, puede ser esa media naranja que Piscis anhela. Esa persona que se preocupa por el pez, que lo quiere como es. Y que, aunque a veces pelee por intentar que cambie, en el fondo, admira su personalidad y su forma de sentir la vida.

2020-10-26T13:23:59+02:00