Trabajo. Más trabajo. Trabajo mental y trabajo físico. Trabajo por obligación o por ayudar a los demás. Trabajo para crecer, aprender y superarte. El trabajo que derrochas en todos los proyectos y momentos de tu vida es el principal factor de ese agotamiento mental que tienes Capricornio. Por las noches, cuando intentas relajarte, cuando cierras los ojos y esperas a dormirte, muchas veces es cuando más preocupaciones, escenas, dudas y miedos se van a tu cabeza. Así es, cuando tu cuerpo se medio relaja un poco es cuando la presión ejerce una fuerza brutal en tu mente y hace que se agote por momentos…

Puedes estar bajo una presión enorme y seguramente que muy poca gente (por no decir que NADIE) se dé cuenta de lo que te está pasando.

Te puedes desgastar mentalmente a niveles muy peligrosos, y aun así, puedes seguir trabajando duro Capricornio, sin bajar ni una pizca el volumen de tu intensidad… Eres una persona muy trabajadora para todo, pero también eres muy hermética, te gusta ser así porque en parte es como una coraza que te protege de cualquier cosa, pero por tu bien metal y por tu tranquilidad, deberías de aprender a dejar ir, a hablar a tiempo, a no callarte tanto y a cuidarte más…

Te puede interesar: Capricornio y la ansiedad

Te agotas mucho mentalmente porque no sueles desahogarte con tu gente muy a menudo Capricornio y eso puede ser tan bueno para ti. Es obvio, no va nada contigo, eres una persona muy introvertida y no, no te gusta hacer poesía de tus preocupaciones. Pero tanto callar, trabajar duro, seguir y tirar del carro de todo el mundo hace que tengas un agotamiento peligroso Capricornio, un agotamiento que no se cura ni con ochos horas de sueños de seguido.

Recuerda Capricornio, que hay que trabajar duro para vivir y no vivir única y exclusivamente para trabajar duro. Tu mente y tu corazón te lo agradecerán eternamente.