CUANDO GÉMINIS ESTÁ A PUNTO DE ROMPER CONTIGO

Las rupturas que llegan de las manos de Géminis, no se ven, no se sienten, son muy imposibles de ser intuidas y NO se pueden esquivar. Nada, es como una bomba súper sigilosa que explota cuando menos te lo esperas. Géminis es una persona muy astuta y lo que NO va a hacer, es ir dando pistas de sus actuaciones próximas para que luego llegue alguien y le termine descubriendo el pastel. No, no, y no, Géminis habla mucho y a veces, demasiado, pero de lo que realmente no habla es de sus tácticas secretas, de sus actuaciones más oscuras, y si una de ellas es LA RUPTURA, no se entera ni la persona más cotilla del universo.

Cuando Géminis siente que su relación con su pareja está haciendo aguas por todas partes y tiene ya, demasiado parches como para seguir avanzando, no lo deja pasar.

Puede que sí que deje un pequeño espacio de tiempo para ver cómo lo hace, qué pasa y cuáles pueden ser sus tácticas, pero aunque quiera alagarlo, Géminis habla por sus gestos, aunque quiera dejarlo pasar y que sea el tiempo quién decida su destino, Géminis sabe que en el fondo no se puede callar y tarde o temprano, terminará explotando. Si explota, no es para dejar y luego volver, enfadarse y desenfadarse al momento, si explota es para decir BYE BYE, hasta luego, hasta nunca y hasta la feria de dentro de mil años.

Cuando Géminis maquina en su cabecita, malo. Cuando se calla mucho, reflexiona demasiado y no habla como siempre, malo no, peor, mucho peor, porque Géminis se calla para maquinar y máquina, para llevar a cabo un plan y si el plan, es la ruptura inmediata, no se saldrá tiempo a saborearla, porque sucederá cuando menos te lo esperes. Géminis es así, siempre con el factor sorpresa de la mano.

2018-06-19T12:15:22+00:00