Cuando le eres infiel a Acuario, estás jugando con un corazón muy sensible. Puedes llegar a pensar que Acuario es una persona sin sentimientos, alguien que siempre va a su bola y a la que le da igual todo. Y en parte sí, es una persona muy libre y muy independiente, pero, por otra parte, Acuario tiene muchísimo más corazón del que te imaginas y siente más de lo que te crees. Cuando le traicionas de esa manera tan sucia, Acuario desearía ser una persona mucho más calculadora y con muchísima más maldad en su sangre. Pero no, Acuario es una persona muy inocente a la que, en el momento, no le sale ser malo, ni siquiera con esas personas que le hacen daño.

Puede que cuando se entere, haga como si nada e intente tragarse toda la mierda para sí mismo. Pero una vez que lo asimila, una vez que prepara todo lo que tiene que decir y hacer, pasa a la acción.

Saca su lado más rebelde, más inconformista y más oscuro y te dice las cuatro cosas que te tiene que decir. Y aquí no le importará tener una voz más alta que otra. Te dejará bien claro quién es y todo lo que guarda dentro. Te maldecirá e incluso llegará a llorar de la rabia que tiene dentro. Tiene que soltarlo, Acuario tiene que sacar todo eso que ha ido guardando poco a poco y que ahora, por culpa de tu traición, se ve en la obligación de decirlo. Una vez que todo acabe y que Acuario se quede bien a gusto, todo volverá a la tranquilidad.

Bueno, “tranquilidad” … Acuario volverá a retomar su vida y a pasar página de la mejor forma posible. Todo esto, sin ti, como era de esperar. Y si te quedas ahí esperando a que vuelva a darte una segunda oportunidad, estás muy equivocado. Como mucho, después de todo esto, puede llegar a perdonarte. Simplemente para estar en paz consigo mismo y para evitar malos rollos innecesarios. Pero nada más, no te pienses que puedes llegar a tener algo más que un perdón. Te pensabas que engañar a Acuario iba a ser algo fácil, pero al final las cosas no te han salido como te esperabas.