Cuando Piscis descubre que le has sido infiel, se rompe totalmente por dentro. Y romper el corazón de Piscis, te saldrá mucho más caro de lo que te imaginas. Es de tener muy poca empatía llegar a hacerle algo así a una persona tan sensible como es Piscis. Prefiere que le dejes, prefiere que termines la relación antes de hacer algo así. Para Piscis una infidelidad significa no haber estado a la altura y antes de culparte a ti, se culpará a si mismo. En ese momento en el que se entera de que le has sido infiel, se encerrará y no querrá mantener el contacto con nadie por un par de días.

Una vez que cure las heridas más superficiales y que se haya recompuesto un poco, volverá a salir y está vez irá con ganas de guerra.

Una vez que Piscis ha asimilado todo lo que le has hecho, no tendrá ningún problema en ir a pedirte una explicación. En llamar a tu puerta y en esperar hasta que le des una solución.

No le importará llorar, patalear, gritar y decirte lo que tenga de decirte. Una vez que ya tenga lo que quiere, volverá a encerrarse. Para seguir llorando sin que nadie le vea, para sacar todo el dolor que tiene dentro, para intentar curar sus heridas, para arrepentirse de todo el amor que te dio. En momentos así, Piscis incluso llega hasta a autocastigarse emocionalmente. Llega a tal punto que las canciones tristes con su banda sonora. Un corazón tan sensible no puede soportar un dolor tan grande. Pero cuando por fin da el paso, cuando por fin se cura completamente, saca su lado más malvado. Y es que tanto tiempo encerrado le ha servido para pensar a la perfección como va a llegar a cabo su plan de venganza.

Mientras se curaba de ese dolor, ha ido pensando poco a poco como vengarse y cómo hacer que tú también sufras de la misma manera que Piscis ha sufrido. Y prepárate, porque no será nada fácil. Una vez se cobre lo que es suyo, Piscis intentará pasar página. Te borrará de todas las redes sociales, te bloqueará de WhatsApp para no poder recibir ningún mensaje tuyo e intentará sacarte de su mente. Intentará hacer como si nada hubiera pasado y aunque le cueste, rehacer su vida.