CUANDO LEO ESTÁ A PUNTO DE ROMPER CONTIGO

Leo sin drama, es como un buen postre de helado con nata sin la nata. Digamos que, cuando Leo quiere finalizar con una relación que le trae de cabeza, no es la discreción hecha persona. Leo, como buen león fogoso y temperamental, actúa con mucho sonido a sus espaldas y no deja indiferente a nadie. N A D I E. Cuando quiere cortar con una relación que ya no tiene futuro, primero, antes de atacar sin piedad, lo tiene que consultar con una muy buena mano amiga que le aconseje de verdad. A ver, esto no quiere decir que Leo lo haga todo desde la diplomacia, ni mucho menos, porque las escenitas públicas de drama bien cargado de teatro tienen que aparecer, Leo es mucho Leo como para ser como los demás, como para actuar con discreción y hacer que todo se olvide y se vaya como el humo…

Cuando Leo quiere cortar con alguien, digamos que deja un proceso de tres días en los que organiza su plan.

Uno, primera día, ese es el ingrediente principal, el día en el que los llantos y las decepciones salen a la luz. Ese día Leo lo recuerda todo. Recuerda porque no quiere seguir, recuerda que no quiere volver a olvidar quién es y todo lo que se merece, así que, ese día es el día de ABRIR LOS OJOS. Ahí es cuando se da cuenta de que quiere finalizar, aunque en fondo le duela, lo hace. Segundo día, ronda dos, el día de las lamentaciones, dudas y preocupaciones. Si antes lo veía todo claro, ahora es cuando no lo ve tan claro, ahí es cuando tiene que actuar su mano amiga y dar un empujón a su fuego, para que actúe con cautela, para que la cosa no se vaya de madre y no termine como un plan de lucha. Tercer día, se acabó. Ya no hay más. Leo inunda sus redes sociales de frases filosóficas sobre la vida y sobre lo bueno, que es el tener un corazón a salvo. Fin de la historia.

2018-06-19T12:20:34+00:00