Quizá esa persona no sea el amor de tu vida, quizá no te llene del todo, pero…  cuando la besas es como si nada existiera, son sólo ustedes dos contra todos los miedos que hay debajo de su piel. Pero, estos desaparecen porque sus labios parecen conocerse desde muchas vidas antes, no necesitan decir mucho, pero cada movimiento hace que sientan todo. Esos son los besos que extrañas, los que te hacen olvidar que puedes caer al precipicio de la decepción si te enamoras y no te corresponden. De igual manera, no te importa, es tu debilidad, el signo que aumenta tu sed de besar y deja huella en tus labios:

Aries

Aries, a ti nadie te enseñó amar a medias, la verdad es que no te importa, te gusta naufragar en estas sensaciones del amor. Incluso has besado con el corazón, aunque la otra persona apenas y te dé migajas, pero bueno, con las ganas de sus labios no te quedas. Adoras lo desconocido, tomar la iniciativa, poner nervioso al otro, y dejar que el fuego que te quema por dentro haga de las suyas cuando tienes a esa persona especial delante de ti. El signo que aumenta tu sed de besar y deja huella en tus labios es Acuario, porque se deja llevar como tú, porque por un momento se pierden en la nada y sus almas se van hasta el infinito. Tiene el don de encontrar tus puntos sensibles, de elevarte y que pidas más. Con Acuario, disfrutas tanto que puedes llegar a sentir culpa, pero después de tanta satisfacción la sueltas. 

Tauro 

Eres ese signo al que le asusta recibir un «Te quiero», no porque te dé fobia el amor, es sólo que te aterra saber que la otra persona quizá no esté lo suficientemente interesada. Sin embargo, eres Tauro, hay una parte de ti que honra la sensualidad, que le gusta ser especial para la otra persona y cuando abrazas la pasión no hay quien te detenga. Puede que muchos intenten entenderlo, pero sólo Escorpio tiene el don de ponerse en tus zapatos. Es el signo al que puedes besar horas sin sentir un poco de cansancio. Te pierdes en su misterio, en ese lado oscuro, en la manera en que te eleva física y mentalmente. Cuando Escorpio y Tauro, deciden unirse en un beso, el magnetismo sobrepasa todo, se complementan de una forma tan bonita, tan arrebatada, que son capaces de dejar toda diferencia de lado. 

Géminis 

A veces no, a besos sí, esa es la frase que honra la personalidad de un Géminis. El signo al que le gusta disfrutar de verdad, como si mañana no tuviera la oportunidad de hacerlo, y en serio le ha ayudado a cumplir cada uno de sus antojos. Cuando se trata de besos es la persona que te hechiza, hace que te pierdas en lo bonito de sus palabras y justo cuando menos te lo esperas te derrite con un beso. Es por ello, que se entiende a la perfección con un Sagitario, cuando están juntos es sinónimo de intensidad, de impredecible, de rebeldía, su forma de besarse no conoce límites, pero sí despierta un montón de fantasías. En el fondo saben que quizá no son el uno para el otro, pero el momento vivido nadie se los quita. Puede que sean opuestos, pero cuando se besan todo eso queda en el olvido. Lo que les apetece es sacudirse la boca tan fuerte hasta que les tiemblen los recuerdos. 

Cáncer 

Cáncer, quiere algo más que simple pasión cuando besa, quiere una persona que esté dispuesta a descubrirse los vacíos con sólo unir los labios. Es el signo tímido, el que prefiere ir despacio, descifrar miradas, leer acciones, antes de atreverse a dar un beso. Sin embargo, cuando encuentra a alguien con quien se siente bien amado, no hay marcha atrás, no se le quitan las ganas de besar ni besando. El signo que aumenta tu sed de besar y deja huella en tus labios es Piscis. Cuando se unen sus emociones son las que hablan por sí solas, aunque de su boca no salga ni una sola palabra. Se disfrutan, se aprecian y no se olvidan. Cáncer, huye de esa sensación en la que se siente poco valorado. Es por eso que Piscis lo hace sentir en calma, aunque no vayan a durar toda la vida, pero son tan compatibles en eso, que pueden leerse su canción favorita o la forma en que les gusta el café a través de los labios. 

Leo 

A Leo, le encantan esos besos que te dejan paralizado el corazón, le gusta sentir la adrenalina sacudiendo cada uno de sus poros. No es que vaya saltando de unos labios a otros, pero si en el momento la persona no se quiere comprometer, no le importa, sólo quiere saciar todas sus ganas con alguien que le hace sentir de todo, sin siquiera ponerle un sólo dedo encima. Es amante de las cosas que implican pasión, desafío, alguien que despierte los monstruos que hay en su interior. Alguien como Aries, que también abraza el fuego y que es capaz de encender la misma revolución. Ambos son directos, no piensan darle vueltas al asunto, porque su objetivo es gozar del momento, relajarse y dejarse llevar. Da igual si lo suyo apenas y llega a una postal mental. 

Virgo 

A Virgo, le gustan los besos únicos, de esos que son capaces hasta de adornar el mismo desierto. Sinceramente es un signo muy exigente, no se conforma y menos cuando se trata de cumplirse algún capricho. Es de las personas que le apuesta a la conexión química, quiere un momento fuerte, de esos que le sacudan los pensamientos y le recuerden una de las razones por las que vale la pena vivir. El signo que aumenta tu sed de besar y deja huella en tus labios es Cáncer. Aunque a simple vista son como el agua y el aceite, por el contraste de la practicidad de Virgo y lo emocional de Cáncer, cuando se trata de besar rompen con todo. Virgo es quien toma el control y hace que Cáncer despierte sus deseos más prohibidos. Cuando están juntos se atreven a hacer todo eso que con los demás ni en sueños. 

Libra 

Libra, es quien no se conforma con un mal trabajo, ni malos amigos, ni malos amores, y mucho menos con malos besos. Si alguien tiene el privilegio de estar a centímetros de sus labios, es porque realmente le gusta, porque cuando se trata de besar es el más exigente. Déjame decirte que no pide sin saber, porque es uno de los mejores besadores de todo el zodiaco. Lo que le gusta es pasar el tiempo con alguien que lo inspire, que le haga olvidarse de la rutina, alguien que esté dispuesto a causar un tremendo revoloteo hormonal, emocional y físico. Alguien como Leo, un signo que es capaz de romper con toda la amargura que hay en su corazón, no te aburre, toma la iniciativa y le agrega pasión al movimiento de sus labios, realmente con alguien así te atreves a lo que sea. 

Escorpio 

Si hay un signo que es fan de los besos, sin duda, es Escorpio, le da igual si son decentes o indecentes, pero no quiere perder la oportunidad de dar lo mejor de sí mismo al unirse con la otra persona. Sus estándares son altos, la verdad es que a la primera que no siente conexión, simplemente se aleja, no está para dar segundas oportunidades en algo que es química pura. Escorpio, quiere a alguien que encienda su llama interior, que no sólo le haga tocar el cielo, también un poquito del infierno. Alguien que le deje huella en los labios, así como lo hace Sagitario, que suelta todo tipo de prejuicios y simplemente se deja llevar. Es simple, si se le antoja prefiere pedir perdón, que permiso, pero con las ganas no se queda. 

Sagitario 

Hay deseos que son inevitables, son la tentación que te invita a la diversión y que te hacen sentir tan bien, que te importa poco si sólo se trata de un rato. Cuando se trata de besar eres capaz de dejar de lado los sentimientos, con tal de ejercitar lo máximo posible a tus labios. Eres quien se puede olvidar del tiempo cuando un buen beso se le atraviesa en el camino. Hablo de besos como los de Géminis, quien realmente despierta tus ganas de más. Es quien te da a probar de todo, técnicas que ni conocías y que te erizan de pies a cabeza. Es quien te ayuda a romper con la monotonía, la timidez no existe, sólo son él y tú, perdiéndose en la nada. Cuando Sagitario y Géminis se encuentran, pueden hacer estallar todo a su paso, así que evita interrumpir su llamarada, puedes salir quemado por tanta pasión. 

Capricornio 

A Capricornio, le gusta que muevan su vida entera cuando hay que jugar el beso a beso. Realmente entre más acción mejor, porque es un signo muy práctico, serio y no siempre rompe con lo tradicional. Sin embargo, que la otra persona lo invite a hacerlo le parece de lo más sexy, siempre y cuando, no le dé muchas vueltas al asunto. Es decir, a Capricornio le puedes decir las cosas sin miedo, de la forma más transparente que se pueda y mientras se trate de romper tabúes para besar, no hay problema se lanza al ruedo. La persona que puede hacerlo estallar es Aries. Porque hace que indague en sus fantasías, en la posibilidad de dejarse llevar sin importar cualquier tipo de etiqueta. De alguna manera, Aries te invita a romper con las reglas y al mismo tiempo te da tranquilidad, porque sabe que los dos están en el mismo canal. 

Acuario 

Acuario, podría estar contigo sin tocarte, sin hablarte, pero si le gustas, dudo mucho que se resista a las ganas de besarte. En el beso descubre la verdadera esencia del otro, todo lo que calla, sus miedos, las ganas que tiene o no de él. Es un signo que se vuelve un huracán cuando se trata de entregarse labio a labio. Realmente necesita una persona que vaya a su paso, que despierte su sensibilidad, pero también su sensualidad. Alguien como Libra, que puede entender a la perfección a un Acuario, que no le exige y simplemente lo aprecia por su mera existencia, eso es lo que lo vuelve loco. Hasta cierto punto son signos paralelos, se entienden muy bien e incluso se tranquilizan cuando la ansiedad empieza a hacer de las suyas. Quizá su relación llegue a ser un tanto extraña, porque no hablan mucho a nivel profundo, pero al besarse todo eso pasa a segundo término. 

Piscis

Piscis, quiere a esas almas que son capaces de sacarlo de quicio con sólo sentir sus labios. Alguien que tenga el don de la sutileza, como para comprender todas las emociones y los pensamientos que pasan por su mente, pero también a alguien valiente, con un toque salvaje y hasta que se atreva a romper con las reglas. La vida es dulce y le encanta, pero es muy intensa cuando Capricornio aparece en sus días, porque le enseña el otro lado de la moneda, lo que contrasta con su personalidad y al mismo tiempo se puede volver sumamente sexy. Le gusta porque inician con caricias, susurros, abrazos y hasta besos en la frente, para después mostrar sus mejores dotes. Realmente sus besos son elegantes, fuertes, de esos que dejan huella para esta y muchas vidas más.