Paz mental… Ojalá fuera tan simple como decirlo. Hay experiencias en la vida que te desgastan, se vuelven destructivas y de pronto ves casi imposible el hecho de tomar un respiro. No sólo se trata de desearla, hay que crear la paz y tener la valentía de cambiar de hábitos para poder vivir con ella. Sin embargo, siempre hay un signo del zodiaco que tiene el don de hacer la diferencia en nuestros días. Estar a su lado es sinónimo de calma, te sana y te inspira, muchas veces sin darse cuenta. Pero es un alivio tener a alguien así en momentos tan duros. ¿Quién es esa persona que no te suelta? ¿Cuál es el signo que más paz mental te da?

Aries  

Sí, eres una llamarada sin control, tus emociones no entienden de frenos, al contrario, entre más se pise el acelerador para ti es mejor. Tal parece que tienes un cronómetro diciéndote todo el tiempo que ya vas tarde. Ahí es cuando el estrés se vuelve parte de tus días, cuando la ansiedad aparece y crees que ya no lo vas a lograr. Hay una parte de ti que se rompe, que finge que todo está bien, pero por dentro estás desesperado, quieres una esperanza, alguien que te vuelva a levantar. No es que seas débil, es que hasta Aries necesita un hombro para llorar. Alguien como Cáncer, que puede volverse la persona más especial de su vida, la que no lo suelta, la que es capaz de abrazar sus heridas y demostrarle que no importa lo que pase, siempre hay una oportunidad. Cáncer no te juzga, quiere verte brillar y por eso te desempolva todas las inseguridades. 

Tauro  

¿Cuántas veces has terminado dándote de golpes en la cabeza? Llega un punto en el que te saturas, en el que ya no puedes más y lo único que buscas es tranquilidad, pero cada vez parece estar más lejos. Es tu parte obstinada, la que quiere que todo salga a su antojo, la que te hace una mala jugada y aunque estés avanzando no lo notas. Sabes que tienes la capacidad de lograr hasta la locura más inesperada que pasa por tu cabeza, pero pierdes la confianza. Por fortuna, siempre hay un Virgo, que es capaz de meter las manos al fuego por ti. Un Virgo que te recuerda que todo está en el orden, que basta con separar lo que quieres y empezar poco a poco. Ese Virgo que te demuestra que puedes confiar en él, que no importa lo sombrío que estés viviendo, estará al pie del cañón y tal vez te diga cosas que duelen, porque quiere que te limpies las lágrimas y sigas adelante. Es quien te va a recordar que en el pasado también sentiste que no lo ibas a superar y lo hiciste. 

Géminis 

Eres la persona que muchas veces se enfrenta al espejo, de una forma desesperada, porque quieres respuestas, una esperanza, esa sensación de estabilidad, que al final siempre se te escapa de las manos. Hay momentos en los que no puedes más, en los que das y das lo mejor de ti, pero aún así no ves resultados y ahí es cuando llega el Leo que necesitas en tu vida. Un Leo que es capaz de darte la paz que tanto anhelas,  que no te juzga, que quiere verte brillar, que te motiva a no dejar nada a medias. Cuando sus personalidades se encuentran es como firmar un contrato de almas, en donde se van a poner como prioridad pase lo que pase. Leo es el compañero que te demuestra lealtad, que te ofrece su generosidad cuando más lo necesitas y la persona que es capaz de convertirse en una fiera con tal de poner en su lugar a alguien que te lastima. Leo no se anda con juegos, cuando se relaciona con un Géminis, es porque realmente lo quiere en sus días. 

Cáncer 

Cáncer, sabes muy bien que la presión te puede llevar a tomar decisiones que en el fondo no quieres, pero tu bondad es tan grande que terminas cediendo. Eres guerrero, pero también muy pacifista y ahí es cuando muchos se pueden aprovechar para rasgar tu corazón. A veces, terminas poniendo en un altar a gente que no se lo merece, gente que te resta energía y que sigue su camino como si nada, mientras tú ya no puedes más. Lo bueno de todo es que siempre hay un Sagitario que te devuelve el respiro que buscas. Porque cuando llega a tu vida te ayuda a entender la importancia de no engancharte, de simplemente vivir el hoy y guardar las emociones de vez en cuando. Sagitario te da paz porque te saca de tu zona de confort, te demuestra que siempre hay una forma diferente de vivir y que no vale la pena tirarse a llorar por un mal amor, un amigo traicionero o un familiar tóxico. Sagitario no te dejará solo, no es de los que abandona a almas tan dulces como Cáncer. 

Leo  

Nadie dijo que es fácil ser Leo y andar por la vida intentando ser feliz . Vamos, no me malentiendan, no es que sean depresivos de closets, es sólo que hay penas que difícilmente se las cuentan a cualquiera. Leo está acostumbrado a salir al ruedo sin mirar atrás. Es el alma valiente, la que brilla, la que confía en sus convicciones y que se esfuerza el doble cuando se trata de cumplir sus sueños. Sin embargo, nunca está de más tener a alguien que le ofrezca paz, alguien como Acuario. Cuando Leo se refugia en Acuario, entiende el significado de pausar, tomar un buen descanso para relajarse y simplemente disfrutar de las cosas simples, de todo lo que nos ofrece la naturaleza. Acuario te ilumina, te demuestra que siempre hay una oportunidad para mejorar y te baña de humildad. Eso para Leo es reparador, basta una plática profunda con Acuario para que se le reinicie la vida y eso siempre se agradece. 

Virgo  

Virgo no siempre exige, no siempre quiere todo perfecto, no siempre es ese obsesivo que todos piensan. El problema es que no es conformista, la mayoría de la gente no sabe cómo pedir lo que realmente quiere y cuando se encuentran con la personalidad de Virgo, les mueve tanto, que lo mejor que pueden hacer es juzgar. Es un signo que siempre tiene un lío en la mente, porque quiere convertirse en su mejor versión y eso cuesta mucho. No obstante, hay momentos en los que lo único que necesita es ser escuchado, alguien que no lo señale y que deje que exprese todo lo que le duele. Alguien como Capricornio, que no le cuesta ponerse en sus zapatos y que es capaz de darle paz por la sabiduría que hay en sus consejos. Virgo y Capricornio juntos deciden alejarse de todo, perderse en una buena canción, un escrito, un paseo por la naturaleza, así es como recargan energías y vuelven a ser como antes. 

Libra 

Detrás de una personalidad enérgica, divertida, sofisticada y que parece que tiene todo bajo control. Se esconde un ser que puede estresarse tanto que termina aventando la balanza al cielo, ese es Libra. Muchas veces se siente solo, se refugia en su silencio y prefiere disimular porque no quiere lidiar con las preguntas de todos. Lo que quiere es paz, meditar y conectar con su yo más profundo, pero no siempre es posible y parece que se obliga a hacerlo. Lo cierto, es que Libra es tan especial, que sólo otro Libra es capaz de brindarle la tranquilidad que busca. Cuando dos Libras se escuchan la magia sucede, es como verse al espejo, tanto que las palabras a veces sobran, basta con que estén ahí para recuperarse. Tiene el don de darte esa conversación que te hace recordar tu valor, lo mucho que puedes lograr y, en especial, darte cuenta que el camino apenas empieza. 

Escorpio  

La gente suele confundirse, cree que porque Escorpio tiene una personalidad fuerte, las malas rachas no le afectan. Pero no es así, son muchas las veces en las que siente que no ve el final, en las que se culpa de todo y lo único que quiere es que todo termine. Detrás de ese enorme caparazón se esconde un corazón noble, alguien emocional que se rompe como cualquiera y que no siempre tiene las cosas bajo control. Sin embargo, es una suerte cuando un Tauro aparece en su vida, porque su compañía se vuelve un aliento. Justo eso que lo hace volver al camino, aunque las lágrimas se hagan presentes. Tauro llega a la vida de Escorpio, para llenarlo de gallardía, para ayudarle a ordenar un poco y también para que rompa sus miedos y le dé la bienvenida al riesgo. Tauro también puede ser brutal, ambicioso y muy práctico. Eso es lo que Escorpio requiere, alguien que le recuerde que está bien caer, pero que no hay que quedarse ahí y hay que guardar las emociones por un tiempo. 

Sagitario 

Si algo tiene claro Sagitario es que su carácter relajado le ha abierto un montón de puertas, pero por más que intente aparentar que todo está bien, no siempre es así. Hay veces en los que su lado impulsivo hace que pierda el equilibrio. Sagitario no siempre quiere conocer nuevos lugares, viajar o explorar. A veces, sólo se trata de un poco de paz. Puede encontrar lo que necesita, cuando Libra aparece en su camino. Es un signo tan solidario y empático, que se pone en su lugar sin ningún prejuicio. Eso es justamente lo que Sagitario quiere, una persona que le demuestre que estará en las buenas y en las malas. No quiere presiones, quiere una válvula de escape, con la que pueda compartir cada una de sus penas, para después recuperarse y seguir como si nada hubiera pasado. Sagitario sabe que no es perfecto y Libra lo entiende tanto que llega un punto en el que le devuelve la esperanza en todo. Ahí es cuando entiende que no importa lo duro que golpee la vida, siempre hay una oportunidad. 

Capricornio 

Dicen que eres el signo más mandón, el que exige en cada paso, el que pone por delante el trabajo antes que el amor. ¿Realmente es así? La verdad es que no, sólo Capricornio sabe lo mucho que le cuesta seguir avanzando en todo y la razón por la que no se rinde, pero prefiere poner límites antes de que le sigan viendo la cara. ¿Está mal no conformarse?, ¿está mal luchar por tus sueños? Capricornio siempre va un paso más adelante, pero eso no significa que siempre pueda con todo. Ahí es cuando Piscis se vuelve un pilar en sus días, cuando su encanto y amabilidad, se convierte en la caricia que tanto esperaba. Piscis es la persona que no lo juzga, que no se hace ideas de su personalidad sólo por todo lo que dice el resto. Es quien se permite conocer de verdad, quien te da la confianza de contarle tu vida entera. Se convierte en un soplo de aire fresco y siempre es muy dulce volver a sus brazos cuando todo va mal. 

Acuario 

Descanso, relajación, conexión con la Tierra. A simple vista puede parecer que Acuario se la vive de vacaciones y sin ningún problema. Sin embargo, el hecho de que sea un experto en poner barreras emocionales, lo pone en una situación de debilidad, porque la gente cree que es tan fuerte que no necesita del apoyo de nadie. Y sí, tiene el don de iluminar, es muy inteligente, pero también se le van las cosas de las manos y hay momentos en los que siente que ya no puede más. No todos son capaces de percibirlo, porque es un experto a la hora de disimular. Sin embargo, hay veces que sólo necesita un impulso, huir de todo y de todos, para analizar lo que realmente espera de la vida. Justo ahí es cuando Aries entra al rescate. Sin planearlo se convierte en la persona que lo salva, que lo llena de energía, que lo inspira a no soltar sus proyectos. En quien le recuerda que la vida es una y que hay momentos en los que lo único que tiene que hacer es dejarse llevar. Ya sabes, la vida es un riesgo y Aries se lo hace saber a Acuario. 

Piscis  

Y sí, nadie dijo que ser Piscis es fácil, sobre todo, cuando se trata de lidiar con un montón de emociones que parecen no conocer un fin. El punto aquí es que Piscis termina cargando problemas que no le corresponden, porque le cuesta mucho ver el dolor ajeno y seguir su camino como si nada. Piscis llora muchas veces en silencio porque le aterra ser juzgado y no comprendido. Se frustra, porque hay una parte soñadora en su interior que tiene el deseo por solucionar todo y ahí es cuando se rompe, porque el estrés se vuelve su sombra. Menos mal que existe Géminis, un alma con la que puede descargar todo eso que lo mantiene desesperado sin recibir una crítica. Géminis tiene el don de adaptarse a todo, pero no dejará que Piscis se hunda en la depresión, así que usará todos sus dotes para pintar sus días de calma, felicidad y mucha armonía. Géminis se convierte en la esperanza de que mañana todo puede ser mejor y ahí es cuando Piscis entiende que aunque lo parezca, no está solo.