Sí, todo el mundo se enamora, todo el mundo cree encontrar el amor al que describiría como el de su vida. Sin embargo, se convirtió en una lección, dolorosa, pero tan genuina que llegó un momento en el que no tuve otra opción que arrancarse la venda de los ojos. Y es que por más amor que exista en tu corazón nunca es suficiente para cambiar a una persona, al menos, no para que te quiera como tú quieres. Deja de aferrarte, porque si te empeñas en que ahí es, terminarás yendo a terapia por alguien que no vale la pena. Este signo no es para ti, aunque lo ames con el alma. 

Aries

Eres una persona a la que se le nota lo impulsivo en todo lo que practica, Aries, te gusta fluir y hace mucho tiempo que dejaste de creer en los amores de películas. Si no están listos para poner las cartas sobre la mesa en cuestiones del corazón, te marchas. Es por ello que Piscis, difícilmente, puede llegar a ser la persona de tu vida. Son como el agua y el aceite, en lugar de inspirarte te va a atormentar con su enredo emocional, porque siempre va a querer más de ti. 

Tauro 

Si hay algo que no te tomas a juego es el destino de tu corazón. Te ha costado muchísimo recordar lo mucho que vales y lo valiente que eres a la hora de comprometerte. Tú no te andas con juegos, entre más profunda sea una relación para ti es mejor. Esa es la razón por la que deberías mantenerte lejos de un Géminis. Es demasiado cambiante y eso te hará perder el equilibrio. Lo complicado te estresa, a ti te gustan las rutinas y lo seguro. Justamente de lo que Géminis huye. 

Géminis 

Es cierto, te cuesta aceptar cuando alguien te gusta, digamos que una parte de ti se hace del rogar, porque disfrutas analizar el terreno antes de dar un paso importante. Y es que cuando tú confías eres de los que llegan a ponerse una venda en los ojos, realmente amas sin ningún prejuicio. Sin embargo, no te conviene refugiarte en los brazos de un Virgo, porque llegará un punto en el que te va a querer dominar para que encajes con su perfeccionismo. Le gustan las reglas y a ti no. 

Cáncer 

Cuando amas, Cáncer, invitas a la locura, lo intenso y todo aquello que te estremezca las emociones hasta que recuerdas la razón por la que sigues aquí. Te quedas con los corazones que abracen tus sentimientos, alguien que no te mienta ni con la mirada. Sin embargo, tu lado romántico puede idealizar a la persona equivocada. Es justo lo que te pasa con Capricornio, lo maquilas demasiado y a la hora de la verdad te das cuenta de que es exageradamente seco y distante a la hora de amar. Eso te rompe. 

Leo 

Tú eres  de los que se quedan con aquellas personas que te llenan de paz, confianza y mucho cariño. Estás acostumbrado a que te escuchen, te valoren y te quieran bonito. La gente dice que eres exigente, porque les asusta que sabes lo que quieres y no te conformas con menos. Es por ello que no deberías estar con un Tauro, porque sus lados obstinados van a chocar tanto durante una discusión que se dirán cosas muy hirientes, de esas que no se olvidan. 

Virgo 

Virgo, eres demasiado meticuloso, te gusta controlar hasta la manera en la que respiras y no piensas quedarte al lado de alguien que te llena más de estrés que de vida. Amar para ti es sagrado, te parece absurdo caminar con una persona que no tiene tus mismas expectativas y precisamente esa es la razón por la que deberías huir de Sagitario. A ese signo no le gustan las cadenas ni lo planeado. Lo único que hará es desequilibrarte todos los días hasta que pierdas la paciencia. 

Libra

A estas alturas de la vida ya no estás  para aceptar un amor insano, tú sabes que tienes un montón de demonios sin resolver, no eres perfecto y no esperas que otra persona lo sea. Pero tampoco piensas quedarte con alguien que te quita mucho más de lo que te da. No te conviene estar con un Cáncer, su vínculo puede convertirse en algo sumamente tóxico, porque ambos son emocionales y en lugar de impulsarse se terminarán de hundir con un problema tras otro. 

Escorpio

A simple vista te ven como el ser frío, Escorpio, el que no se deja encantar por cualquiera y quizás tengan un poco de razón, porque tú sabes que eres demasiado emocional como para poner tu corazón en unas manos desconocidas. Ya te cansaste de los amores que no tienen determinación y que te quieren cuando se les antoja. Por ello, es mejor que no le abras las puertas a Leo. Son tan parecidos que lo suyo puede terminar en tremenda guerra, un amor de esos que se tratan mal, pero no se dejan. 

Sagitario 

Estás aquí para ser, quieres que tu esencia sea respetada y que nadie se meta en tus asuntos. Aunque puede parecer que te tomas las cosas a la ligera, eso no es real. Simplemente, no piensas ser desleal con tus valores. Lo que quieres es vivir el hoy, no quedarte con ganas de nada y cambiar los planes si es necesario. Eso es precisamente lo que Virgo no quiere, porque no le gustan los riesgos y no desistirá hasta que cambies. 

Capricornio 

Tú no estás aquí para cumplir con las maneras de amar de nadie y lo sabes. Quizás tengas un lado demasiado meticuloso y te encanta, porque así es como puedes conectar a un nivel más profundo, pero al mismo tiempo pones tus barreras. Tus proyectos son sagrados y no te vas a quedar con quienes no los apoyen. Es por eso que no te conviene estar con un Aries, ambos son muy autoritarios, pero ven la vida diferente y eso hará que lo suyo se convierta en una guerra de amor que no terminará bien. 

Acuario

Por supuesto, que sabes lidiar con tu soledad, como para conformarte con la primera persona que llegue a tu puerta. Eres un signo muy escéptico, porque te ha tocado vivir muchas cosas que te decepcionan. Lo que más detestas es que lleguen con el discurso de querer cambiarte en nombre del amor. Definitivamente, no es bueno que te quedes con Escorpio, es un signo demasiado demandante y se siente inseguro con tu libertad. Va a querer estar encima de ti todo el tiempo y te vas a fastidiar. 

Piscis

Eres el signo que pone la seriedad por delante a la hora de amar. Para ti las emociones no son un juego, jamás estarías con alguien que no tiene un alto nivel de empatía y que se atreve a minimizar tus sueños. Esa es la razón por la que no deberías estar con un Géminis, siempre está en su propio mundo y le cuesta conectar con la sensibilidad que habita en tu corazón. Quizás no lo hace de manera intencional, pero su indiferencia te va a dejando huellas imborrables. Mejor no.